El Centro de Derechos Fundamentales participa en el fortalecimiento de coaliciones de derecha en Sudamérica

– ¿Cuáles fueron sus experiencias como espectador durante las elecciones?

– Esta es la primera elección en América Latina a la que el Centro de Derechos Fundamentales envía observadores a través de su recién creada oficina en Madrid. Nuestro papel surgió como parte de un grupo más grande de legisladores, activistas sin fines de lucro e investigadores reunidos por nuestros socios en México, Patria Unita y Foro Madrid, España. Esta oportunidad pionera para nosotros nos permitió ir integrándonos paulatinamente en los círculos antes mencionados, con quienes ya teníamos un proyecto común, pero no teníamos la experiencia de trabajar hombro con hombro en este tipo de tareas. El trabajo transcurrió sin problemas. De hecho, el único problema que encontramos fue una cabina de votación electrónica donde había mucha gente que, a pesar de estar nerviosa, quería rechazar a más de mil votantes.

– ¿Cómo ayuda la apertura de una oficina en Madrid a fortalecer la propiedad en los países de habla hispana?

– Líderes, partidos, facciones, movimientos y organizaciones opuestos al foro de Sao Paulo -que ha estado esparciendo veneno neomarxista en el hemisferio occidental desde la caída de la Unión Soviética- se han reunido varias veces para desarrollar estrategias y agendas conjuntas. Es posible que se requieran redes más estrechas, pero la infraestructura ya está prácticamente instalada. En la región no existe un punto de referencia constante, no realmente en términos de propaganda y mensajes, sino en términos de gobernanza conservadora. Los pocos países que lograron mantener en el poder un modelo conservador después de la caída de la dictadura militar en la década de 1970 (Colombia en la década de 2000, Paraguay incluso ahora, Bolsonaro en Brasil o Miley en Argentina) no han podido reafirmarlo como modelo de gobernanza. modelo que otros pueden seguir y así crear un efecto dominó. Esto también es parte del vacío que queremos llenar: Hungría no es sólo un faro de guerras culturales y campañas electorales, sino también un faro de buena gobernanza. La región debería ver que hay algo que aprender del gobierno húngaro.

READ  Programa deportivo dominical (03.19) - Sportal.hu

– ¿Cuál es el objetivo y cómo puede participar el Centro de Derechos Fundamentales?

– El objetivo es que Hungría, como ecosistema de actores cuasipolíticos conservadores en Hungría, el primer actor físicamente presente en la región ibérica a través del Centro de Derechos Fundamentales, desempeñe un papel activo en los esfuerzos de construcción de coaliciones. El poder del foro de Sao Paulo y su lugar en la región para hacer retroceder sus planes de socavar la democracia, el Estado de derecho y la sociedad tradicional. Aunque México no ofrece muchas esperanzas, el año que viene hay varias elecciones en las que esperamos tener un papel activo: Uruguay, Chile, Brasil, Colombia, etc. Queremos construir relaciones en todas las latitudes y compartir la experiencia de Hungría en la construcción de un modelo de gobernanza conservadora para que nuestros socios occidentales sepan que no están solos.

– En CPAC Hungría vimos el poder de la derecha cuando se une. ¿Podrá el Partido Conservador encontrar nuevos aliados en México?

– La principal lección para las organizaciones de orientación conservadora como la nuestra es que la derecha mexicana necesita repensar su organización, agenda y estrategias. El candidato de la oposición, Xótchil Gálvez, del tradicionalmente conservador pero cada vez más liberal Partido Ban, sufrió de falta de independencia: su apariencia y apariciones en el debate estaban escritas para estar a la sombra de la ganadora izquierdista Claudia Sheinbaum. Gálvez reiteró todas las promesas progresistas de Sheinbaum. Aunque esto se sintió antes de las elecciones y el CFR estaba firmemente apegado a alguien que intentaba sacudirse el tren de la derecha, era cada vez más claro que se necesitaba un cambio en la casa del PAN. Las voces conservadoras marginadas por el partido necesitan apoyo y apoyo externo, y queremos ser parte de ese esfuerzo junto con nuestros socios locales, Patria Unita.

READ  Era dueño de media América del Sur y su pueblo lo derrocó.

– ¿Cómo valora los acontecimientos a la luz de los resultados electorales?

Bajo Claudia Sheinbaum, México enfrenta una serie de caídas. Con el mensaje de sacar a sus electores de la pobreza, continuará la transición de México hacia un modelo económico estatal. Es poco probable que se aborden las amenazas a la seguridad más apremiantes para millones de votantes fuera de la capital porque socavarían la política de «abrazos, no balas» del actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Si el partido de MORENA, Sheinbaum y Obrador está ocupado intimidando a la oposición «neoliberal» e ignora su propio papel en el aumento del número de funcionarios corruptos, la corrupción seguirá creciendo. Quizás lo más importante es que si Sheinbaum no muestra independencia, México volverá a caer en un modelo semiautoritario, donde las instituciones independientes están restringidas, los funcionarios electorales tienen menos independencia y los tribunales están llenos de sus compinches.

– ¿Ve una oportunidad para que el nuevo gobierno mexicano trabaje con el actual o futuro gobierno estadounidense para resolver la crisis migratoria estadounidense?

– Bajo Sheinbaum, México podría lograr avances mínimos como socio de Estados Unidos en materia de seguridad fronteriza, pero sólo si Donald Trump es elegido en noviembre y ejerce una presión real sobre la administración. Pero México tiene otras razones para mantener buenas relaciones. Su vecino del norte podría verse perjudicado por los aranceles, el racionamiento de la energía, etc. Estados Unidos podría fortalecer la seguridad fronteriza, no sólo patrullando la frontera norte para frenar los cruces fronterizos ilegales, sino también trasladando el área hacia el sur. Bajo Joe Biden, cruzar la frontera entre Estados Unidos y México al oeste de Texas se volvió más fácil y el número de cruces aumentó en consecuencia, y el número de inmigrantes que llegaban en caravanas a través de Centroamérica, pero que finalmente se quedaban en México, también aumentó significativamente. Esto se debe a que la generosidad social del presidente mexicano se extendió a la mayoría de ellos, permitiendo la entrada a México de cantidades sin precedentes de haitianos, venezolanos y colombianos. Si bien Sheinbaum no es optimista en cuanto a que estos incentivos vayan a cambiar, no hay una solución real al problema de la migración transfronteriza hasta que México también resuelva su propio problema interno.

READ  Asesinato en Moscú...

Imagen de portada: Elecciones celebradas recientemente en México (Crédito: AFP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio