Tele Orihuela

Bienvenidos a Spain News Today. Noticias en español redactadas en España para la actualidad diaria en españa.

Los nuevos modelos comerciales pueden acelerar la expansión de los cargadores electrónicos

Europa es ahora el mercado más grande de coches eléctricos, pero su uso generalizado también requerirá una amplia infraestructura de estaciones de carga públicas. El diseño de estos se puede hacer más atractivo a través de soluciones innovadoras que implantan una carga inteligente y ultrarrápida en nuevos modelos comerciales.

La mayoría de los coches electrónicos funcionan en Europa.

Diez millones de coches eléctricos llegaron a las carreteras del mundo a finales del año pasado. La cantidad de vehículos eléctricos recién registrados creció un 41 por ciento en 2020, a pesar de una caída del 16 por ciento en las ventas de vehículos en todo el mundo durante la crisis pandémica.

Foto: György Kallus / VG

Según un informe de la Agencia Internacional de Energía (Global EV Outlook 2021), el año pasado se vendieron alrededor de 3 millones de vehículos eléctricos, lo que representa el 4,6 por ciento de las ventas, y Europa se convirtió por primera vez en el mercado de vehículos eléctricos más grande por delante de China.

Como resultado de la ayuda estatal, las ventas de estos vehículos en la Unión Europea casi se duplicaron el año pasado, lo que representa el 43 por ciento del mercado mundial. No solo ha aumentado bien la matriculación de turismos, sino también de autobuses y camiones eléctricos, llegando a 600.000 y 31.000 en todo el mundo, respectivamente.

El mercado de vehículos eléctricos está impulsado principalmente por tres factores, a saber, marcos regulatorios favorables, subsidios gubernamentales para fomentar la compra y una gama cada vez mayor de modelos que dependen de baterías cada vez más asequibles.

La Comisión Europea prohibirá la comercialización de automóviles de gasolina y diésel a partir de 2035 con el objetivo de reducir las emisiones de dióxido de carbono. El plan es parte del paquete Fit for 55 para el European Green Deal, que la comisión presentó en julio.

Se prevé que, al implementar el programa, el sindicato reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55 por ciento para 2030 y alcanzará la neutralidad climática para 2050.

Dado que el 12% de las emisiones de dióxido de carbono en la Unión Europea provienen de los automóviles, podría decirse que la electrificación de estos automóviles puede acercarnos a cumplir los objetivos climáticos. Sin embargo, la propuesta tendría que ser adoptada incluso por los estados miembros y el Parlamento Europeo, un proceso que podría llevar dos años y enfrentar la resistencia de países con industrias automotrices avanzadas. La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) ya ha indicado que prohibir algunas tecnologías no conducirá a una transición sin problemas, pero algunos fabricantes de automóviles ya han anunciado que eliminarán los modelos de motores de combustión interna de sus ofertas en un futuro próximo. Volvo y Ford, por ejemplo, serán todos eléctricos a partir de 2030 y Volkswagen a partir de 2035.

READ  Ya no es solo la Fed la que está en problemas, ahora el BCE tiene que decir algo

En la actualidad, se puede encontrar al menos un automóvil eléctrico en las flotas de los principales fabricantes de automóviles, y los clientes eligen entre más de 500 modelos, todos a precios cada vez más asequibles. Las baterías de iones de litio hoy cuestan alrededor de $ 140 por kilovatio-hora, pero según BloombergNEF (Pronóstico de vehículos eléctricos 2021), los fabricantes podrían alcanzar el límite soñado de $ 100 por kilovatio-hora en unos pocos años. Para 2027, los autos eléctricos podrían ser más baratos que los que funcionan con motores de combustión interna.

ansiedad de término

Sin embargo, el uso generalizado de vehículos eléctricos también requerirá una amplia infraestructura de estaciones de carga públicas. Según el proyecto de ley de la Comisión Europea, para 2025, los estados miembros de la UE deben establecer puntos de movilización pública cada 60 kilómetros a lo largo de las carreteras principales. Se prevé que a mediados de la década, cuando el número de vehículos climáticamente neutrales o de bajas emisiones aumente a 13 millones, ya habrá 1 millón de puntos de recarga públicos en Europa. Según las previsiones a largo plazo, esta cifra se elevará a 3,5 millones a finales de la década y llegará a 16,3 millones en 2050.

Sin embargo, según un informe reciente del Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) sobre la infraestructura de transporte de mercancías, los estados miembros carecen de las herramientas para coordinar sus esfuerzos a nivel de la UE, por lo que queda por ver una hoja de ruta estratégica integral para la movilidad eléctrica. En Hungría, donde cada veinte automóviles nuevos vendidos el año pasado eran eléctricos, la cantidad de cargadores eléctricos públicos aumentó casi un 60 por ciento en un año, según un informe de la Autoridad Reguladora de Energía y Servicios Públicos de Hungría (MEKH).

Al final del primer trimestre de 2021, la agencia tenía conocimiento de 1.471 rellenos generales, frente a los 930 del mismo período del año pasado y los 1.395 al final del último trimestre.

Sin embargo, hay mucho margen de mejora en este ámbito, porque el número de estaciones de servicio locales, ya sea proyectado para la población, para el parque de vehículos o en las autopistas, es inferior a la media de la UE.

READ  Coche: el fabricante del "coche más rápido" admitió que no era tan rápido como afirmaba.

Pero no se trata solo de la cantidad de puntos de carga, la velocidad de carga se vuelve igualmente importante. Aunque la mayoría de los autos eléctricos no se cargan en la carretera hoy en día, este hábito del consumidor cambiará porque a medida que avanza la tecnología, los conductores viajarán distancias cada vez más largas con sus autos electrónicos. La infraestructura debe adaptarse a esta necesidad, pero según un informe de la ECA en septiembre pasado, solo el 14 por ciento de las 250.000 estaciones de carga disponibles públicamente en 27 estados miembros de la UE y el Reino Unido fueron calificadas como rápidas con más de 22 kW. Será necesario aumentar exponencialmente su número. Las preocupaciones sobre toda la gama de vehículos eléctricos solo se aliviarán con una infraestructura que proporcione una carga rápida, como es el caso hoy en día con el reabastecimiento de combustible, y por lo tanto su implementación es inevitable para mejorar aún más la movilidad eléctrica. La Comisión Europea estima que de aquí a 2040 deberán gastarse entre 80 000 y 120 000 millones de euros en la instalación de estaciones de servicio públicas y privadas en la UE.

Los nuevos modelos comerciales pueden acelerar la expansión de los cargadores electrónicos

El proceso de carga lenta que los propietarios de automóviles eléctricos todavía realizan en sus hogares hoy en día toma de 6 a 12 horas a 3 kW de potencia. La carga rápida, que aparece en primer plano en la infraestructura de carga general, tarda de una a tres horas en las estaciones con una capacidad de 2 a 22 kilovatios.

Sin embargo, la cantidad de vehículos eléctricos en las carreteras aumenta constantemente, por lo que en un futuro cercano será necesaria una infraestructura de alto rendimiento que permita a los conductores cargar sus autos a una velocidad vertiginosa, hasta el 80 por ciento en 15-20 minutos. utilizando la tecnología actual.

Con tecnologías en desarrollo y nuevos tipos de baterías, este tiempo se puede acortar de uno a seis minutos. Pero está más allá de eso.

READ  Los subsidios para vehículos electrónicos se han relanzado en Hungría, y esto es lo que cuesta la electricidad de Dacia

Es cierto que con la tecnología actual, existe una carga enorme y dinámicamente cambiante para la carga masiva y ultrarrápida de vehículos eléctricos, por lo que las estaciones deben integrarse en la red eléctrica y los planes de desarrollo urbano con la participación de todas las partes interesadas, y en el borde de la red donde se consume energía.

Se instalarán intersecciones de carga electrónica para proporcionar carga lenta en los estacionamientos P + R en las afueras, donde los conductores dejan sus autos por el día, mientras que en el centro de la ciudad, como en los estacionamientos para compras, brindan velocidad o super. – Servicio rápido para estacionamiento de corta duración para carga de autos. El nuevo modelo de cargador electrónico de Siemens, introducido en Hungría, se puede instalar principalmente en estacionamientos de alto tráfico junto a carreteras, centros comerciales y otras instalaciones. Su característica especial es la gran pantalla de 24 pulgadas en la que puede ver su contenido. Durante la carga rápida, el conductor de un automóvil eléctrico puede, por ejemplo, pedir un menú para llevar o hacer una reserva o comprar en línea, pero la pantalla de altura ajustable también proporciona una solución para la visión a menudo difícil y facilita que las personas con movilidad reducida utilizar el cargador.

Pero con los cargadores inteligentes y la infraestructura moderna, el hecho de que una flota de automóviles se cargue en casa o en otro lugar también se está convirtiendo lentamente en una “cuenta de empresa”, lo que podría dar otro impulso a la creciente penetración de los vehículos electrónicos.

Las soluciones innovadoras que ofrecen carga de vehículos eléctricos junto con otros servicios crearán nuevos modelos de negocio, que pueden hacer más atractiva la instalación de estaciones de carga, ayudando a alcanzar los objetivos del Acuerdo Verde Europeo más rápido.