Tele Orihuela

Bienvenidos a Spain News Today. Noticias en español redactadas en España para la actualidad diaria en españa.

Esta tecnología dio «poder» a los incas

A principios de los siglos XV y XVI, una pequeña isla en el lago Titicaca era uno de los sitios religiosos más importantes de América del Sur. La Isla del Sol, venerada como el lugar de nacimiento del Sol, la Luna y la dinastía Inca, atraía a peregrinos de todos los Andes.

Ubicado en los Andes centrales en los campos de terrazas conocidos como los Andes (que significa «superficie» en español). Fue construido por primera vez hace unos 4.500 años por los habitantes de las culturas antiguas de la región. Fueron perfeccionados por los incas que aparecieron en el siglo XII y dominaron la adopción y modificación de técnicas, estrategias y sistemas de creencias de otras comunidades. Cecilia Bardot Grove, supervisora ​​del Museo Británico en Antonos, Perú: Viajando en el tiempo, administrado por la BBC – «una forma creativa de enfrentar el paisaje … permite una producción eficiente de cultivos».

fbxx / istockphoto.com

Los Andes tienen numerosos beneficios

Estas terrazas permitieron a las comunidades andinas superar entornos desafiantes. Por ejemplo, pendientes pronunciadas, capa fina de suelo, fluctuaciones extremas y bruscas de temperatura y precipitaciones escasas o estacionales. La alimentación de los lechos artificiales de los Andes y los sistemas de riego desarrollados ha aumentado significativamente la tierra cultivable. Además, conservan el agua y reducen la erosión del suelo. Gracias a los muros de piedra que absorben el calor durante el día y lo liberan por la noche, las plantas quedan protegidas de las heladas severas.

Esto permitió a los agricultores cultivar docenas de cultivos diferentes. Se puede encontrar de todo, desde maíz y papas hasta quinua y coca, muchos de los cuales de otro modo no habrían sobrevivido en la región. Como resultado, la cantidad de alimentos producidos ha aumentado drásticamente.

READ  América ya no es la tierra de las series: Europa es más que eso para el consumo televisivo

Gracias a terrazas cuidadosamente diseñadas y estratégicamente diseñadas, los incas pudieron satisfacer las necesidades a las que estamos acostumbrados hoy con riego artificial, invernaderos cálidos u otra tecnología moderna.

El método Inca es un gran ejemplo

Desafortunadamente, la llegada de los conquistadores españoles en el siglo XVI desencadenó la caída del Imperio Inca y la caída de los Andes. La violencia colonial, las epidemias de enfermedades europeas y la migración forzada casi aniquilaron a los habitantes originales de los Andes centrales. Se introdujeron cultivos y prácticas agrícolas europeas y se extendieron rápidamente por toda la región.

Sin embargo, incluso si muchas antenas fueran abandonadas o dejadas quebrar, las terrazas no habrían desaparecido por completo. Basándose en el conocimiento transmitido de generación en generación, muchos agricultores andinos todavía lo utilizan en la actualidad. Aunque en gran parte pasa desapercibido para los viajeros, las atracciones frecuentes incluyen la Isla del Sol y la vasta área de Titicaca, el Valle Sagrado cerca de Machu Picchu y el Cañón de Golca en el sur de Perú.

digograndi / istockphoto.com

Al mismo tiempo, debido a esta «energía» natural, ha habido un renovado interés científico en los Andes como una forma de agricultura sostenible en los últimos años. Ayudará al mundo a hacer frente a la crisis climática, la escasez de agua y la erosión del suelo. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, por ejemplo, describe la cultura tradicional andina como «uno de los mejores ejemplos para que los agricultores se adapten y aprendan sobre su medio ambiente». También destaca su enfoque coherente sobre el uso de la tierra, la gestión del agua, la biodiversidad vegetal y la conservación del suelo.

READ  Soccer-EP - El director español se ha ido de la ciudad

Cuatro mil quinientos años después de su aparición, las terrazas de los Andes todavía parecen adelantarse a nuestro tiempo.