Tele Orihuela

Bienvenidos a Spain News Today. Noticias en español redactadas en España para la actualidad diaria en españa.

El debate ‘maldito’: muchas hipótesis, según el historiador Istvan Vasari

Según el profesor de historiadores entrevistado por la Universidad Eötvös Loránd, no basta con declarar un “sentido” lingüístico en una conferencia de media hora, sino publicar los resultados en un foro científico, dando detalles y explicando los argumentos. Añade que la aceptación y la refutación científicas llevan tiempo.

Imagen de apertura: Alfabeto original de Janus Talgadi (1598)

El lingüista Bence Fehér, un empleado senior del Instituto de Investigación Húngaro, anunció recientemente que descifró las marcas en un portaagujas de Avarian del siglo VIII con la ayuda de las marcas de escritura de Szekler. Así, las dos palabras que leyó en húngaro (“fuck izüt”) serían el monumento más antiguo de la lengua húngara, que es anterior a la primera memoria húngara dispersa a gran escala, la Carta de Tihany (1055) y la primera memoria textual húngara conectada, la Carta de la Muerte (1200 K.).

Con el fin de arrojar más luz sobre las complejidades de la arqueología lingüística para nuestros lectores, pedimos al erudito turco Istvan Vasari, historiador, profesor emérito de la Universidad Eötvös Loránd, miembro habitual de la Academia de Ciencias de Hungría, su opinión al respecto.

Sobre todo, el investigador aclara los hechos: Pence Fehr publicó por primera vez la lectura húngara del portador de agujas de Jánoshida (“Maldito sea tu gusto”) en su libro de diciembre de 2020 (Colección de antigüedades rúnicas en la cuenca de los Cárpatos I. Budapest, 2020, págs. 104-106). Como mencionamos en nuestro material con el investigador principal de MKI, Pence Fehr todavía era cauteloso en ese momento: “Si aceptamos esta lectura, es la memoria textual más antigua en lengua húngara en la actualidad”.

La ciencia no funciona de esa manera.

READ  ¿Qué valor indica la sensibilidad celíaca al gluten? También puede ser una consecuencia negativa: salud

Stephen Vasari agrega: “Bence Fehr, en ausencia de comentarios científicos significativos, se ha dirigido a la ‘opinión pública’ y ha causado un frenesí en la prensa con sus declaraciones. Sin embargo, la ciencia no funciona de esa manera. En primer lugar, se necesita tiempo para aceptar un descubrimiento que se considera novedoso . No basta con declarar ‘sentido’ “En una conferencia de media hora, basta con publicar sus resultados en un foro científico, con los argumentos detallados y explicados. En consecuencia, otro investigador puede comentar el nuevo resultado percibido, ya sea al aceptarlo o rechazarlo “.

Esto también lo confirma el profesor de Eötvös Loránd. Universidad

En un tema que requiere mucha lectura e información, la prensa, sin experiencia, ¡no lo decide sobre una base puramente emocional y política! “

Seguir: “A un lado le gusta la idea, porque de esta manera se puede extender la presencia de los húngaros en la Cuenca de los Cárpatos antes de la conquista en el siglo IX, por lo que la llamada doble conquista, y el otro lado ve en ella otra perniciosa y divertida manifestación del nacionalismo húngaro. Por el momento, ninguna de las declaraciones es correcta, donde el caso no debe decidirse por motivos sentimentales, sino utilizando argumentos y métodos científicos “.

El célebre investigador también responde al hambre sensacionalista de los medios: “Sé que la prensa está esperando una sensación, pero no puedo servir esto. Por supuesto, después de que la conferencia se publique por escrito en un foro científico, yo y otros investigadores tomaremos una posición sobre este tema”.

Según Stefan Vasari, tras la publicación de los resultados de Pence Fahr

READ  No hay prohibición en una dieta saludable.

Debe convencer a la mayoría del público científico de que su nueva suposición es correcta.

Hasta entonces, incluso si esto sucede, Tenemos que esperar con ‘sensación’ – Estados.

Stephen Vasari

“El primer paso es la prueba, luego la refutación”.

Cuando se le preguntó si había una refutación científica del resultado, István Vasari respondió que realmente no existe tal cosa, pero

Se necesita tiempo para la aceptación o refutación científica.

presiones: Pence Feuer dice en uno de sus informes que su afirmación ‘nadie ha intentado discutirlo, por eso creo que la profesión lo ha admitido tácitamente’. Esto es un grave error porque escuchar por sí solo no implica consentimiento; debemos abordar el argumento en silencio. con mucho cuidado. De todos modos, el primer paso es la prueba, y luego puede haber una refutación. Algo está mal con la prueba “.

A continuación, el miembro de pleno derecho de la Academia de Ciencias de Hungría explica con más detalle su opinión profesional, con la que nos comunicaremos sin cambios:

“Después de escuchar la conferencia, solo puedo decir por el momento que Pence Feuer no estaba convencido de la exactitud de su lectura. Hay varias cosas que ponen en duda su argumento, la más notable de las cuales es que vive con un inaceptablemente grande y una premisa inaceptablemente grande “. Simon Keizai escribió para el primer Once sobre la existencia de la escritura de Zykler (1280), pero sus fechas específicas solo pueden datarse del siglo XV. alfabeto para leer una inscripción del siglo VIII, Avar, de 5-6 letras en húngaro? ¿Para demostrar que los magiares estaban en la cuenca de los Cárpatos antes de la conquista? ¿Para demostrar esto, hay una inscripción en un idioma desconocido escrita en un alfabeto desconocido? contiene cinco letras suficientes, de leer solo tres letras que se pueden leer en las letras del alfabeto Zykler? Este grado de imaginación ya excede el límite de la prueba científica Por lo tanto, con la prueba, nuestro deudor es Pence Fahir, y en su ausencia podemos sólo juzgue su experiencia como otra hipótesis audaz, de la que hasta ahora no ha habido escasez “. Dijo Stephen Vasari.

READ  Índice - Tech-Science - Los usuarios de TikTok superan los mil millones

Portaagujas de Jánoshida (Bence Fehér: un grupo de monumentos rúnicos en la Cuenca de los Cárpatos I, Budapest, 2020)