Kanadai Magyar Hírlap – Académicos israelíes en defensa de la democracia

escrito por: Ehud Keenanpresidente de la Sociedad Química de Israel y presidente electo de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC)

Cuando terminó la Guerra de los Seis Días en el verano de 1967, estaba seguro de que era mi última guerra. En ese momento, yo era un oficial del ejército israelí de 20 años que se esperaba que completara mi servicio militar obligatorio y comenzara mis estudios universitarios en química en el tecnión-Tú. Esta creencia ingenua duró hasta el 6 de octubre de 1973, Yom Kippur, cuando yo era un estudiante de posgrado de veintiséis años en Hombre sabio En el Instituto. Ese día, después de escuchar la noticia de las escaramuzas militares en el Canal de Suez, besé a mi esposa y a mi hija de tres años, prometí regresar al día siguiente y me fui a mi base militar de reserva. Nunca recibí una citación y nunca la necesité.

Regresé a casa siete meses después, afortunadamente no herido, pero me sentí décadas mayor.

Ahora, 50 años después y después de varias guerras, me he ofrecido nuevamente como voluntario para defender a mi país. Pero esta vez de su gobierno. Si el primer ministro Benjamin Netanyahu y su coalición tienen éxito en las reformas planificadas, la democracia en Israel se erosionará y la bandera israelí se dañará de forma rápida e irreversible.

Respondieron a las reformas judiciales propuestas por la coalición de gobierno israelí con huelgas y manifestaciones masivas. Fuente: Euronews

A lo largo de los 75 años de historia de Israel, ha sido una democracia saludable con tres poderes independientes del gobierno: el legislativo, el ejecutivo y el judicial. Netanyahu ya obtuvo el control total del gobierno y el parlamento. El último proyecto de ley de «reforma judicial» de su gobierno ahora significa hacerse cargo de todo el sistema judicial, incluida la Corte Suprema. Al controlar las tres ramas del gobierno, Netanyahu puede implementar una autocracia elegida. Esta legislación imprudente ya está destrozando al pueblo de Israel, dividiendo el ejército popular y desmantelando la economía.

READ  Tecnología: los espectadores de fuegos artificiales en línea pueden buscar ambulancias

Nubes de sospecha ya están retrasando la llegada de becarios posdoctorales y nuevos candidatos a profesores, el personal internacional está cambiando de opinión y las cancelaciones de conferencias internacionales son un lugar común.

Observando el precedente galáctico, es posible prever el daño que causaría a la ciencia y tecnología israelíes. Tras las recientes medidas de Viktor Orban destinadas a consolidar su poder, la Unión Europea ha anunciado que ya no considera a Hungría como una democracia, lo que tiene graves consecuencias también para la financiación de la investigación. En Hungría, se restringió la libertad académica, se cerraron las universidades y se retuvieron los subsidios de la Academia Húngara de Ciencias. Hungría está experimentando una fuga de cerebros masiva.

Los políticos que dirigen regímenes antidemocráticos crean condiciones para cambios antes inimaginables.

Estos políticos no lamentan el fallecimiento de sus eruditos innovadores, porque los eruditos distinguidos disfrutan expresando opiniones, formando opiniones, criticando y siendo controvertidos. Los regímenes autoritarios los ven como alborotadores, independientemente de su enorme contribución a la economía nacional. Quizás Netanyahu esperaría que los científicos israelíes se fueran en lugar de ver cómo se deteriora su entorno de investigación y cómo sus hijos asisten a escuelas públicas dirigidas por elementos ultraortodoxos de la coalición. Si es así, esto es un gran error.

Todos los científicos con los que hablo me aseguran que no tienen intención de observar pasivamente que esto suceda, no tienen intención de irse, tienen la intención de quedarse y luchar para salvar nuestra democracia. A menudo nos reunimos en manifestaciones, marchamos con nuestros hijos, padres y abuelos, y perseveramos como en la Guerra de Yom Kippur. Nos uniremos al número sin precedentes de ciudadanos enojados que tomarán las calles con banderas, pancartas, silbatos, tambores y megáfonos, barriendo ciudades, puentes, intersecciones y bloqueando carreteras día y noche. Apuesto a que puedes ver desde el espacio exterior el océano de más de 700.000 banderas azules y blancas, el 8% de la población de Israel, la resistencia se vuelve más feroz y prominente cada semana.

READ  Bibliografía - Tech-Science - Herencia genética de Hunyadis y Corvins identificada

Al igual que California y Taiwán, Israel está dominado por una cultura inmigrante que valora la educación, la ciencia y la tecnología. David Ben-Gurion, el fundador y primer ministro de Israel, colocó el sistema de educación superior por encima de la economía y la seguridad nacional. Insistió en la verdadera democracia porque entendió que Israel podría enfrentar sus formidables desafíos solo si todos los ciudadanos estaban completamente comprometidos con objetivos comunes.

Estas prioridades nacionales están profundamente arraigadas. Mucho antes del nacimiento de Israel, cuando el país no tenía electricidad, se establecieron tres de las mejores universidades del mundo para atender a una población de solo 200.000: el tecnión (1924), AA La Universidad Hebrea de Jerusalén (1925) y Instituto de Ciencias Weizmann (1934). Para darte una idea de lo escandalosas que son las universidades per cápita, en 1930 había 19 universidades en el Reino Unido que atendían a una población de 46 millones.

Los descendientes y seguidores de estos notables pioneros crearon la legendaria Start-up Nation, la industria de alta tecnología de Israel, y han producido seis Premios Nobel de Química. Esto es lo que sentimos que ahora está en peligro, y esto es lo que estamos luchando por salvar.

Para nosotros, los científicos israelíes y millones de otros ciudadanos, esta es la segunda guerra de independencia y estamos luchando en consecuencia. Puede que sea una guerra larga y que perdamos una o dos batallas, pero al final prevaleceremos; Simplemente porque la derrota no es una opción. Además, terminar esta guerra desde su punto de partida ya no era aceptable. Nuestra democracia debe levantarse más fuerte que nunca, asegurada y protegida en el futuro previsible.

READ  Índice - Ciencia Tecnología - Investigadores han descubierto una célula cerebral que puede ayudar a combatir la fatiga

Traducido por Eszter Garai-Edler

Fuente del artículo en inglés: Académicos israelíes en defensa de la democracia | ver | mundo quimico

Autora: Esther Garai-Edler
Nació en Gyor (sede del condado de Gyor-Moson-Sopron) en el oeste de Transdanubia. Vive en Budapest desde 1983. Su esposo es un actor de origen judío. Su hija nació en 1986 y se graduó de la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Freie de Berlín en Arqueología y Egiptología. Eszter trabaja como tipógrafo en el Instituto de Geografía del Centro de Investigación de Astronomía y Ciencias de la Tierra de la Academia de Ciencias de Hungría desde 1994. En 2014, recibió el Premio Antirracismo Miklós Radnóti por su activismo por los derechos civiles. Dice esto de sí mismo: Considero la democracia liberal no sólo como bella, sino como la única herramienta adecuada que representa una forma de convivencia digna de los seres humanos. Mi aspiración más importante: restaurar la fe de una sociedad desilusionada con la democracia liberal. Mi tiempo libre está ocupado con la lucha por la democracia liberal, la lucha contra el racismo y el antisemitismo, y la defensa de los derechos humanos universales. Creo firmemente en la justificación de la existencia de la diversidad social, económica, cultural y religiosa, y en las soluciones que surgen cuando se concilian opiniones y argumentos diferentes. Mi nombre está asociado con la organización de muchas manifestaciones antirracistas, antifascistas y antigubernamentales que pisotearon el estado de derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio