La inteligencia de EE. UU. Ha estado bajo constantes ataques energéticos desde 2016, más recientemente en Berlín, pero hubo un ataque igualmente aterrador en Viena durante el verano. Si bien el mundo solo busca al culpable, aún no se ha encontrado una cura real para el síndrome de La Habana.

READ  Es como la entrada al infierno

No hay continente en el mundo donde ninguno de los diplomáticos y oficiales de inteligencia que trabajan en las embajadas de Estados Unidos haya caído enfermo después de enterarse más tarde de que padecen el Síndrome de La Habana. Y a mediados de agosto se encontraron más casos, esta vez en Berlín: A Spiegel Según su información, dos personas indicaron que aunque su cabeza no estaba lesionada, estaba experimentando síntomas de conmoción cerebral.

Berlín no será el primer caso europeo que demuestre que los enfermos padecen el síndrome de La Habana: en junio, a los trabajadores de la Embajada de Estados Unidos en Viena se les diagnosticó la enfermedad, que se desconocía antes de 2016 y que desde entonces se llama síndrome de La Habana desde que se descubrió por primera vez. .

Pero, ¿qué es el síndrome de La Habana? Primero en 2016 y luego en 2017, los diplomáticos estadounidenses y los empleados de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) informaron haber escuchado un fuerte sonido “punzante” durante minutos durante su estadía en Cuba mientras sentían una presión extrema en sus rostros. Este dolor se prolongó durante minutos con una voz acompañada de náuseas y mareos. Los efectos a largo plazo fueron más allá de simples migrañas: muchas 130 personas que escucharon voces en La Habana informaron alteraciones visuales, mareos recurrentes o persistentes y hemorragias nasales. Además, varios manifestaron que no pudieron realizar su trabajo debido a la presencia en vivo de los síntomas. La mayoría de los que se refirieron a esto trabajaron en inteligencia con los rusos. El síndrome sugiere una conmoción cerebral clásica y posiblemente otro tipo de lesión en la cabeza, pero no se ha informado ninguna de estas lesiones.

Embajada de Estados Unidos en La Habana

©

Los investigadores y médicos que examinaron inicialmente a las personas sospecharon que en La Habana pudo haber ocurrido alguna forma de intoxicación, o que los síntomas fueron causados ​​por una droga que fue introducida de contrabando al mismo tiempo en los cuerpos de los infectados al mismo tiempo. Sin embargo, esta teoría pronto fue revocada, ya que no se detectaron drogas o derivados de drogas en ninguno de los cuerpos de los pacientes.

El escenario más probable, particularmente los efectos acústicos que acompañaron al primer malestar, fue que algún dispositivo mecánico podría haber causado la enfermedad. Sin embargo, la posición de la ciencia no es unánime sobre el tipo de dispositivo: algunos dicen que la máquina mencionada ejerce su influencia en el cuerpo humano utilizando energía ultrasónica, otros, según la energía de microondas.

Sin embargo, la pregunta también es exactamente de qué efecto estamos hablando y cómo lograr tales síntomas. los Medicinenet Según su análisis detallado, el síndrome de La Habana puede ser causado por la exposición a energía de radiofrecuencia a través de armas biológicas especializadas. Suena aterrador, y el efecto es aún más aterrador: incluso si realmente funciona de esta manera, el dispositivo funciona para crear pequeñas burbujas con una mezcla de sonido y energía en el líquido del oído humano. Estas burbujas luego viajan con el torrente sanguíneo al cerebro durante un período de tiempo más largo o más corto, donde causan una pequeña obstrucción de las vías respiratorias.

READ  Índice - Extranjero - Esta vez Austria veta las sanciones de la UE contra Bielorrusia

Desde este punto de vista, los síntomas ya son similares a los de una cesárea, también conocida como enfermedad por descompresión. La mayoría de las veces, los buzos sin experiencia pasan por esto, y su desagradable efecto secundario, en ausencia de tratamiento, puede ser la muerte. Más específicamente, la enfermedad es un tipo de embolia gaseosa en el cuerpo humano si pasamos de un espacio de mayor presión a un espacio de menor presión demasiado pronto. Continuando con el ejemplo del buceo, esto sucede cuando una persona llega a la superficie del agua muy rápidamente desde una profundidad peligrosa.

©

La explicación de este fenómeno no es muy complicada: a alta presión, la solubilidad de los gases inhalados aumenta en el plasma sanguíneo y los tejidos, por lo que contienen grandes cantidades de nitrógeno gaseoso, oxígeno gaseoso y dióxido de carbono, según la enfermedad por descompresión. Página de Wikipedia. Si uno entra repentinamente en un espacio de baja presión, la solubilidad de los gases disminuye en un instante, de modo que precipitan en forma de burbujas. La entrada de gas en los capilares provoca una falta de oxígeno en las células ubicadas principalmente en el cerebro, pero cualquier parte del cuerpo humano puede verse afectada a la velocidad del rayo. Y aquí volvemos al síndrome de La Habana.

En este punto del artículo, es importante señalar que, hasta donde sabemos, nadie ha muerto todavía por el síndrome de La Habana. Sin embargo, se puede concluir que las burbujas de aire, presumiblemente creadas artificialmente por un dispositivo externo, provocan daño celular en el cerebro.

Hay otra explicación para el malestar en los síndromes de La Habana: según este, los síntomas provienen de la penetración directa de ondas de radiofrecuencia en el cráneo, y de esta manera también es posible interrumpir la actividad eléctrica y química del cerebro y así destruir las vías nerviosas. Algunos investigadores dijeron que también puede haber causado efectos secundarios a largo plazo.

Si bien existe una cura para el parto por cesárea (o prevención principalmente en forma de bloqueos por presión), todavía no existe una cura para el síndrome de La Habana. En la mayoría de las personas tratadas con el síndrome, la resonancia magnética (IRM) mostró cambios en los haces que comprimen las fibras nerviosas en el cerebro y la médula espinal en comparación con las personas sanas. Esto parece apoyar la hipótesis de que el síndrome de La Habana es una enfermedad que puede provocar cambios hasta ahora completamente desconocidos en el cuerpo humano, principalmente en la estructura del cerebro.

Actualmente, la enfermedad no se puede curar con tratamientos convencionales, pero hay intentos de encontrar soluciones alternativas: probar la terapia respiratoria, la meditación y la acupuntura. Cada sesión de rehabilitación consta de ejercicios cognitivos que intentan mejorar la condición de los pacientes mediante movimientos complejos y repetitivos de las extremidades y ejercicios de equilibrio.

READ  EN CASA: Wind Bernadett finalmente obtuvo la respuesta a quién se considera víctima de Covid

Pero, ¿quién puede permanecer en segundo plano? La pregunta surge, especialmente a la luz del hecho de que los ataques afectaron a personas de todo el mundo que realizaban trabajos de inteligencia en las embajadas estadounidenses, generalmente contra objetivos rusos. Recientemente, apareció el equipo de investigadores de Bellingcat en su informe – Mostrando casos específicos – Escribió que las agencias gubernamentales rusas están trabajando en un programa de desarrollo secreto sobre tácticas de ataque remoto a personas que sufren olas tan maliciosas. Sin embargo, no se puede afirmar claramente que el gobierno ruso llevó a cabo ataques contra ciudadanos estadounidenses de esta manera; todavía no hay pruebas suficientes para ello.

El gobierno de Estados Unidos y el Senado también están indefensos: además de los supuestos agentes de la CIA y del Departamento de Estado que trabajan activamente para descubrir el síndrome de La Habana con el mayor detalle posible, es poco lo que pueden hacer. El 6 de junio, el Senado de los Estados Unidos aprobó por unanimidad una ley que brinda apoyo a todos los que han sido víctimas de algún tipo de ataque neurológico.

Se dice que los ataques de energía controlada son víctimas de cualquier inteligencia estadounidense. A nadie le sorprendió que Viena fuera también el escenario de un ataque de este tipo, ya que se dice que la capital austriaca es uno de los principales terrenos de la diplomacia entre bastidores y los servicios de inteligencia rivales. Sin mencionar que todavía hay negociaciones entre Estados Unidos e Irán para hacer que el programa nuclear del país árabe sea más pro-occidental.



El número de consejos editoriales independientes del poder está disminuyendo constantemente, y los que todavía existen están tratando de mantenerse a flote bajo los crecientes vientos en contra. En HVG, perseveramos y nunca cedemos a la presión, trayendo noticias locales e internacionales todos los días.

¡Por eso les pedimos a ustedes, nuestros lectores, que nos apoyen! ¡Prometemos continuar brindándole lo mejor que podamos!