Peter Búfalo

Si todo va según lo planeado, sólo en enero podrían realizarse tres misiones lunares, algo que nunca antes había sucedido. Estados Unidos, China y Japón también aspiran a ver el cuerpo celeste compañero de la Tierra, mientras que la Agencia Espacial Europea ya ha puesto sus ojos en Júpiter. Hemos recopilado los eventos importantes que se esperan en la investigación espacial en 2024.

El 20 de julio de 1969, dos miembros del programa estadounidense Apolo, Neil Armstrong y Edwin «Buzz» Aldrin, fueron los primeros en caminar sobre la luna. Medio siglo después, se reanudó la carrera por conquistar la Luna, pero esta vez los riesgos eran mayores. En nuestra serie de artículos, repasamos los 50 años de historia de la exploración lunar y describimos posibles escenarios para la colonización del cuerpo celeste.

En las décadas transcurridas desde el final del programa Apolo en 1972, no ha sucedido nada tan emocionante en los viajes espaciales como en los últimos años. Esto se debe principalmente a que el sector privado también ha surgido en la industria espacial, por lo que ya no podemos esperar resultados excepto de organizaciones supervisadas por el Estado como la NASA o la Agencia Espacial Europea.

Todo empezó hace casi exactamente ocho años, cuando en diciembre de 2015 un cohete SpaceX se convirtió en el primero del mundo en regresar a la Tierra desde el espacio tras su lanzamiento. Luego vinieron cada vez más éxitos científicos y tecnológicos: el vehículo de lanzamiento reutilizado de SpaceX también aterrizó con seguridad, luego vino el aterrizaje de la NASA con el rover Perseverance Mars, que llevó el dron hasta allí, y los éxitos de Ingenuity, sin mencionar la nave espacial Orion en órbita. la luna, hablemos, y por supuesto está China, cuyas unidades pudieron aterrizar en Marte y la Luna, así como la India, que pisó brevemente este último cuerpo celeste.

Los acontecimientos se han acelerado realmente en los últimos dos o tres años. Sin embargo, lo mejor está por llegar.

La luna está enfocada

Las misiones del próximo año probablemente tendrán como objetivo la Luna. La primera misión se lanzará inmediatamente el 12 de enero: la misión estadounidense Intuitive Machnies IM-1 llevará un módulo de aterrizaje al cráter Malapert A, cerca del lado sur del cuerpo celeste. Muchos instrumentos de la NASA se colocarán a bordo de la nave espacial. Según los planes, Nova-C funcionará durante un día lunar, es decir, 14 días, y no se espera que sobreviva a las duras condiciones siguientes, que también irán acompañadas de una noche de catorce días. Debería poder proporcionar una cantidad suficiente de datos de la Luna en dos semanas terrestres.

La compañía está planeando dos misiones más a la Luna en 2024: IM-2, cuyo lanzamiento también está previsto para principios de 2024, llevará otra versión de Nova-C cerca del cráter Shackleton, y puede ser la misión en la que Nokia pruebe cómo funciona la conectividad 4G. obras. en el espacio.

IM-3 podría lanzarse a mediados de 2024, junto con los instrumentos de la NASA con la nave espacial Lunar Vertex.

Otra empresa privada podría llegar a la luna en enero. La Misión Astrobótica Peregrina 1 (TO2-AB) está programada para lanzarse el 8 de enero y aterrizar en el cuerpo celeste 32 días después. El módulo de aterrizaje fue seleccionado para el vuelo como parte del programa CLPS de la NASA y llevará consigo muchos de los instrumentos científicos de la organización.

READ  También hay promesas de actualizaciones para dispositivos Wear OS 3

Japón, China y Estados Unidos también harán historia

El hecho de que en enero se realice un tercer intento de aterrizaje muestra claramente la importancia que tiene este cuerpo celeste para los científicos. Esto lo realizarán ingenieros de la agencia espacial japonesa JAXA. SLIM (Smart Lander for Investigating Moon) podría intentar un aterrizaje el 19 de enero y, si todo va bien, convertirá a Japón en el quinto país en llegar a la Luna.

Pero Japón no será el único país del Lejano Oriente que viajará al compañero de la Tierra en 2024. La próxima misión lunar de China, Chang'o-6, podría lanzarse en mayo y también realizar una misión histórica. Con la misión, los chinos apuntan al cráter Apolo situado en la Antártida, del que se tomarán muestras según lo previsto. Esta misión también será extremadamente importante, tanto para China como para el mundo científico, porque será la primera vez que la humanidad recolecte muestras de la cara oculta de la Luna.

Si hablamos de misiones de importancia histórica, no podemos dejar sin decir una palabra la misión Artemis-II de la NASA. Según los planes, esto podría comenzar en noviembre y habrá cuatro astronautas a bordo de la nave espacial Orion: Reed Wiseman, Victor Glover y Christina Koch, que representan a la NASA, y Jeremy Hansen, de la Agencia Espacial Canadiense. Esperemos que el inicio no se retrase, como casi ocurrió cuando se anunció el viaje.

