¿Vuelve el diésel? | Sector automotriz

El diésel ha muerto, ¡viva el diésel! ¿Asombrosamente? A primera vista sí, pero conociendo los motivos no hay de qué sorprenderse.

La verdad es que en Europa, las ventas de automóviles diésel superaron las ventas de automóviles propulsados ​​por baterías en enero. La tasa de ventas de coches eléctricos en todo el mercado no superó el 11 por ciento, aunque las ventas medias en 2023 ya eran del 14,6 por ciento. Mientras tanto, los coches diésel alcanzaron una cuota de mercado del 13,4 por ciento en comparación con el año pasado, aunque esto significa una caída del 5 por ciento dentro del segmento.

Pero centrémonos en la comparación entre eléctricos y diésel. ¿Qué está pasando en el mercado? Los analistas atribuyen la disminución del número de coches eléctricos en el Viejo Continente al fin de los incentivos alemanes a los coches propulsados ​​por baterías. Después de que finalizaron los subsidios gubernamentales el 31 de diciembre, los consumidores alemanes ya no encuentran atractivo el cambio a la propulsión eléctrica. Este fenómeno se aplica a toda Europa y su impacto es más evidente en Italia.

El presidente de la Asociación Italiana del Automóvil (ANVIA), Roberto Favasori, confirmó: «En Europa, la cuota de mercado de los vehículos eléctricos puros (BEV) y de los motores diésel es de alrededor del 11 por ciento en enero. Pero en Italia los porcentajes difieren marcadamente. representan el 15,4 por ciento, mientras que los vehículos a batería se desaceleraron al 2,1 por ciento.

En el mercado de ocasión, la diferencia es mayor a favor del diésel, que representa la mayor parte de la facturación total, el 41 por ciento. Pero este fenómeno se puede explicar mejor porque quienes compran coches usados ​​esperan utilizarlos durante un período de tiempo más corto y deshacerse de ellos antes de que entre en vigor la prohibición europea.

READ  La transformación digital también ha transformado a los bancos y ha quedado claro a qué deberían prestar atención en el futuro.

La diferencia entre eléctrico y diésel también se refleja en la tendencia a utilizar incentivos estatales en Italia. Los 120 millones de euros asignados a los motores de combustión interna fueron utilizados casi inmediatamente y en su totalidad por los compradores de automóviles. Un total de 423 millones para vehículos eléctricos, vehículos eléctricos de batería y enchufables se mantuvieron sin cambios: sólo 10 millones de ellos estaban en uso.

La resistencia a abandonar el diésel no sólo se explica por los elevados precios de los coches eléctricos. Está bastante claro que el cambio ambiental “verde” es apoyado sobre todo por la clase media alta que vive en las grandes ciudades, mientras que la situación es bastante diferente en el campo.

Muchas de las protestas que han salido a las calles de Europa en la última década comenzaron en el mundo del diésel. Al gobierno francés le bastó con subir el precio del gasóleo agrícola para provocar las protestas de los chalecos amarillos en el corazón de París.

A esto también se deben en parte las recientes demostraciones europeas de tractores. En la realidad diaria, el uso de diésel está aumentando en zonas rurales, zonas alejadas de la capital y zonas de difícil cobertura por el sistema de transporte público. Zonas donde los vehículos diésel son utilizados incluso por quienes no son agricultores pero tienen que recorrer varios kilómetros cada día.

Para quienes viven en estas zonas, la transición obligatoria a un vehículo eléctrico parece una aberración inexplicable para los ricos. Es posible que BMW haya tenido este mercado en mente cuando anunció recientemente que mantendría su gama de motores de combustión interna hasta después de 2030.

READ  Técnicamente: no necesitas descargar nada, todo lo que tienes que hacer es abrir tu navegador y encontrarás Photoshop allí mismo.

De hecho, el futuro de los motores diésel actuales depende de importantes innovaciones. El biodiesel es el más conocido, aunque también hay acalorados debates al respecto. Alemania permite la producción de diésel a partir de fuentes sintéticas, es decir, combustibles electrónicos, mientras que Italia y Francia prefieren producir biodiésel a partir de fuentes naturales, especialmente aceite de palma. Este último sería prohibido por la Unión Europea en los años siguientes, porque se acusa a los productores de provocar una trágica deforestación a lo largo del río Amazonas y en Indonesia. Entonces la gran pregunta es si encontrarán otras fuentes naturales para producirlo.

Es casi seguro que si el eje político europeo se mueve hacia la derecha después de la votación del Parlamento Europeo en junio, esto empujaría a Bruselas a aceptar la teoría de la neutralidad tecnológica. La esencia de esto es que las emisiones de los vehículos se mantienen por debajo de un cierto límite, independientemente del motor que los impulse.

Muchos fabricantes ya se están preparando para ello. A principios de febrero, la empresa turinesa Domari, que heredó los laboratorios de investigación de General Motors y Bench, firmó un acuerdo tripartito con Renault y la china Geely para crear una empresa conjunta denominada Horse, que desarrollará una nueva generación de motores diésel que cumplan Requisitos Euro 7.

Puede que el diésel no esté muerto. O al menos ganarás fuerza temporalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio