La Unión Europea ha puesto sus armas sobre la mesa y Hungría puede encontrarse en el fuego cruzado

Las recientes medidas adoptadas por la Unión Europea, que impuso aranceles temporales a las importaciones de automóviles eléctricos chinos, demuestran claramente la creciente contradicción con China en el período reciente. Los nuevos aranceles punitivos oscilan entre el 17,1% y el 38,1% y surgen como resultado de una investigación de nueve meses que encontró que Beijing acumuló un exceso de capacidad a través de subsidios gubernamentales ilícitos para dar a los fabricantes chinos una ventaja de precios significativa sobre sus rivales europeos.

Estas medidas adoptadas por la Unión Europea son coherentes con investigaciones antidumping y respuestas anteriores a las importaciones procedentes de China. Las empresas chinas que cooperaron recibieron nuevos aranceles con un promedio del 19,7%, mientras que las empresas que no cooperaron recibieron aranceles del 44,7%. Estas medidas pretenden indicar que la UE está preparada para enfrentar las prácticas comerciales de China en el campo de los vehículos eléctricos, pero resolverá el conflicto mediante negociaciones bajo las reglas de la Organización Mundial del Comercio.

La respuesta de China a los aranceles de la UE probablemente consistirá en contramedidas específicas, como nuevos aranceles sobre productos agrícolas o vehículos de combustión interna con motores grandes. Mientras tanto, China está interesada en evitar una escalada de la guerra comercial con la Unión Europea en el sector de los automóviles eléctricos, ya que el bloque es un mercado importante para la economía asiática, y Estados Unidos, Turquía y Brasil han impuesto recientemente aranceles más altos a los automóviles eléctricos. carros. – La industria automotriz esencialmente excluye a China de su mercado.

Sin embargo, el hecho de que la UE aún no haya disparado el arma que ahora ha sacado de la aduana no significa que esté tratando a Pekín con mano enguantada.

En el sector tecnológico, la Unión Europea enfrenta muchos desafíos para proteger sus tecnologías e investigaciones vitales frente a competidores estratégicos como China. Según un documento interno emitido por POLITICO Mientras logra este objetivo, la UE todavía está luchando por fortalecer sus mecanismos internos para impulsar iniciativas que protejan la innovación europea, especialmente en las cuatro tecnologías de vanguardia: semiconductores avanzados, inteligencia artificial, tecnología cuántica y biotecnología.

El sector tecnológico también debe ser protegido

La Estrategia de Seguridad Económica, presentada por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, hace 12 meses, establece una agenda centrada en la gestión de riesgos en las cadenas de suministro, la infraestructura crítica y la protección de los desarrollos tecnológicos.

READ  El florín se está debilitando y el dólar vuelve a estar por encima de 400

La lucha de la UE por proteger sus tecnologías críticas y sus logros en investigación y desarrollo se complica aún más por el hecho de que está por detrás de Estados Unidos y China en innovación, especialmente en semiconductores avanzados e inteligencia artificial. Uno de ellos fue publicado el jueves por el grupo de lobby tecnológico Digital Europe y la consultora Frontier Economics. Estancia Advirtió que una estrategia defensiva por sí sola no sería suficiente para lograr el éxito. El estudio instó a la Unión Europea a garantizar que las empresas de tecnología traten únicamente con Europa a través de su cadena de suministro.

Según el estudio, la participación de la UE en las solicitudes de patentes de semiconductores avanzados a nivel mundial disminuyó del 23% en 2010 al 14% en 2019, mientras que la participación de China aumentó del 9% al 21% durante el mismo período. En el campo de la inteligencia artificial, la proporción de registros de la UE en solicitudes de patentes globales permaneció estancada en alrededor del 15%, pero la participación de China aumentó del 10% al 25%. El estudio también indicó que el gasto en I+D de la UE como proporción del PIB es menor que en Estados Unidos y China.

El estudio destaca la importancia de abordar la brecha de innovación para proteger las tecnologías y la investigación vitales de la UE de competidores estratégicos. El estudio recomienda que la Unión Europea aumente su gasto en investigación y desarrollo y cree un entorno regulatorio más favorable para las empresas tecnológicas. También recomendaron que la UE trabaje con países con ideas afines para desarrollar estándares y regulaciones comunes para las tecnologías emergentes.

Al mismo tiempo, a muchos en Bruselas les preocupa que los esfuerzos de von der Leyen puedan sufrir otro golpe, ya que Hungría, que quiere construir relaciones amistosas con China, pronto asumirá el liderazgo del Consejo de la Unión Europea, el brazo intergubernamental del bloque. por un plazo de seis meses. El gobierno húngaro ya ha confirmado que, en general, se muestra muy escéptico ante el paquete de protección del sector tecnológico de China que presentará próximamente la Comisión Europea.

¿Estará la industria de las baterías en la mira?

Además, el conflicto entre China y la Unión Europea se ha ampliado: además de los coches eléctricos, también se ha iniciado una investigación sobre las subvenciones a los fabricantes de paneles solares y turbinas eólicas. Según las sospechas, Beijing también ha proporcionado a estos sectores subsidios gubernamentales en la medida en que puedan exportar al mercado interno de la UE con una ventaja de precios que coloca a los fabricantes de la UE en una situación imposible.

READ  73 másodperc után haltak szörnyet

Por el momento no se ha llevado a cabo ninguna investigación oficial sobre la producción de baterías, pero la investigación sobre el sector de los coches eléctricos también concluyó que es cierto que toda la cadena de valor, incluida la producción de células, ha recibido mucho apoyo del Estado.

La industria de las baterías desempeña un papel clave en la consecución del ambicioso objetivo de la UE de alcanzar emisiones netas cero para 2050. La UE pretende descarbonizar su economía, en particular en el sector del transporte por carretera, que es responsable del 77 % de las emisiones del transporte de la UE y del 20 % de las de todas las emisiones de gases de efecto invernadero. Las baterías no solo alimentan los automóviles eléctricos, que son esenciales para reducir las emisiones del tráfico, escribió, sino que también son vitales para las nuevas instalaciones de almacenamiento en red necesarias para estabilizar una economía que depende cada vez más de la energía renovable. en su análisis Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR).

La demanda de almacenamiento de energía aumentará significativamente. Su capacidad actual de almacenamiento de energía, principalmente hidroeléctrica, es de 60 gigavatios. Sin embargo, se espera que esta capacidad aumente a 200 GW para 2030 y a 600 GW para 2050. Según ECFR, se espera que las baterías satisfagan la mayor parte del aumento en la capacidad de almacenamiento de energía, lo que las hace esenciales para la seguridad energética futura.

La Unión Europea se enfrenta a un gran desafío debido a su dependencia de los fabricantes chinos de baterías. En 2023, el 30% de las baterías de vehículos eléctricos vendidas en la Unión Europea fueron producidas por empresas chinas. El menor coste de las células producidas en el país asiático, que promedia 126 dólares por kilovatio hora, las hace más competitivas, lo que supone de nuevo una amenaza para los fabricantes europeos. Los precios en Estados Unidos y la Unión Europea fueron un 11% y un 20% más altos, respectivamente, gracias a la capacidad excedente de China, pero también gracias a los avances tecnológicos respaldados por el Estado, como los logrados en el campo de las baterías de fosfato de hierro y litio.

READ  Los británicos ya han expresado su pesar por el Brexit

La dependencia de la Unión Europea de China plantea un grave riesgo para la cadena de suministro. Cualquier tensión o conflicto geopolítico podría interrumpir el suministro de baterías y sus componentes, lo que representa una grave amenaza para la seguridad del suministro energético y los esfuerzos de descarbonización de la UE.

La UE ya ha desarrollado una serie de iniciativas estratégicas para abordar estos desafíos, y el plan de acción que ya está en marcha se centra en seis áreas prioritarias, incluido el acceso a las materias primas, el apoyo financiero a la fabricación y el estímulo de la innovación.

Nuevo sindicato de materias primas críticas Sistemas Su objetivo es desarrollar la producción y el procesamiento nacionales de materias primas para 2030, reduciendo la dependencia de la UE de una única fuente externa al 65%. También apunta a diversificar las importaciones a través de asociaciones respaldadas por la iniciativa de inversión Global Gateway.

Sin embargo, los fabricantes chinos están emergiendo no sólo como exportadores, sino también como fabricantes en el mercado interior de la UE: por ejemplo, CATL ha iniciado sus inversiones en Alemania y Hungría, pero EVE Battery y Sunwoda también se están desarrollando en casa. Todo esto sólo sirve para mantener la importante exposición de la UE al país asiático. Por eso, según un informe del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, la UE pronto podría llegar a tomar duras contramedidas contra los actores respaldados por el Estado chino que invierten en la asociación estatal.

Los esfuerzos de la Unión Europea para proteger su propiedad intelectual y tecnologías críticas de China apenas están comenzando a tomar forma. Si bien los recientes aranceles sobre los vehículos eléctricos chinos son un paso hacia la eliminación de las prácticas comerciales desleales, Bruselas también necesita abordar los desafíos en el sector tecnológico para garantizar su competitividad y seguridad económica a largo plazo.

Fuente de la imagen de portada: Portafolio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio