Ministro de Asuntos Exteriores: No existen fronteras nacionales para la cultura y la ciencia

No existen fronteras nacionales para la cultura y la ciencia, y todos los húngaros deben compartir por igual el conocimiento y el patrimonio espiritual y material de nuestros antepasados, dondequiera que vivan en la patria de los Cárpatos o en el resto del mundo, dijo el miércoles la ministra de Estado de Cultura, Magdolna Zavojian. En Sepsiszentgyörgy, Sikelevöld.

El Ministro de Estado participó en la inauguración de una exposición titulada “Patria captada en imágenes: fotografías de Ernie Weinstock del norte de Transilvania entre 1940 y 1944” en el Museo Nacional de Szekely. La exposición se centra en fotografías tomadas durante el período del llamado “Pequeño Mundo Húngaro”, cuando el norte de Transilvania fue anexado, a partir de las cuales el fotógrafo realizó y vendió postales de la ciudad.

En su discurso de apertura, Magdolna Zavogian dijo que la exposición es “una misión científica profesional y una celebración de la cooperación cultural estratégica responsable y exitosa”. Destacó que la oportunidad de conocer el patrimonio nacional es un derecho inherente a todo ciudadano, y su implementación es “la noble misión de las instituciones dedicadas a preservar y aumentar nuestros bienes comunes”.

Dijo: Mirar y recordar el pasado es posible a través de una serie de medios, en los que la fotografía tiene un lugar especial, debido a su fuerte influencia en la mente y las emociones.

Señaló: El distinguido historiador del siglo XX surge de la vida de Erno Weinstock, como vivió el “Rey de las Postales” durante todo el siglo, y las tormentas de la historia despertaron en él fuerza y ​​determinación.

READ  Índice - Ciencia y tecnología - Los usuarios de Android pueden estar contentos porque Google les ofrece una función tan esperada

«Para mí, esta obra excepcionalmente rica nos dice que podemos experimentar incluso las circunstancias más difíciles como oportunidades, y si no podemos ser creadores de una era, podemos ser cronistas de ella.dijo Magdolna Zavogian.

Destacó el conocimiento profesional del fotógrafo y su incansable esfuerzo, con el que confió en la patria de los Cárpatos, sus “momentos trágicos y felices”. «El hilo conductor de su vida y obra es el amor a la patria ante todo. Y en todas sus imágenes, desde lo más profundo del corazón y del alma, brilla una sincera admiración por su patria, su nación, su sociedad y su querida patria, la patria de los Cárpatos.» señaló.

Destacó que el invaluable legado de Weinstock se encuentra en el Museo Etnográfico al Aire Libre y en el Museo Nacional Szekely, porque está «de hecho en el corazón y el alma de la nación».

Mihaly Varga, director del Museo Nacional de Szekely, recordó que desde hace más de una década existe una cooperación con el Museo Etnográfico de Zapadtir, que también apoya y promueve el desarrollo profesional de los expertos de Szekely.

«Recibimos una exposición que, cuando me la recomendaron, me dio escalofríos, porque estas fotografías muestran Transilvania hace ochenta años.cara gdijo sobre la exposición. Y añadió: Las imágenes no sólo muestran la alegría de la gente del norte de Transilvania que experimentó el «pequeño mundo húngaro», sino también la tragedia de la separación de la gente del sur de Transilvania y de Transilvania.

Miklós Tcheri, director general del Museo Etnográfico al Aire Libre, dijo que algunas de las grandes instituciones nacionales en la patria ven como una misión especial y dedicada representar la unidad cultural nacional, y parte de esto es saber qué está presente en cada otro. grupos. «Por eso queríamos traer este pequeño material, para que puedan ver lo que tenemos y para qué lo pueden utilizar los habitantes de Transilvania y Szentjorje», dijo.

El presidente del consejo provincial de Tamas, Sandor Kovacna, afirmó que el «pequeño mundo húngaro» también dio mucho a la gente que vivía en aquella época, y que la fuerza espiritual que «daron los cuatro fugaces años» sigue siendo muy fuerte hoy en día en Transilvania.

Erne Weinstock (1893-1985), nacido en Nagyvárad y que alcanzó el éxito profesional en Budapest, fue uno de los editores de postales más importantes de Hungría en el período de entreguerras. Los más de 10.000 negativos de vidrio que dejó son una memoria visual del patrimonio construido de cientos de asentamientos en la cuenca de los Cárpatos.

En la exposición preparada por los comisarios Zsolt Saari y Tamás Szegedy Kloska, además de sus fotografías y postales originales, también se exhibirán sus objetos personales y recuerdos de Transilvania de esa época. La exposición podrá visitarse hasta el 30 de agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio