Tele Orihuela

Bienvenidos a Spain News Today. Noticias en español redactadas en España para la actualidad diaria en españa.

Las potencias militares se enfrentan durante décadas, esta vez Ucrania deja la lección

¡Suscripción navideña de un año!

Como parte de nuestra promoción navideña, puede comprar la suscripción anual a la firma de Portfolio con un 33% de descuento. Haga clic aquí para obtener más detalles.

La historia de un conflicto histórico

El Pacto OTAN-Varsovia determinó la dinámica de la Guerra Fría, que se incrustó principalmente en el conflicto entre la Unión Soviética y Estados Unidos. La relación entre las principales potencias durante la Guerra Fría fue básicamente de competencia.

Por tanto, la relación entre la Unión Soviética y la Rusia actual y la OTAN es muy compleja. El Sorprendentemente, antes de la firma del Pacto de Varsovia, Moscú intentó unirse a la OTAN, pero fue en vano.

Las tensiones entre los dos militares retirados comenzaron a disminuir en la década de 1980, cuando Michael Gorbachev se convirtió en secretario general de la Unión Soviética y se comprometió a reformar el campo oriental. En el sentido de la nueva teoría de la política exterior, los soviéticos no interfirieron en los asuntos internos de las naciones satélites de Europa del Este, hicieron todo lo posible para evitar el colapso de los regímenes comunistas y apoyaron la reunificación alemana.

En relación con esto último, la cuestión candente es si una Alemania Unida puede ser miembro de la OTAN. Esto se debió a las promesas occidentales de que la alianza militar no ampliaría su influencia en Europa del Este, incluso si los soviéticos estaban de acuerdo.

Muchos países ex comunistas, incluidos Polonia, la República Checa y Hungría, se unieron a la OTAN en 1999 porque estas garantías nunca fueron escritas y Rusia estaba en una profunda crisis económica y política después del colapso de la Unión Soviética.

En el mismo año, tuvo lugar una misión de la OTAN contra Yugoslavia, lo que resultó en el primer gran desacuerdo entre Rusia y la OTAN, ya que Belgrado contaba con el apoyo de Moscú.

READ  Proyecto España, Holanda para aficionados en el Campeonato de Europa

Un co

Cuando Vladimir Putin llegó al Kremlin después de Boris Yeltsin, la dinámica de las relaciones entre el campo occidental y Rusia tomó un giro sorprendentemente positivo. Incluso se sugirió que Rusia se uniera a la organización.

Una vez se dijo que Putin Incluso preguntó eso El entonces secretario general de la OTAN, Lord George Robertson, dijo que cuando llegara la invitación a Moscú, Robertson tendría que solicitar formalmente su adhesión.

Aunque esto nunca sucedió, Putin hizo grandes esfuerzos durante este período para forjar vínculos más estrechos con Washington. Por ejemplo, después de los ataques del 11 de septiembre, el presidente Bush fue el primero en pedir su ayuda. Para este propósito, a los estadounidenses, por ejemplo, se les permitió usar las antiguas bases soviéticas durante la guerra en Afganistán.

Al mismo tiempo, se ha intensificado la cooperación entre Rusia y la OTAN, por ejemplo en la lucha contra el terrorismo.

Relación que se deteriora gradualmente

Sin embargo, en unos años las relaciones comenzaron a deteriorarse y una de sus primeras señales fue que Estados Unidos no había renovado sus restricciones de la Guerra Fría sobre los sistemas de defensa antimisiles. Rusia también se opuso a la medida porque, en su opinión, reduciría el valor de las armas nucleares estadounidenses sin poder retenerlas.

Moscú también sufrió mucho cuando los estados bálticos, que antes formaban parte de la antigua Unión Soviética, se unieron a la OTAN en 2004. Sin embargo, la guerra de Irak ha provocado muchas críticas.

En el Kremlin, sin embargo, la Revolución Naranja de 2004 fue un gran éxito, que resultó en la cancelación de la victoria electoral de un candidato proruso debido al fraude electoral y al establecimiento de un liderazgo pro occidental en Kiev. Rusia vio esto como una amenaza directa.

