Tele Orihuela

Bienvenidos a Spain News Today. Noticias en español redactadas en España para la actualidad diaria en españa.

Eres lo que comes: La relación entre nutrición y depresión

Una nueva investigación ha encontrado un vínculo intrigante entre la nutrición y la salud mental.


Un dicho muy conocido dice “Eres lo que comes”, lo que significa que lo que comemos es de fundamental importancia para nuestra salud y bienestar. Es demasiado fácil ser ignorado o dejado de lado debido al poder de comer emocionalmente o el estrés. Sin embargo, cada vez más investigaciones convincentes identifican los vínculos entre la dieta (junto con otros elementos del estilo de vida) y nuestro bienestar físico y psicológico.

Lo que comemos tiene un impacto directo en la riqueza de nutrientes, además de influir en factores interrelacionados, incluidas las bacterias intestinales (utilizando el microbioma y los antibióticos para la salud mental) y la inflamación; Metabolismo energético (como función mitocondrial y suplemento nutricional), medicina antienvejecimiento; El efecto sobre la memoria y la cognición.

La alimentación y la nutrición, por supuesto, son un aspecto importante del comportamiento social y, por muchas razones, la vida social es tan integral para la salud como los esfuerzos individuales, lo que hace que la elección de alimentos sea más refinada. Es más fácil estar saludable cuando trabajamos con otros para lograr nuestras metas. Si bien los estudios más pequeños son interesantes y, a menudo, fomentan el comportamiento individual (por ejemplo, cambiar su dieta o tomar un suplemento dietético después de leer algo en línea), los estudios basados ​​en la población brindan datos más confiables para la toma de decisiones.

Nutrición Informada

Hay dos caras de la moneda de la nutrición/bienestar: una es cómo los malos hábitos alimenticios y la alimentación poco saludable pueden afectar negativamente la salud; El otro es cómo una alimentación informada puede mejorar la salud y la longevidad mientras mantiene o mejora el placer. Por ejemplo, la dieta mediterránea, que se ha relacionado con un menor riesgo de depresión, también es deliciosa.

Nuestro conocimiento sobre alimentación, estilo de vida y salud se amplía a pasos agigantados, reflejando una mayor conciencia colectiva. Por ejemplo, un artículo reciente en National Public Radio (NPR) exige un enfoque coordinado y de múltiples frentes que consta de siete elementos:

  • Tratamos la comida como medicina
  • Concéntrese en la calidad de sus calorías, no solo en la cantidad
  • Ampliar el acceso a consejos sobre nutrición y estilo de vida
  • Apoyando a los empresarios de alimentos
  • Aumentar el número de nuevos agricultores que cultivan alimentos saludables y utilizan técnicas agrícolas renovables.
  • Hacer que las comidas escolares sean gratuitas para todos los estudiantes.
READ  Además de muchas opciones, NEK también ofrece viajes de peregrinación a los eventos de cierre de NEK | Correo húngaro

Muchas de las iniciativas anteriores están impulsadas por la necesidad de comprender mejor el papel de una nutrición adecuada y los efectos nocivos de una nutrición inadecuada. A pesar de la creciente investigación sobre el impacto psicológico de la nutrición, hasta la fecha solo se ha realizado un número limitado de estudios de población sobre el papel de la nutrición en la depresión. los Revista de trastornos afectivos Sin embargo, un estudio reciente fue publicado en la revista

Los investigadores Owczarek, Jurek, Nolan y Shevlin utilizaron datos de 2017-2018 de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición de EE. UU. (NHANES) y analizaron datos de casi 5000 adultos estadounidenses. En este estudio. Se centraron específicamente en la nutrición y la depresión, aunque el estudio NHANES cubre una amplia gama de medidas.

La encuesta recopila información sobre los hábitos alimentarios de los participantes durante dos entrevistas detalladas para estimar la calidad nutricional de los alimentos que consumen. Estos datos se utilizaron para determinar los niveles de ingesta diaria de calorías, fibra, ácido fólico (vitamina B9), vitamina B1, vitamina B12, vitamina K, calcio, magnesio, hierro, zinc, cobre y selenio necesarios para una nutrición adecuada en comparación con una nutrición adecuada . cantidades. Para cada nutriente, se evaluó si los participantes cumplían o no con los requisitos diarios. Los síntomas depresivos se midieron utilizando el Cuestionario de Salud del Paciente-9 (PHQ-9).

Amplias categorías de nutrición influyen en el riesgo de depresión

Los datos estadísticos incluían edad, sexo, estado civil, educación, peso, ingresos y factores relacionados, así como datos médicos como tabaquismo y diagnósticos de enfermedades como diabetes, hipertensión y artritis. Los datos se analizaron para determinar el mejor ajuste entre el estado nutricional y la depresión. En este tipo de estudio, el objetivo es construir un modelo basado en la cantidad de categorías que mejor explican el patrón general.

READ  Índice - Ciencia - Fluctuaciones en el cuerpo de Ágost Szaniszló

Aproximadamente el 10 por ciento de la muestra de NHANES estaba por encima del máximo de depresión clínicamente significativa. Cuatro categorías de estado nutricional dan seguimiento a la depresión:

  1. La categoría de nutrientes bajos (35.3 por ciento), con niveles bajos de folato, fibra, vitamina K y magnesio y niveles moderados a altos de otros nutrientes medidos, tuvo puntajes de depresión más altos en comparación con la categoría de nutrientes adecuados (2).
  2. La categoría de nutrientes adecuados (27,6%), que tenía valores altos de nutrientes, así como valores bajos de fibra y vitamina K, tenía puntajes de depresión más bajos en promedio. Este grupo también se asoció con un mayor nivel de educación.
  3. La categoría baja en fibra y magnesio (22.6 por ciento), al igual que la categoría de nutrientes adecuados, tenía un contenido más bajo de fibra y magnesio y puntuaciones más bajas de depresión en promedio. Las personas de este grupo tenían más probabilidades de tener sobrepeso en comparación con la clase 4.
  4. Categoría de deficiencia de nutrientes (14,5 por ciento), en la que el puntaje promedio de depresión fue bajo en toda la gama de nutrientes. Este fue el único grupo con un riesgo significativamente mayor de lograr al menos una puntuación de depresión moderada en PHQ-9. Los hombres tenían más probabilidades de estar en esta categoría.

La separación de la dieta contribuyó hasta en un 10 por ciento de la variación en las puntuaciones de depresión, lo que indica que la dieta tiene un efecto significativo pero limitado sobre la depresión.

La desnutrición se asoció con el nivel más alto de depresión. La edad y los ingresos son inmunes a la desnutrición. Los autores del estudio informaron que investigaciones anteriores sugieren que la enfermedad mental se asocia con una menor ingesta de vitaminas y minerales, lo que también se observa en los datos actuales.

READ  12 síntomas que indican un problema en el hígado: pérdida de apetito e hinchazón - salud

Implicaciones nutricionales y direcciones futuras de la psiquiatría nutricional

La asociación más fuerte con la depresión se encontró en la categoría de deficiencia de nutrientes, lo que destaca la importancia del estado nutricional general. En resumen, la falta general de vitaminas y minerales tiene un impacto significativo. Este trabajo respalda la idea general de que una dieta equilibrada es importante para mantener el estado de ánimo, pero también destaca que factores específicos como la ingesta de fibra y magnesio (asociados con la obesidad) pueden ser importantes para las personas.

La relación entre el estado nutricional y la depresión es compleja. Esta investigación temprana basada en la población proporciona una base para comprender cómo la nutrición está relacionada con la depresión. Idealmente, el trabajo futuro, similar al estudio de Framingham, sería seguir a un gran grupo de personas a través de generaciones para identificar fuertes factores dietéticos causales que pueden abordarse para reducir el riesgo general de enfermedad mental e informar regímenes de tratamiento racionales.

Mientras tanto, seguir las mejores recomendaciones para una dieta sana, equilibrada e integral, abordar los factores individuales, incluida la inflamación y otras afecciones de salud, reducir los factores de riesgo específicos y adoptar un enfoque holístico y personalizado que aborde una variedad de factores del estilo de vida es probable que produzca mayores resultados. bienestar.

(Psicología Hoy)

abrir imagen: lucha de acciones