Tele Orihuela

Bienvenidos a Spain News Today. Noticias en español redactadas en España para la actualidad diaria en españa.

¿Podemos aprender a hablar el idioma de las ballenas?

El gran cachalote es uno de los animales más ruidosos del planeta, y produce crujidos, golpes y chirridos para comunicarse con otras ballenas a unos cientos de millas de distancia. Los investigadores dicen que la sinfonía de estos sonidos con patrones extraños puede ser lo suficientemente sofisticada como para ser un lenguaje en toda regla. Pero, ¿podemos entender lo que dicen estos cetáceos?

Decodifican las comunicaciones de los animales.

La respuesta a esta pregunta es sí, pero primero, los investigadores deberán recopilar y analizar un arsenal de contactos sin precedentes de grandes cachalotes.

Los grandes cachalotes (Physeter macrocephalus) con un tamaño de cerebro seis veces mayor que el nuestro llevan una vida social compleja,

Que pasan la mayor parte de su tiempo socializando e intercambiando diferentes sonidos. Estos mensajes pueden ser breves, por ejemplo, 10 segundos, pero pueden durar hasta media hora.

El gran cachalote puede sumergirse a una profundidad de más de 2000 metros con una sola respiración.Fuente: Brandon Cole, NORBERTWU.COM

La complejidad y duración de los sonidos de las ballenas indican que, en principio, son capaces de presentar una gramática más compleja que otros animales no humanos. Los investigadores anotaron arXiv.org En un estudio publicado en el servidor.

La publicación se llama CETI (iniciativa de traducción de cetáceos Describe un plan sobre cómo decodificar la comunicación animal como parte de un proyecto interdisciplinario conocido como. Las extrañas “secuencias de clics” se intentan primero decodificando grabaciones de audio de animales y luego utilizando el aprendizaje automático. Los científicos del CETI decidieron estudiar las grandes ballenas ámbar porque sus películas contienen una estructura de código casi Morse que puede ser fácilmente analizada por inteligencia artificial (IA).

Es muy dificil estudiar

Lo poco que la ciencia sabe sobre los grandes cachalotes de hoy se aprendió recientemente. Según una nueva investigación publicada por CETI, no fue hasta la década de 1950 que un científico investigador notó que los animales emitían sonidos.

El gran cachalote también es originario de la región mediterránea.Fuente: Todos los derechos reservados / Vilmos Vincze

Ahora, sin embargo, este clic parece tener un doble propósito Escribe la Institución de Oceanografía Woods Holls. – las grandes ballenas ámbar pueden sumergirse a una profundidad de hasta 1200 metros, que es tres veces más profunda que los submarinos de investigación; Dado que hay una oscuridad absoluta a esta profundidad, estos sonidos están diseñados para que los clics se puedan utilizar para la ecolocalización.

El mismo mecanismo de clic se utiliza en la comunicación social, aunque suena ligeramente diferente.

Gran ballena ambarina con ruedaFuente: Wikimedia Commons / Wikimedia Commons / Gabriel Parathio

Todo esto es muy desafiante ya que los grandes cachalotes son muy difíciles de estudiar. dijo David Gruber, biólogo marino, director de proyectos del CETI en Ciencia viva Portal científico en línea. “Pero ahora realmente tenemos las herramientas para ver todo eso de una manera que no habíamos podido hacer hasta ahora.

Agregó que estos dispositivos incluyen inteligencia artificial, robots y drones.

Pueden seguir a las ballenas sin ser notados.

El proyecto CETI ha compilado actualmente una base de datos de aproximadamente 100,000 clics de cachalotes, que los biólogos marinos han recopilado diligentemente durante muchos años, pero los algoritmos de aprendizaje automático podrían requerir casi $ 4 mil millones.

Para abordar esta deficiencia, CETI ha establecido una serie de canales automatizados para recopilar grabaciones de ballenas.

El cachalote muerto llegó a la orilla. La longitud corporal promedio del gran cachalote que vive hoy es de 15 metros (ilustración)Fuente: AFP / Marty Melville

Estos incluyen micrófonos submarinos colocados en aguas visitadas por grandes ballenas ámbar, micrófonos utilizados por drones una vez que notan un grupo de animales congregándose en la superficie, y también hay peces robóticos. Pueden rastrear y escuchar a las ballenas sin ser notadas.

Sin embargo, los expertos dicen que analizar el audio es más difícil que analizar el texto. Por ejemplo, puede resultar difícil comenzar y terminar una palabra.
Los límites entre las palabras habladas son más claros y menos regulares, por lo que es posible que se necesiten más datos para los patrones. Sharma señaló. Otra dificultad es que los mundos en los que viven estas ballenas son muy diferentes, por lo que su comportamiento puede ser completamente diferente.

READ  ¿Cómo puede la comida cotidiana ser microalgas en nuestro plato?