Velvet – Check-out – El beso más antiguo registrado por la humanidad tiene 4.500 años

Según fuentes escritas, la gente ha estado practicando los besos hace 4.500 años, mucho antes de lo que la ciencia creía anteriormente. Como resultó de los registros, el contacto íntimo promovió la propagación del virus del herpes incluso entonces.

Según la investigación científica hasta el momento, la evidencia más temprana de besos proviene del sur de Asia hace 3500 años. Investigadores de la Universidad de Copenhague y la Universidad de Oxford afirman que esto se puede refutar en su último estudio: las fuentes escritas documentan que los pueblos del antiguo Medio Oriente ya practicaban los besos hace 4.500 años.

Los textos encontrados en tablillas cuneiformes de arcilla hechas en la antigua Mesopotamia -entre los ríos Tigris y Éufrates en los actuales Irak y Siria- contienen claros ejemplos de que besarse se consideraba parte de la intimidad romántica en la antigüedad, así como besarse era parte de las amistades y los individuos. Familia. También podría ser parte de su relación Citado por el Dr. Trolls Bank Arbol, experto en historia de la medicina en Mesopotamia Ciencias De un artículo publicado en una revista científica pestaña.

La bióloga investigadora Dra. Sophie Lund Rasmussen explicó que la investigación sobre los parientes vivos más cercanos de los humanos, como los bonobos y los chimpancés, ha demostrado que ambas especies se besan, lo que puede indicar que la práctica es un comportamiento humano básico. De ello se deduce, de hecho, que podríamos habernos besado mucho antes de los nuevos descubrimientos.

Esto explica por qué se encuentra en todas las culturas.

¿Herpes o Boccano?

Además de su importancia en el comportamiento social y sexual, la práctica de besar puede tener un papel no deseado en la propagación de la infección. Aunque es cuestionable señalar al beso en sí mismo como la causa raíz de la propagación de ciertos patógenos, no se puede negar que la práctica íntima ha acelerado el proceso.

El mejor ejemplo es la propagación desenfrenada del herpes simplex 1, que también se ha informado en registros antiguos. Dado que estos textos médicos estaban influenciados por muchos puntos de vista culturales y religiosos, no es posible decir con absoluta certeza que la enfermedad a la que entonces se hacía referencia como Bochano era de hecho herpes, y los síntomas eran inquietantemente similares.

Los autores anotaron que «la enfermedad de Buchano ocurría principalmente en o alrededor de la boca y la garganta, y los síntomas incluían ampollas en esta área, que es un signo frecuente de infección por herpes».

(Foto de portada: Descubriendo Mesopotamia. Foto: NorthPhoto)

READ  Índice - Tech-Science - Nace en Kenia una rara gemela africana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio