Presta atención a estas 9 cosas antes de viajar a Sudamérica

América del Sur es fascinante. Ha estado en mi lista de deseos hasta que lo descubrí. Los hermosos paisajes, las asombrosas tradiciones y la vida cotidiana, a menudo impactante, de las comunidades locales son elementos que «hay que ver», pero como es completamente diferente del estilo de vida europeo, requiere una preparación más seria.

Como me encantaba viajar durante años, pensé con arrogancia que renunciaría a organizar un viaje de dos semanas. Supuse mal. Durante mi viaje a Perú recopilé algunas experiencias que son útiles para los amantes de los paisajes fascinantes.

  • Es mejor si no ingresas solo al sistema.

Por supuesto, hoy en día la mayoría de los sitios web de aerolíneas y proveedores de alojamiento son muy fáciles de usar y se puede reservar un viaje en prácticamente 10 minutos, pero hay muchos pequeños detalles a los que se necesitan al menos cuatro ojos y dos cerebros para prestarles atención. Reservamos nuestro viaje a Perú a través de una agencia de viajes y fue un alivio contar con un conductor experimentado que nos ayudó a navegar entre vuelos nacionales e internacionales. Si tuviera que ver todo esto yo mismo y tenerlo en cuenta, creo que fracasaría en los primeros tres días. Nos ayudó a mí y a mis compañeros de viaje a dividir las tareas entre nosotros, mantener la información más importante en la tabla e imprimir y organizar cada uno de nuestros documentos al estilo boomer.

  • Conozca las condiciones económicas y políticas locales.

Una semana antes del viaje a Perú, quedó claro: debido a la inflación, los residentes locales organizan manifestaciones violentas, se rompen escaparates y narices y se cierran las rutas de muchas atracciones turísticas. Al parecer, el Servicio Consular no le dio mucha importancia:

«Esto es Sudamérica, aquí puede pasar cualquier cosa»

– Dijeron que realmente no hay un «momento adecuado» para entrar. Al final dieron un 70 por ciento de posibilidades de que todo saldría bien y desde entonces hemos seguido las noticias, el comunicado de la embajada y las manifestaciones a diario.

Un seguimiento constante de las noticias habría sido necesario independientemente de la situación política actual: en un país donde todavía prevalecen el fuerte poder mafioso y la corrupción, es importante determinar qué zonas son seguras y cuáles deberían evitarse. No animaría a nadie a que se quede dormido, porque arruina el viaje, pero sí recomendaría más disciplina de la habitual.

  • No desarrolles tu confianza en inglés
READ  Cada cuatro horas muere un migrante en barcos con destino a España

Si quieres conocer la vida en comunidades locales reales (si no, ¿por qué irías allí), es mejor no confiar en tu inglés? En nuestro caso, no sólo en los pequeños pueblos sino también en las oficinas de turismo de la capital, el inglés era deficiente y era un serio reto realizar tareas administrativas personales. Si quieres comprar plátanos en la tienda, una tarea más compleja como reservar un billete de tren puede causar muchas molestias.

Y no se trata sólo de cuestiones técnicas. En muchos países de América del Sur, los precios no se muestran en las tiendas, sino que se determinan en función de si las visita un cliente local o extranjero. No podemos negar la europeidad, pero aprender algunas palabras en español nos ahorrará mucho.

  • Lógica diferente, mentalidad diferente, ritmo diferente

Un gran desafío durante nuestro viaje fue la forma de vida del pueblo peruano. Es difícil sacar conclusiones trascendentales en dos semanas, pero una cosa es segura: muchas cosas funcionan más lentamente y con más dificultad de lo que estamos acostumbrados, y las barreras del idioma lo hacen aún más difícil. Es bueno tener un plan A, B, C en el bolsillo por si alguno de ellos falla, mirando varias alternativas a un programa. Puede suceder fácilmente que un vuelo prometido no salga, que un taxista cambie de opinión en el camino o que un autobús no pare en el lugar previsto. Por eso también vale la pena cuidar la Internet móvil: si al tercer día no hubiésemos comprado ya 5 gigabytes de Internet, todavía estaríamos deambulando por Lima.

Esto incluye el hecho de que en los asentamientos más pequeños, los residentes locales luchan contra una grave falta de educación, a la que a menudo acudimos en busca de ayuda. En la estación de tren de Aguas Calientes hicimos cola durante casi una hora para los vagones marcados con letras, lo cual fue triste y chocante al mismo tiempo, porque el mozo del andén no conocía las letras. Finalmente, el público viajero lo ayudó a organizar las cartas, por lo que abandonamos juntos el pequeño pueblo.

Fuente: Unsplash// Bernardo Ramonfer
  • Multiplique su monto proyectado por dos
READ  Un fracaso profesional o completo: este conductor conduce un automóvil y un caballo al mismo tiempo

Nunca en mi vida he realizado un viaje que coincida con el presupuesto que calculé originalmente basándose en datos secos. Bueno, esto fue especialmente cierto en el caso de Perú. Aunque habíamos mapeado los precios locales con anticipación y reservado nuestra entrada y boletos, solo encontramos muchos costos adicionales a nivel nacional. Siempre se deben tener en cuenta los obstáculos imprevistos. En nuestro caso, por ejemplo, fue el alquiler de un coche, que fracasó por un error burocrático y nos duplicó el gasto por coger un taxi.

El marketing, la comida o el alojamiento entran en la misma categoría. Si tiene suficiente flexibilidad financiera para rechazar un apartamento que no cumpla con sus expectativas, o un restaurante más caro pero definitivamente confiable, es mejor.

  • Elige la opción más cara

Ya antes de nuestro viaje, mucha gente nos advirtió: las opiniones de TripAdvisor y Airbnb no son necesariamente válidas en las zonas más desfavorecidas, ya que sus criterios son diferentes a los de Europa. Básicamente, soy un fanático de los viajes de bajo presupuesto y no rehuyo los albergues (antes Couchsurfing), pero el tema de la seguridad y la higiene es diferente en Sudamérica que en Ámsterdam. Nosotros queremos ahorrar, tú no. Un buen ambiente, agua caliente y un inodoro con cisterna valen su peso en oro, donde eres particularmente vulnerable.

En comparación: Airbnb se anuncia en Lima por ocho mil veintiocho mil florines por noche; la diferencia no se ve al principio en las fotos, pero aún más en el mapa.

  • Couchsurf y otros foros de viajes son tus amigos

No importa cuánto compre la guía de viajes más reciente o lea las recomendaciones de TripAdvisor, la experiencia siempre le brindará la información más útil y útil. Un local o conocido que haya pasado varios meses en el extranjero en ese país sin duda tiene más experiencia. Un amigo así nos ayudó, por ejemplo, a saber dónde buscar refugio, qué zonas evitar desde la distancia o dónde ir a almorzar de forma segura. Todo esto es sólo lo básico, a lo que se le pueden sumar lugares interesantes, poco conocidos, los más escondidos, supermercados o los bares más populares de los locales.

Couchsurf es mi favorito porque allí no sólo puedes encontrar alojamiento, sino que también puedes intercambiar experiencias con locales y gente de paso. Siempre hay lugareños que estarán felices de acompañarte a sus lugares favoritos a cambio de una buena conversación. Si te sientes un poco más audaz, sumérgete en el mundo de Tinder. Contrariamente a lo que se cree, la plataforma no sólo es adecuada para buscar pareja: si declaras claramente que estás registrado como turista, podrás recibir consejos de muchas personas buenas como tú.

READ  Prefieren comer insectos en lugar de carne de res
Fuente: Unsplash//Austin Pan
  • Asegúrate contra todos los riesgos para la salud.

Es difícil para mí imaginar un viaje sin delicias culinarias (la comida sigue siendo uno de los portadores de cultura más importantes), pero antes de aventurarse en el mundo del pescado crudo, considere el resultado final esperado. Antes de nuestro viaje, un amigo me sugirió incluir al menos tres días cambiables gratuitos en la primera semana, que podemos pasar en un hotel o, más precisamente, en un baño si es necesario. Lo tratamos liberalmente y el resultado fue el ayuno. Uno a uno tiramos la toalla y lamentablemente hubo una escena que me perdí por no sentirme bien.

Consejo profesional: vale la pena equiparse con los medicamentos más importantes, ¡pero los consejos de los lugareños también tienen autoridad! En los asentamientos de gran altitud, muchos refugios tienen botellas de oxígeno y plantas medicinales de cosecha propia, y los farmacéuticos ya tienen suficiente experiencia en el tratamiento de las dolencias tradicionales de los turistas.

  • No olvides conducir en medio del tráfico.

Si, como yo, está molesto por los ocho factores potenciales de crisis ya enumerados, siéntese ahora y respire profundamente. Es cierto que hay muchos factores a considerar a la hora de organizar un viaje de este calibre, pero no olvides el motivo por el que te lanzas a la aventura. Durante mi viaje a Perú, tuve que recordarme varias veces que a pesar de que el viaje implicó mucho estrés y ansiedad, fue compensado por todo lo que obtuve aquí. La conciencia, la buena adaptabilidad, la preparación, la flexibilidad y un buen equipo (en su mayoría) garantizan un viaje tranquilo; el resto sólo aumenta la resiliencia y amplía la zona de confort.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio