El orgullo de los austriacos será liberado de Rusia por un extraño intercambio de rehenes

El austriaco Raiffeisen puede estar preparándose para entablar conversaciones con el Sberbank, propiedad del Kremlin, sobre un intercambio de activos. Dijo que cambiaría sus activos atascados en el país afectado por las sanciones con los activos congelados del banco ruso en Europa, según informes de prensa. tiempos financieros.

El plan supuestamente se presentó en una reunión de la junta directiva de Raiffeisen la semana pasada. En consecuencia, Sberbank está recibiendo rublos de la filial rusa Raiffeisen, que nunca habría podido salir del país debido a una regulación de capital introducida por el Kremlin, según tres personas directamente involucradas en las discusiones. Como parte del llamado proyecto «Red Bird», Raiffeisen se hará cargo del saldo de efectivo aprobado de la sucursal europea de Sberbank..

Es como el equivalente financiero de un intercambio de prisioneros de la Guerra Fría.

– le dijo al periódico una de las personas involucradas en la estructuración del trato. Quizás a bastantes políticos y tomadores de decisiones occidentales no les guste en absoluto la solución creativa. Podría significar que el Sberbank, propiedad del Kremlin, el banco más grande de Rusia, puede recuperar parte de sus fondos europeos congelados.

Cualquier acuerdo está sujeto a la aprobación de los reguladores en Washington, Bruselas y Moscú. Una fuente cercana a Sberbank llamó la atención sobre el hecho de que completar el trato sería difícil debido a las autorizaciones estadounidenses y europeas necesarias. Las autoridades estadounidenses ya están observando de cerca las actividades rusas de Raiffeisen. Al final, se realizará una transferencia de efectivo a una organización sancionada.

Un portavoz de Raiffeisen dijo que, por ahora, el intercambio es solo una posibilidad teórica. El banco austriaco exploró varias opciones para reducir la exposición a Rusia y destacó que todas las medidas están diseñadas para cumplir con los requisitos de las sanciones.

READ  El automóvil: La vida detrás de la SUV: aquí está el impresionante nuevo sedán de Hyundai, el Sonata

Raiffeisen es el caballo veterinario del problema al que se han enfrentado muchas empresas extranjeras con operaciones en Rusia desde que comenzó la campaña de Putin contra Ucrania el año pasado. En términos de activos, el banco austriaco es el banco occidental más grande de Rusia y generó ganancias récord allí el año pasado.

Puede ser un modelo para empresas estancadas

Según el plan, el rublo se transferirá de la sucursal rusa de Raiffeisen a Sberbank en Moscú. A cambio, transferirán la cantidad correspondiente de euros en las cuentas de depósito del departamento europeo de Sberbank, que ahora está en liquidación, a Raiffeisen en Viena. Ningún dinero cruzará la frontera, no se enviarán divisas a Rusia, por lo que tampoco se infringirán las reglas de sanciones, enfatizaron los expertos que impulsan el plan, a pesar de que está prohibido tratar con Sberbank en Europa. Por cierto, la revista austriaca Falter fue la primera en escribir sobre el plan.

El plan fue desarrollado por la firma de asesoría vienesa Ithuba Capital, que fue fundada por Willi Hemetsberger, exlíder de mercado de UniCredit. Según ellos, este acuerdo podría servir como modelo para otras empresas occidentales que intentan abandonar Rusia.

A fines del año pasado, el Kremlin estableció reglas estrictas para las empresas occidentales que deseen continuar operando en Rusia. Hizo virtualmente imposible vender subsidiarias sin permiso y prohibió la repatriación, es decir, la repatriación, de las ganancias generadas en algunos sectores vitales del país.

Algunas personas no son muy tímidas.

Los directivos de Raiffeisen ya han indicado que, a pesar de los beneficios récord del año pasado, se sienten incómodos con la posición y el papel de la filial del banco en Rusia. Otros líderes empresariales occidentales no están prestando atención, el director ejecutivo de Philip Morris le dijo al Financial Times el mes pasado que preferirían mantener sus intereses en Rusia que venderlos a bajo precio ante la presión moral de los políticos.

READ  PlayStation puede comenzar sobre la marcha

Sberbank no ha comentado sobre la transacción. El negocio europeo del banco ruso se ha estado liquidando durante los últimos meses y ahora ha vendido la mayoría de sus préstamos a competidores europeos. El efectivo y otros activos generados por dichas ventas y la liquidación de otras empresas quedaron atrapados en un holding con sede en Viena, que podría valer hasta 400 millones de euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio