Hacen un último control con la UE

La UE y Mercosur intentaron por última vez poner fin al inminente acuerdo a principios de diciembre, pero finalmente no lograron llegar a un acuerdo.

El acuerdo UE-Mercosur tiene como objetivo oficial aumentar el comercio y la inversión bilaterales y reducir los aranceles y las barreras comerciales no arancelarias, particularmente para las pequeñas y medianas empresas. Según la Comisión Europea, el acuerdo es beneficioso para la UE y los países del Mercosur ya que crea oportunidades de crecimiento, creación de empleo y desarrollo sostenible para ambas partes.

También hay oposición europea y sudamericana al acuerdo del Mercosur

De ambos grupos, hay países que no están de acuerdo en un par de puntos del proyecto de tratado de casi 25 años de antigüedad. En Argentina, el ex presidente Alberto Fernández, que luego cayó en la oposición, cambió su postura en diciembre y recientemente se manifestó firmemente en contra del acuerdo, diciendo que era malo para las empresas locales. Paraguay es muy escéptico sobre el próximo acuerdo porque los requisitos de protección ambiental y las adiciones establecidas por la Comisión Europea obstaculizarán las exportaciones del país.

La elección de Javier Mili contribuyó a la derrota de diciembre, y su elección como presidente añadió más incertidumbre al futuro del acuerdo. Miley varias veces durante su campaña electoral él dijoArgentina debería abandonar el campo del Mercosur.

Del lado europeo Francia es uno de los mayores enemigos.. Los dirigentes franceses sostienen que sólo pueden cambiar de opinión si el bloque Mercosur se compromete a detener la deforestación ilegal del Amazonas, cumplir con el acuerdo climático de París y aplicar otras condiciones ambientales. Pero los franceses también quieren que se apliquen normas sanitarias a los agricultores de la UE, una serie de exigencias que el país sudamericano ya consideró excesivas en diciembre.

READ  El Mejor 10 reloj podometro de 2024: El Veredicto de Los Expertos

No apoyo este acuerdo porque no sé cómo justificarlo ante un productor de acero, un agricultor o un productor de cemento francés.

El presidente francés, Emmanuel Macron, lo anunció en diciembre.

En Austria también se temen los intereses de los agricultores, aunque el gobierno central no se expresa mucho al respecto.

El gobierno central, especialmente el Partido Popular, debería utilizar todos los medios para bloquear el acuerdo UE-Mercosur en beneficio de nuestros agricultores y consumidores nacionales.

– exigió recientemente Peter Schmiedlechner, portavoz de agricultura del derechista Partido Austríaco de la Libertad (FPÖ). Añadió:

Mientras nuestra agricultura lucha con demandas cada vez más burocráticas, también reduce nuestra propia producción y sufre enormemente por una inflación récord, los mercados europeos y austriacos ahora se verán inundados de materias primas agrícolas, incluidas carne de vacuno y de cerdo, procedentes de América del Sur. Este acuerdo no sólo perjudica a los agricultores sino que también provoca riesgos para la salud de los consumidores.

Schmiedlechner en los países de América del Sur, por ejemplo. Pesticidas comoEstará prohibido en la UE y en la cría de animales también se utilizan diversas hormonas que no se pueden utilizar en los países de la UE.

Incluso cuando nuestra agricultura de alta calidad está sujeta a cada vez más restricciones y directivas, la UE quiere crear un acuerdo de libre comercio para las importaciones de materias primas agrícolas producidas en muy malas condiciones.

– afirmó el político del FPÖ. Según los agricultores austriacos, si bien deben respetar estrictas normas de la UE para mantener la calidad, también es indignante que no se apliquen normas estrictas a los productos sudamericanos. Esto significa que los operadores agrícolas pueden enviar a la Unión productos de una calidad muy inferior a los de los agricultores europeos.

READ  El cardenal español Mart ின nez Somalo, miembro directo del Papa, ha muerto.

Hungría se opone al establecimiento de un acuerdo comercial en varios temas, y el ministro de Agricultura, Istvan Nagy, señaló recientemente que el impacto negativo del acuerdo Mercosur en los mercados agrícolas de la UE asciende a mil quinientos millones de euros.

Imagen de portada: El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva (derecha), recibe a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula van der Leyen, en el Palacio Presidencial de Planaldo (Foto: MTI/EPA/EFE/Andre Borges)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio