Tele Orihuela

Bienvenidos a Spain News Today. Noticias en español redactadas en España para la actualidad diaria en españa.

Índice – Cultura – Según el padre Taiby, el lavado de cerebro funciona perfectamente

Las espadas de Zolt lanzaron la pelota alta y el buen padre la lanzó. Cierto, a una pista diferente, pero en la misma carrera.

La disputa del padre Tepe con Idina Kolksar y su marido se prolonga desde hace un año. Según los desarrollos recientes de la corte culpable Matte Toth, quien expresó su opinión detrás de la marca padre Tippi, porque consideró que Idina Kolksar no es una figura pública, por lo que la gente no puede expresar su estado de ánimo ni su familia.

Sin embargo, la historia no es tan simple, ya que Edina Kolksar afirma ser una figura pública.

Matte Toth apeló el fallo. Con él el índice Programar una entrevistaExplicó que estuvo involucrado en el caso porque, según él, no fue Edina Kolksar quien quiso hablar de un nuevo fenómeno a través de su ejemplo: la inclusión de niños y la aparición de anuncios relevantes.

Idina Kolksar poner El hecho de que se aseguren de que los niños no aparezcan con frecuencia no se les hace público y, con el tiempo, a medida que los niños crecen, les hablan de ello. Además, Edina ha seguido a muchos incluso cuando aún no era madre, y su perfil tiene que ver con la honestidad, que incluye la crianza de dos hijos. Enumeró estos argumentos en el canal de YouTube de Zsolt Osváth, entre otros, hace diez meses.

Los hilos de la historia actual se remontan a Zsolt Osváth Otro compañero de chat Fue Gaspar Evelyn. Es por eso que hubo tantas preguntas sobre cómo ve Evelyn hoy: ¿Fue algo bueno de niña que no tuviera una vida privada gracias al Victory Show? El objetivo de la respuesta es que el papel mediático le quitó mucho, pero lidia con los sobresaltos y a cambio obtuvo muchas cosas que de otra manera no habría experimentado.

READ  Ahora se ha anunciado la noticia del luto: el músico húngaro falleció por la noche

Ahora el padre Tibi respondió a este video. Se sentó frente a la pantalla, sosteniendo el teclado porque podía relacionar la historia con lo que describió como un problema.

Comenzó a escribir afirmando que, si bien las vistas estándar también respaldan la necesidad de los espectadores de un programa de victoria, la oferta y la demanda no legitiman todo. Citó como ejemplo que si un niño menor de 18 años fuera a un salón de tatuajes, lo enviarían en buenas condiciones porque tatuarse es una decisión de por vida y no debe hacerse antes de cierta edad. Comparte la misma opinión de la cobertura de los medios.

En su blog, no criticaba a la familia Gáspár, pero criticaba el hecho de que no hubiera nadie en la vida pública en ese momento, ni en el personal ni en las autoridades de protección infantil, que se resentiera de la participación de dos niños permanentes en el programa con consecuencias de por vida.

Cuando Evelin habla de que lentamente se siente atraída por las cosas más que por las personas que, después de todos estos años, insultan su papel en la vida pública, revela su vacío emocional, mientras se aleja de la multitud siempre abarrotada que la rodea.

El padre Tayyibi, que plantea este asunto en paralelo con Edina Kolksar, escribe solo en la parte introductoria del texto y luego no vuelve a él. Concluye sus pensamientos con lo que ha enfatizado repetidamente en su caso en paralelo, a saber, que la intimidad es necesaria para todos, aunque no sea realmente fundamental para muchos niños.

READ  También lo fue el saliente James Bond, la hermosa hija de Daniel Craig y la hermosa Ella Craig.

Poco después de la publicación de la publicación del blog En otro texto Completó lo que dijo porque recibió tantas reacciones a lo que escribieron Zsolt Osváth y Evelin Gáspár que no podía irse sin decir:

La audiencia elimina la intimidad y la sensación de seguridad. No hay publicidad buena o mala para el niño. Solo hay publicidad. Si nació en esto, no podrá escapar de él más tarde. Los comentaristas que se ríen hoy de la tragedia de Evelyn Gaspar son los mismos que se rieron incluso cuando Guiso Gaspard lo empujó para el papel. Sin embargo, quizás la mayor tragedia es que la terapia de lavado de cerebro de Gyozu Gaspar, Christian Berkey, Peter Szabo, Norby, Kulkcharik y Nanisek salió a la perfección: el público ya no sofocó la culpa que formaba parte de ella, solo sintió su envidia, porque quien no lo hizo, puede tener suficiente.