Es importante que esta vez ningún ser humano ponga un pie en la luna, ya que el aparato no aterrizará en la superficie del cuerpo celeste. De todos modos, esta será la misión más importante desde las misiones Apolo, que conducirán a otro aterrizaje en la luna, la misión Artemis 3.

Y luego viene la India

Tampoco debemos olvidar a la India, especialmente después de que el país hizo historia en 2023 al aterrizar con éxito su módulo en la luna. Esta vez, la Organización de Investigación Espacial de la India (ISRO) se centrará en la misión Gajanyaan, cuyo objetivo es enviar humanos al espacio. Durante la primera prueba, la nave espacial puede elevarse a una altura de unos 15 kilómetros, después de lo cual habrá una segunda prueba, en la que la nave espacial alcanzará una mayor altitud con un robot llamado Vomitra. Finalmente, a finales de 2024 o principios de 2025, podría tener lugar el primer vuelo tripulado de la India.

La nave espacial puede volver a volar

El programa del Transbordador Espacial de Estados Unidos ha estado activo durante unos treinta años, es decir, durante tres décadas Estados Unidos ha enviado naves espaciales al espacio exterior. Estados Unidos no podía estar completamente satisfecho con el proyecto, porque durante sus 30 años de servicio, dos aviones espaciales fueron destruidos: el Challenger en 1986 y el Columbia en 2003. En los dos desastres murieron 14 personas: 13 estadounidenses y un astronauta israelí.




El programa se suspendió en 2011 después de que el vuelo de regreso del Atlantis aterrizara el 21 de julio. Sin embargo, en 2024, Estados Unidos volverá a tener un transbordador espacial.

Sierra Space, con sede en Colorado, lleva años desarrollando la nave espacial Dream Chaser, que finalmente podría despegar en 2024. Según los planes, sería lanzada por un cohete y luego aterrizaría por sus propios medios en su propio tren de aterrizaje, como si fuera un cohete. avión.

Según los planes, la nave transportará suministros a la Estación Espacial Internacional.

También se dirigirá a la Estación Espacial Internacional (ISS) a bordo de un avión Boeing CST-Starline. La cápsula podría lanzarse en abril, y aunque será sólo una prueba, ya estará tripulada: con los astronautas Butch Wilmore y Sonny Williams. El objetivo del vuelo es que la compañía demuestre de lo que es capaz el Starliner. Se espera que la nave espacial permanezca conectada a la Estación Espacial Internacional durante ocho días.

READ  Apple podría lanzar iPhones en diez años

Un hito para Europa

No sólo la NASA, sino también la Agencia Espacial Europea (ESA) pueden mirar con entusiasmo el año 2024. Además de que las dos organizaciones colaboran en numerosos proyectos, la Agencia Espacial Europea puede lanzar su cohete Ariane 6 por primera vez entre el 5 de junio y el 31 de julio.

Hasta ahora no ha habido problemas con el dispositivo en las pruebas, pero los ingenieros aún tienen que revisar muchas cosas antes del lanzamiento real. Si todo va según lo planeado, la unidad de próxima generación reemplazará al Ariane 5.

aclaración.

Hasta el infinito y más

Aunque la mayoría de las misiones en 2024 tendrán como objetivo la Luna, habrá muy pocas que se dirigirán al espacio profundo.

En el marco del programa de pequeñas e innovadoras misiones de exploración planetaria de la NASA, los científicos examinarán, por ejemplo, la magnetosfera de Marte. Mientras tanto, está previsto que la sonda Juice de la Agencia Espacial Europea utilice la fuerza de gravedad de la Tierra y la Luna por primera vez en agosto de 2024 para acelerar y, finalmente, alcanzar las lunas heladas de Júpiter. El dispositivo también se tomó recientemente una selfie con nuestro planeta.

También está previsto un nuevo sobrevuelo de BepiColombo a Mercurio para el próximo año. La sonda europeo-japonesa alcanzó por última vez una distancia de 236 kilómetros del planeta más interior del sistema solar y tomó hermosas fotografías del mismo. Durante el vuelo, el dispositivo recopilará datos valiosos sobre el cuerpo celeste para comprender mejor su funcionamiento y las condiciones de la superficie.

También cabe destacar la misión Europa Clipper de la NASA, prevista para octubre. Su objetivo es Europa, la luna helada de Júpiter, donde buscará signos de vida. Según la hipótesis, puede existir alguna forma de vida en el océano helado bajo la superficie de la Tierra. El dispositivo podrá entrar en órbita alrededor del gigante gaseoso en 2030. Quienes tengan prisa todavía pueden obtener una “tarjeta de embarque” para el dispositivo, y 2.195 húngaros ya lo han hecho.

Si quieres saber de cosas similares en otros momentos dale me gusta Página de Facebook del Departamento Técnico de HVG.