Tele Orihuela

Bienvenidos a Spain News Today. Noticias en español redactadas en España para la actualidad diaria en españa.

¿Podría el dopaje genético ser la nueva panacea en el deporte?

Los atletas han estado utilizando varios agentes para aumentar su rendimiento desde los antiguos imperios griego y egipcio. La percepción de estos intentos y la naturaleza de los intentos difiere de una época a otra, por lo que no es de extrañar que las posibilidades modernas de la medicina y la biotecnología también influyan en este campo.

Los potenciadores del rendimiento y los agentes de dopaje ilegales y peligrosos han estado prohibidos durante mucho tiempo, pero desde 2003 la Agencia Mundial Antidopaje ha prohibido explícitamente el uso de la modificación genética con fines de dopaje. Sin embargo, hay cada vez más posibilidades técnicas y posiblemente demanda. No ha habido tales “repercusiones” hasta ahora, pero solo recientemente esas oportunidades están realmente disponibles, y el desarrollo de las pruebas va a la zaga de las opciones de intervención.

La historia de la terapia génica para tratar enfermedades raras de origen hereditario se remonta a más de tres décadas y ahora está dando sus frutos. La Agencia de Drogas de los Estados Unidos, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), espera aprobar hasta 10 de estos tratamientos anualmente a mediados de 2020 como resultado de miles de ensayos clínicos, pero ya existen terapias genéticas exitosas. Este método puede ser adecuado no solo para el tratamiento, sino también potencialmente para mejorar el rendimiento.

La cadena de posibilidades solo se verá potenciada por el nuevo método de edición genética CRISPR-Cas9, que será galardonado con el Premio Nobel en 2020, y que permitirá una intervención más precisa y sencilla. Pero el ARN conocido sobre las vacunas Covid-19 también ofrece más opciones, lo que hace que tales intervenciones sean menos riesgosas y más controlables. Las llamadas modificaciones epigenéticas que afectan la regulación genética representan otro nivel de posibilidad que era casi inimaginable no hace mucho tiempo. Actualmente es imposible decir si esta es solo una opción futura o incluso si debe tomarse en serio.

Varios genes pueden considerarse objetivos potenciales para la aplicación del dopaje genético. Un ejemplo es el gen EPO, que tiene un efecto estimulante sobre los glóbulos rojos y, por lo tanto, mejora su capacidad para transportar oxígeno. La ingestión del producto del propio gen, la proteína, era anteriormente un método de dopaje muy común, y el ciclista de Lance Armstrong también ha fallado, pero en principio también es posible lograr este efecto a través del gen EPO.

READ  El riesgo de demencia por pérdida de dientes aumenta en los ancianos

Este gen está relacionado con el caso en el que el entrenador de atletismo alemán Thomas Athstein quiso comprar riboxígeno, una terapia génica desarrollada para pacientes anémicos a principios de la década de 2000, a través del gen EPO. La compra no se materializó, el entrenador fue prohibido, y posteriormente tampoco se demostró que la terapia génica con riboxígeno fuera efectiva. Sin embargo, la posibilidad de afectar la capacidad de la sangre para transportar oxígeno puede contemplarse mediante una serie de terapias genéticas adicionales.

El profesor Lee Sweeney, investigador de la Universidad de Pensilvania, se destacó en el interés por el dopaje genético cuando publicó que la masa muscular en ratones podría aumentarse hasta en un 40% utilizando la terapia génica IGF-1. El IGF-1 es un factor promotor del crecimiento, y muchos se han referido a los ratones resultantes como “ratones de Schwarzenegger”.

El profesor Sweeney dijo que entonces había consultas muy frecuentes, a veces de atletas conocidos, que habían solicitado un ratón experimental. Este interés solo se desvaneció cuando el profesor Sweeney se convirtió en consultor de la Agencia Mundial Antidopaje.

Aunque no es una atleta, Elizabeth Parrish, presidenta de una empresa que desarrolla tratamientos anti-envejecimiento llamada BioViva, probó su propio producto, una terapia genética experimental que previene el daño muscular y la pérdida de masa muscular. Es posible que no estemos seguros del accidente y ni siquiera sepamos el resultado, pero si es cierto, esta podría ser la primera terapia génica que se produzca en una persona sana y podría usarse como estimulantes.

No se sabe mucho con certeza, hay pocos datos de investigación formales disponibles, ya que es un área gris para la ciencia. Pero otros objetivos de dopaje genético para este tipo de uso también pueden ser genes que afectan el metabolismo, el crecimiento de los vasos sanguíneos o incluso el dolor, lo que ofrece una serie de nuevas posibilidades. Es difícil estimar la cantidad de genes potenciales, pero parece tan Este tipo de esteroide puede ser más difícil de detectar que los tipos tradicionales de esteroides.

READ  Pulpos en el intestino: así es como indican el cáncer de colon

Una de las principales dificultades de la prueba es que en el caso del dopaje genético, la proteína que produce el efecto es producida por el propio organismo, por lo que la proteína producida en el positivo es difícil de aislar. Los medios utilizados para administrar el gen, como el virus en el caso clásico, pueden ser detectables, pero dicha detección depende del tiempo, no es confiable y puede haber métodos de administración cuando no se pueden usar.

Por ejemplo, puede ser difícil para un gen que se inserta solo en el músculo y no ingresa a la sangre, ni se excreta en la orina, donde tradicionalmente se realiza la prueba de dopaje. No puede haber una expectativa realista de que los atletas se sometan a una biopsia muscular, lo que también implica una lesión muscular.

A pesar de todas las dificultades de las pruebas, la Agencia Mundial Antidopaje está tratando de detectar el dopaje genético en los Juegos Olímpicos de Tokio. Las muestras se almacenarán durante muchos años después de los Juegos Olímpicos, por lo que este tipo de pruebas será posible incluso entonces a medida que se desarrollen las tecnologías de detección.

Por supuesto, los esteroides genéticos tienen sus riesgos, al igual que los esteroides convencionales. Si se incorpora un gen insertado en el material genético, los efectos son irreversibles, pero una fuente adicional de riesgo son los antecedentes incontrolados o las reacciones alérgicas durante la ingesta. El desarrollo de terapias genéticas convencionales se ha visto más obstaculizado durante décadas por el riesgo de malignidad.

READ  Index - Tech-Science - La fascinante raza de mariquitas que puede salvar a las personas alérgicas se está probando en Hungría

Sin embargo, también es una oportunidad para desarrollar algún día una terapia génica para personas sanas que sea inofensiva e incluso claramente beneficiosa para aumentar el rendimiento. Esta posibilidad se sumaría a una larga lista de preocupaciones éticas que ya existen. Además de un estricto rechazo a la posibilidad del dopaje genético, ya hay voces que considerarían permisible este tipo de procedimiento en tales casos, entre ellas el ya mencionado profesor Sweeney. Sin embargo, en este caso, las capacidades financieras y técnicas de los países más pobres y ricos pueden tener un mayor impacto en el resultado de los eventos deportivos.

En general, todavía hay mucha incertidumbre en este momento sobre el uso de la genética en esta dirección, pero lo que sí sabemos con certeza es que en el futuro será bastante desafiante técnica, ética y matemáticamente. . En un contexto más amplio, el dopaje genético encaja con una serie de problemas y oportunidades para evolucionar en el sentido médico, ya que es una realidad que trasciende el deporte actual. Es necesario un mayor debate social y profesional en este ámbito, teniendo en cuenta la seguridad deportiva y la protección de la salud, ya que la ciencia debe servir ante todo a las personas y a la sociedad.

Este artículo refleja las opiniones del autor y no necesariamente refleja las opiniones del consejo editorial de la cartera.

Si desea comentar sobre este tema, envíe sus comentarios a [email protected] La sección de vista de cartera, por otro lado. Escribimos sobre la columna aquí, y se pueden leer los artículos publicados aquí.

Fuente de la imagen de portada: Getty Images