READ  Cientos de estudiantes españoles en Mallorca se han infectado con el virus corona

En un discurso de 2007 en la Conferencia de Seguridad de Munich, Putin finalmente dejó en claro su descontento. Según el presidente ruso, Washington se ha atrevido a ir más allá de sus propias fronteras en todos los aspectos, calificando la expansión hacia el este de la OTAN como una seria provocación.

Vladimir Putin en un discurso de 2007 en Munich. Fuente: Antje Windgrube / Wikimedia Commons

Cuando Ucrania y Georgia se comprometieron a ser miembros en la cumbre de la OTAN en Bucarest en 2008, solo estaba quemando petróleo. Moscú estima que la medida pondrá en peligro directamente sus intereses de política de defensa.

Cuatro meses después, estalló una breve guerra entre Rusia y Georgia, esta última tratando de reconquistar a los separatistas prorrusos en Osetia del Sur.

La guerra terminó con una clara victoria de Moscú, al tiempo que reconoció a Osetia del Sur y Abjasia como estados independientes y fortaleció su presencia militar en la región.

El gran giro

Como resultado de las protestas de Euromaidán, el presidente ucraniano respaldado por el Kremlin, Viktor Yanukovych, se vio obligado a abandonar el país y la situación volvió a empeorar cuando se formó un gobierno amigo de la UE en Kiev.

En respuesta Rusia anexó Crimea y desestabilizó el este de Ucrania con el apoyo de varias fuerzas separatistas. Sin embargo, Moscú niega cualquier participación en el conflicto, que se cobró 14.000 vidas, y dijo que solo voluntarios participaron en los combates.

Como resultado, Estados Unidos y sus aliados impusieron una serie de sanciones a Moscú y fortalecieron su presencia militar en la región. Las relaciones se han deteriorado hasta el punto en que Rusia está cerrando la sede de la OTAN en Moscú.

La situación empeoró cuando un gran número de tropas rusas se concentraron en la frontera con Ucrania. Aunque Putin ha rechazado hasta ahora su plan de atacar a sus vecinos occidentales, quería aplastar la promesa de que Ucrania no sería parte de la OTAN, lo que describió como una «línea roja».

READ  ¿Qué ciudad será el verdadero centro de Bitcoin el próximo año?

Al mismo tiempo, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, advirtió al presidente ruso que el ataque a Ucrania tendría consecuencias nefastas, pero prometió que se mantendrían conversaciones sobre las preocupaciones de la parte rusa.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zhelensky (P), y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ofrecerán una conferencia de prensa el 16 de diciembre de 2021 en el cuartel general militar en Bruselas. Foto: MTI / AP / Olivier Matthys

El tema de la membresía es complicado

La garantía de seguridad proporcionada por la OTAN se menciona en la Sección 5 del Acuerdo. Un ataque a cualquier miembro de la OTAN se considera una agresión contra toda la alianza militar., Lo que lleva a una respuesta integrada de la OTAN. Ese es otro aspecto importante de la operación de la OTAN. La Coalición se compromete a reclutar países que puedan hacer una contribución significativa a la seguridad de Europa y América del Norte.

A este respecto, es motivo de especial preocupación la intensificación de la guerra civil en el Donbass, en el este de Ucrania, y en Crimea, que todavía está anexada por Rusia en virtud del derecho internacional.

Por lo tanto, si Ucrania se une a la OTAN, la alianza militar tendrá la obligación de intervenir en estas áreas, lo que podría conducir a un enfrentamiento con Rusia.

Rusia ha exigido que las naciones occidentales no suministren armas a Ucrania ni retiren su promesa de pertenencia a la OTAN en 2008. La OTAN rechazó la solicitud de Moscú, diciendo que solo Ucrania y la OTAN tenían un problema de membresía. En respuesta, Putin dijo que Ucrania tenía derecho a tomar sus propias decisiones en su propia defensa, pero que no debería dañar los intereses rusos.

Fuente de la imagen de portada: Oficina de prensa del Kremlin / Agencia de Anatolia a través de Getty Images