El barco hundido escondía tesoros asombrosos

Un barco español que transportaba metales preciosos permaneció en el fondo del océano durante siglos.

Con la conquista de Centro y Sudamérica muchos metales preciosos cayeron en manos de los españoles procedentes de minas cultivadas con tecnología europea y mano de obra esclava. Los más grandes, escribe, estaban cerca de la Ciudad de México y Potosí, en la actual Bolivia. Múlt-kor.hu. Nuestra Señora de Atocha zarpó de Portobelo en julio de 1622 como parte de una flota de 28 barcos con destino a Europa, cargados de metales preciosos. El barco abarrotado navegaba detrás de la flota con otros cuatro veleros cuando una gran tormenta los azotó. Los barcos de delante lograron evitarlo, pero los cinco de atrás se llenaron y todos se hundieron.

Los españoles no quisieron aceptar la pérdida del barco, intentaron salvar el cargamento con campanas de buceo de cobre: ​​al principio, el mástil de Nuestra Señora de Atocha todavía era visible desde 16 metros de agua. A pesar de las muertes, no tuvieron éxito y cuando un huracán arrasó las zonas visibles del agua, no se encontraron restos.

Mel y Dio Fisher con algunos inventos.

Hasta el XX. Hasta la segunda mitad del siglo XX, utilizando tecnología moderna, Mel Fisher y su equipo encontraron en 1971 una señal prometedora: encontraron un ancla, luego alambres de plata y cadenas de oro. Se dice que los fragmentos encontrados forman parte del tesoro de Atocha esparcido en el fondo del mar. Lo pensaron bien, pero aún faltaban años para el éxito, y los restos del barco del tesoro hundido finalmente fueron descubiertos el 20 de julio de 1985.

READ  La lucha continúa en Rusia, puede comenzar otro ataque de Ucrania: nuestras noticias de guerra el martes

Entre los hallazgos se encontraban unas cuarenta toneladas de oro y plata y 114.000 monedas de plata españolas.

Además de metales preciosos sin procesar, también se descubrieron otros materiales. Una de las piezas más importantes es un cinturón de oro decorado con rubíes, copia de II. Se encontraron platos, copas y copas, conocidos por un cuadro que representa a Felipe, y fabricados en oro. Entre los objetos de uso cotidiano se encontraron equipos médicos, rosarios, crucifijos, anillos y grandes cántaros aptos para transportar aceite de oliva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio