La guerra es un interés comercial creado: Occidente protege su territorio y sus inversiones en Ucrania

Diez empresas internacionales ya poseían más de 3 millones de hectáreas de tierra en Ucrania antes del estallido de la guerra. Los países de la Unión Europea también Se han invertido millones de dólares en la agricultura ucraniana. No es casualidad que el país tenga 41 millones de hectáreas de tierra cultivable, de las cuales 33 millones de hectáreas son suelo negro, único en el mundo, donde se pueden producir suficientes productos agrícolas para alimentar a 400 millones de personas. Escrito antes El checo András TiborSecretario General de la Asociación de Asociaciones y Cooperativas de Agricultores de Hungría.

La empresa agrícola alemana UIFK Agro transfiere en Ucrania semillas de girasol cosechadas a un camión – Foto: dpa Picture-Alliance via AFP / AFP

el Según un estudio realizado por el Instituto de Auckland Casi un tercio de la tierra ucraniana es utilizada por unas pocas empresas agrícolas gigantes, que poseen individualmente cientos de miles de hectáreas. Destacados fondos de pensiones, fundaciones y fondos universitarios estadounidenses están invirtiendo en la agricultura ucraniana a través del fondo de capital privado NCH Capital, con sede en Estados Unidos.
Los principales bancos y fondos de inversión occidentales tienen intereses en muchos agronegocios, que siguen en gran medida bajo el control de los oligarcas. La mayoría de los grandes terratenientes están muy endeudados con fondos e instituciones occidentales, en particular el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo y el Banco Mundial.
Qué buen negocio es comprar tierras de cultivo. George Soros También mencionó cuando dijo en 2009:

«Estoy convencido de que las tierras agrícolas serán una de las mejores inversiones de nuestro tiempo».

Además de las tierras de cultivo, los gigantes agrícolas como Cargill, DuPont o Monsanto también se sienten atraídos por las oportunidades agrícolas. Entre los objetivos de los compradores está la legalización total del uso de semillas genéticamente modificadas en Ucrania.
Por supuesto, no eran Estados Unidos, los países árabes o China los que estaban interesados ​​en las tierras agrícolas ucranianas. Dinamarca, Países Bajos, Alemania y Polonia también están “luchando” por sus territorios e inversiones en Ucrania. Tres años antes de la guerra, Dinamarca ya había invertido 51,3 millones de dólares, Polonia 44,6 millones de dólares, los Países Bajos 33,5 millones de dólares y Alemania 31,2 millones de dólares en la agricultura ucraniana. El sitio web polaco Bankier.pl analiza en su artículo el contexto de las protestas de los agricultores europeos. El documento destaca que los beneficios de las importaciones de productos ucranianos van a parar a los bolsillos de los oligarcas terratenientes y de las principales corporaciones internacionales, mientras que los agricultores europeos pierden sus mercados y sus medios de vida.

READ  Coche: ha aparecido un nuevo Ford, que no es más que un Volkswagen rediseñado

Los inversores ya se preparan para los tiempos de la posguerra

Mundo empresarial: inversores, empresarios y países enteros ya se están preparando para la reconstrucción de Ucrania. El Banco Europeo de Inversiones estima que para ello será necesario gastar 1 billón de dólares de fondos públicos y privados. Esto sería cinco veces más que la reconstrucción de Alemania financiada por el Plan Marshall de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio