Inicio – Extranjero – El polvorín está a punto de explotar en cuanto Moscú dé la orden

Si Moldavia cumple con los requisitos necesarios, las negociaciones de adhesión deberían comenzar antes de fin de año, decidió el Parlamento Europeo a mediados de abril. Los eurodiputados llaman a la membresía de Moldavia una «inversión geoestratégica» que conduciría a una unión fuerte y unida.

Los estados miembros ya han otorgado el estatus de candidato al país y a su vecino, Ucrania, que fue atacado por Moscú en junio del año pasado.

Desde que comenzó la invasión el año pasado, el gobierno prooccidental de Chişinău ha acusado repetidamente al Kremlin y a las fuerzas internas prorrusas de buscar activamente desestabilizar el país. El ejemplo más reciente son muchos sitios locales, incluso el sitio de Deutsche Welle en rumano. salidaSe disfrazaron de anuncios de Google y llamaron a sus seguidores a reunirse en la capital el 7 de mayo para participar en manifestaciones «destinadas a derrocar al gobierno cleptocrático».

El llamamiento fue emitido por el opositor Partido Sur, prorruso, después de que las autoridades confiscaran activos estimados en 1.360 millones de lei (26.000 millones de florines) de su líder Ilan Short, quien fue sentenciado a 15 años de prisión. El oligarca fugitivo, que se cree que se esconde en Israel, ha sido declarado culpable de fraude de alto valor y lavado de dinero. Shore fue el protagonista del escándalo de fraude bancario de mil millones de dólares en Moldavia en 2014, cuando primero canalizó dinero a compañías fachada en Gran Bretaña y Hong Kong, luego lo transfirió a cuentas seudónimas en Letonia después de lavarlo.

Shor, que tiene doble ciudadanía moldava e israelí, huyó del país en junio de 2019, exactamente al mismo tiempo que Vladimir Plahotniuc. El oligarca fue una vez el hombre más rico de Moldavia, y el Partido Demócrata que dirigía controlaba gran parte del país con una vasta red de corrupción. El año pasado, surgieron grabaciones de Plahotniuc cuando intentaba entregar una bolsa negra, probablemente llena de dinero, al exjefe de Estado Igor Dodon, quien fue arrestado bajo sospecha de corrupción, en su oficina.

Ambos están en las listas de sanciones de EE. UU. y el Reino Unido. Bruselas también está considerando imponer sanciones a los oligarcas fugitivos, especialmente porque están investigando su conexión con posibles intentos rusos de desestabilizar Moldavia. Maia Sandu, la presidenta prooccidental de Moldavia, y su homólogo ucraniano, Volodymyr Zelensky, han advertido repetidamente que Moldavia podría ser el próximo objetivo de Rusia después de Ucrania. Hasta ahora, Moscú había respondido a cada movimiento de Kishinev amenazando con unirse al gobierno moldavo y acusándolo de mentir.

Líder tártaro proscrito

Un diplomático ruso ha sido declarado persona non grata en la capital de Moldavia y se le ha pedido que abandone el país. Parece que el incidente diplomático está relacionado con el intento de visitar a Rustam Minnikhanov. La delegación rusa encabezada por el presidente de la República de Tatarstán tiene la intención de participar en un evento en la Región Autónoma de Gagauzia de Moldavia, donde tendrá lugar la elección del gobernador el día 30.

Gagauzia se convirtió oficialmente en una región autónoma dentro de Moldavia en 1994. Ubicada en el sur del país, tiene derechos especiales y su propio gobierno. La mayoría de la población es de origen turco, pero según su fe son cristianos ortodoxos, la mayoría habla ruso.

La actual gobernadora de la región es Irina Flah. El líder tártaro, que se suponía que lo apoyaría, A.A. RistaSin embargo, a Rustam Minnikhanov no se le permitió ingresar al país. Los guardias fronterizos moldavos impidieron que él y su delegación salieran de su avión privado en el aeropuerto de Chisinau. El jefe de Estado de Tatarstán es un firme partidario del presidente ruso, Vladimir Putin, y él y su familia han sido objeto de sanciones occidentales.

READ  Los rusos se están conteniendo y Moscú ya ha dado sus señales.

Desde el comienzo de la guerra en Ucrania, las autoridades moldavas han reforzado significativamente los controles fronterizos. El año pasado, se negó la entrada a 9.000 visitantes. «La Federación Rusa tiene la intención de desestabilizar la República de Moldavia. Estamos en alerta y sabemos lo que debemos hacer por la seguridad del país», dijo el jefe de la policía fronteriza de Moldavia, Ruzyan Vasiloi.

Gagauzia – donde los rusos se cuelan

La pequeña e independiente Gagauzia es vista como un polvorín listo para volar Moldavia, tan pronto como el Kremlin dé la orden. Aquí es donde comenzó el movimiento separatista que dividió a la República de Moldavia a principios de la década de 1990.

Para frustrar la unificación de Moldavia y Rumanía, el 17 de agosto de 1990 se proclamó ilegalmente la República Autónoma de Gagauzia en Comrat, que en ese momento pertenecía a la Unión Soviética. Los enfrentamientos estallaron de inmediato. El conflicto continuó hasta 1994, cuando el Parlamento de Kishinev otorgó a la región un estatus especial y reconoció tres idiomas oficiales, el gagauz, el rumano y el ruso.

A diferencia de Transnistria, no es una región disidente. Tiene su propio gobernante, con un parlamento y poder ejecutivo. No transfiere los ingresos de los impuestos y gravámenes locales al gobierno central, pero, como todas las demás regiones, recibe dinero de Chişinău.

Los Gagauz vinieron originalmente del este de Bulgaria y se establecieron en Besarabia, en la actual Moldavia, a principios del siglo XIX.

Ya en la época zarista, y más tarde en la URSS, eran masivamente rusos. Tras el colapso de la Unión Soviética, Moscú continúa ejerciendo su influencia en la región con la ayuda de la propaganda y los políticos leales.

READ  El ejército ruso invadió Voldar

A pesar del apoyo financiero masivo brindado a Moldavia por la Unión Europea, Rumania y los Estados Unidos, la gran mayoría de los ciudadanos de Gagauz, el 98 por ciento, emitieron sus votos sin vacilar por los partidos pro-rusos. Según el último censo de 2014, aquí viven aproximadamente 135.000 personas. Los ocho candidatos a gobernador en las elecciones programadas para el 30 de abril en realidad no se enfrentan entre sí, sino que enfrentan hostilidad contra el gobierno pro-europeo en Kishinev en su campaña.

Hace una década, casi el cien por ciento de las exportaciones de Gagauzia iban a la Comunidad de Estados Independientes, los estados miembros de la antigua Unión Soviética. Hoy, eso se ha reducido al 55 por ciento, y el resto se vende en el mercado de la UE.

(Foto de portada: Daniel MIHAILESCU / AFP)

Scroll al inicio