¿Por qué (no) antropomorfizamos la IA generativa? – Segunda parte – El mundo jurídico


Reproducir artificialmente la inteligencia humana plantea un gran desafío para la ciencia, que puede lograrse principalmente de dos maneras. Pero ¿se pueden imitar cualidades humanas como la autoconciencia, la empatía, la creatividad o la imaginación?

Como explicamos en nuestro artículo anterior, actualmente existe mucha incertidumbre sobre el desarrollo de la IA como industria, y los detalles sobre cómo funciona la tecnología y sus verdaderas limitaciones no están claros para el público en general. En un entorno así, cabe preguntarse por qué hoy no es realista siquiera asociar los rasgos humanos con los últimos sistemas de inteligencia artificial de nuestro tiempo.

Para que podamos reproducir artificialmente la inteligencia en el sentido humano, existen dos enfoques básicos. Uno es entender con precisión «.¿Qué nos hace humanos?«.

Esto se ha hecho en el pasado a través de muchos métodos. ya lo intenté. Entre ellos, la diferencia más llamativa está en cómo quieren llegar al concepto algo vago de “inteligencia”. Por ejemplo, los enfoques cognitivos a menudo se basan en el supuesto de que la inteligencia implica representaciones mentales de información (como suposiciones o imágenes) y los procesos que operan sobre dichas representaciones. El reduccionismo, que busca la esencia de la inteligencia en el nivel biológico, cree que una verdadera comprensión de la inteligencia sólo puede lograrse identificando sus fundamentos biológicos. Mucha gente llega incluso a decir que no hay alternativa al reduccionismo si el objetivo es explicar el comportamiento inteligente, no sólo describirlo. Pero lo que une todas las teorías y métodos de investigación es que ninguno de ellos ha sido capaz de proporcionar una explicación completa y precisa de lo que nos distingue de todos los demás seres vivos de este planeta.

Desde el punto de vista de la IA, esto es importante porque, al crear redes neuronales artificiales (en las que se basan incluso las soluciones más modernas), los investigadores han intentado imitar el cerebro humano. La estructura, los métodos de comunicación y el método de almacenamiento de información de las neuronas artificiales mapean la estructura física de las neuronas en un entorno de software. La forma en que estas estructuras artificiales almacenan información es una especie de modelización, o más bien una aproximación, del proceso de aprendizaje observado en los seres inteligentes. Sin embargo, sólo podemos representar algo con tanta precisión como conocemos su origen. Por lo tanto, hasta que no sepamos con total exactitud la explicación biológica, fisiológica y cognitiva completa del conjunto de habilidades denominadas “inteligencia”, no podremos reproducirlo intencionalmente.

READ  Los plesiosaurios duplicaron la longitud de su cuello al adquirir nuevas vértebras

Es importante señalar que sigue siendo el más actual en la actualidad. Sistemas generativos También funciona sobre una base estadística. Este proceso parece estar enmascarado por el hecho de que dichos sistemas tienen una cantidad insondable de datos disponibles, lo que les permite imitar, por ejemplo, el uso del lenguaje humano con una precisión a menudo asombrosa. Pero según el consenso actual, esto no refleja el funcionamiento del cerebro humano, al menos no en su totalidad. Quizás por eso estos sistemas son tan Errores triviales Son capaces de hacer cosas que ninguna persona normal puede hacer, pero son capaces de sobresalir en tareas que la mayoría de la gente no puede hacer.

Otra posibilidad para crear inteligencia en un sentido verdaderamente humano podría ser tener éxito accidentalmente durante un experimento.

Sin embargo, incluso si esto sucede de forma inesperada, todavía quedan preguntas abiertas. Los humanos tenemos muchas otras cualidades, como la autoconciencia, la empatía, la creatividad o la imaginación. No es del todo seguro que el logro de una verdadera inteligencia artificial vaya acompañado del surgimiento de ambas. Además, todos estos conceptos tienen una base científica más flexible que la mera naturaleza de la inteligencia. Suficiente de eso Para un caso reciente Pensar, que influyó en una de las teorías más influyentes en el campo de la investigación de la autoconciencia, la Teoría Integrada de la Información. Según la opinión, apoyada por más de 100 científicos, es más probable que la teoría se considere pseudociencia que una posición científica real.

Independientemente de si estamos de acuerdo con los partidarios de la teoría o con sus escépticos, el ejemplo del estudio de la autoconciencia muestra claramente cuán científico es el estudio de tales características humanas en su infancia.

anuncio

Cumplimiento digital por diseño y tecnología legal 2024

El encuentro de empresa, tecnología y derecho en la economía digital
El entorno regulatorio de la UE para la economía digital es muy complejo. Si no prestamos suficiente atención a los aspectos legales y regulatorios, el proyecto puede fracasar por motivos de legalidad. Si no elegimos las herramientas LegalTech más efectivas, podríamos quedarnos atrás del mercado cuando encontremos una solución legal pero obsoleta.
fecha: 8 de mayo de 2024 ubicación: Radisson Blu Al-Salam Hotel
Información y aplicación

Otro aspecto mencionado tras la introducción es cómo y por qué los fabricantes (desarrolladores) intentan crear asistentes basados ​​en IA, modelos de lenguaje precisos como los chatbots y robots cada vez más parecidos a los humanos.

READ  Cortina para PlayStation 3 y PlayStation Vita: ¿el último clavo en el ataúd?

Al igual que en la interacción entre humanos, también nos formamos primeras impresiones de agentes no humanos. Parte de las actitudes de las personas hacia los agentes artificiales pueden surgir de preferencias personales, pero también se pueden observar factores que influyen en general. El tema se discute a menudo en relación con los robots humanoides, donde la apariencia es uno de los factores que influyen más importantes. Al menos igual de importante es la IA que no tiene apariencia física, por ejemplo. También en el caso de los chatbots existe una semejanza humana, que en su caso se puede identificar principalmente mediante el lenguaje.

La confianza juega un papel importante en la aceptación y el uso de la IA. En la interacción hombre-máquina, la confianza no es más que la voluntad de las personas de aceptar información producida por la IA, seguir sus sugerencias, compartir tareas, comunicar información o incluso apoyar a los robots. Por supuesto, es cierto que cuanto más comprendamos el proceso tecnológico, por ejemplo cómo funciona la inteligencia artificial, mayor será el nivel de esta confianza. Sin embargo, igualmente importante es el grado de características holográficas del dispositivo específico. Más investigación También se descubrió que cuanto más humana es una solución que utiliza IA, más confianza tienen los usuarios en las decisiones que toma. Además de la inclinación natural de las personas hacia la conexión social, esto también se supone que se debe al hecho de que en muchos casos… semejanza humana Es más o menos sinónimo de desarrollo y evolución no sólo en la industria de la IA, sino también en el pensamiento general. Baste creer que el objetivo más importante de la investigación en inteligencia artificial desde el principio es la reproducción artificial de las capacidades humanas.

Así, este tipo de antropomorfismo puede ser, por un lado, una especie de demostración del desarrollo tecnológico y, por otro, una consecuencia natural de la creciente imitación de las capacidades humanas.

Al mismo tiempo, la creciente prevalencia de una IA similar a la humana también podría conllevar riesgos inesperados. Según varios estudios, las personas con fobia social prefieren interactuar con chatbots que tener que hablar con personas reales. Por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Informe publicado Según él, el sentimiento de soledad y aislamiento en la sociedad estadounidense está aumentando.

READ  Resident Evil Village llegará gratis a PSVR2

Si comparamos esto con la presencia cada vez más intensa de servicios basados ​​en inteligencia artificial en el ciberespacio, es fácil ver los riesgos sociales. El cambio de las relaciones humanas al espacio digital (incluso gracias a los asistentes virtuales) puede tener un impacto negativo en las redes sociales reales, distrayendo la atención del desarrollo de las relaciones humanas reales. Surgen nuevas preguntas, como por ejemplo, ¿cómo pueden las personas encontrar amigos y relaciones reales en lugar de ver a los robots como amigos? Seguramente tendremos que reevaluar nuestros esfuerzos para desarrollar nuestros dispositivos técnicos en un futuro próximo. Como primer paso hacia esto, debemos proporcionar señales más claras sobre cuándo alguien interactúa con un humano y cuándo no.

La apariencia cada vez más antropomórfica de la inteligencia artificial parece ser una tendencia imparable tanto en línea como en el mundo físico. Sin embargo, es importante recordar que no importa cuán similares sean las soluciones modernas actuales a las humanas, la brecha entre el pensamiento humano y el modelado mecánico sigue siendo enorme. Es importante tener en cuenta que deshumanizar intencionalmente la tecnología no significa deshumanizar algo con cualidades humanas esenciales. Por supuesto, también es cierto que la futura inteligencia artificial general (AGI) planteará cuestiones radicalmente diferentes. Bajo el término investigadores Se refieren a inteligencia artificialEs capaz de realizar todas las actividades mentales que realizan las personas, por lo que puede desplegarse independientemente de las tareas de esta manera. Sin embargo, la IA que existe hoy en día (incluso la generada) sigue siendo sólo una herramienta muy avanzada que, como efecto secundario, se parece cada vez más a la humana.

Autor del artículo István Ovejesexperto en lingüística informática de MONTANA Tudásmanagement Kft. e investigador de proyectos en el Centro de Investigación de Ciencias Sociales HUN-REN.

El artículo está en inglés. ¿Por qué (no) incorporar la IA generativa? La segunda parte. Publicado en el sitio web del Discurso Constitucional.


El artículo contiene publicidad de productos/servicios de Wolters Kluwer Hungría Kft.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio