Tele Orihuela

Bienvenidos a Spain News Today. Noticias en español redactadas en España para la actualidad diaria en españa.

Índice – Mientras tanto – Jeremy Renner gravemente herido rescata a su sobrino de una pala de nieve desbocada

Estas aterradoras fotos muestran un pub abandonado a la espera de ser demolido, y sus propietarios actuales temen que sea perseguido por los antiguos residentes que encontraron su perdición dentro de los siniestros muros de la casa. Estas casas al borde de la carretera eran un tipo de casa de suministros en los Estados Unidos y Canadá, construidas para acomodar a los viajeros para proporcionar comida, bebida, combustible y alojamiento.

También eran conocidas como cocheras en el siglo XX y servían para descansar y dar de comer a los caballos por la noche durante los largos viajes. Apodado «Devils Roadhouse» en Nueva Escocia, Canadá, según los lugareños, fue construido en 1912 y sirvió como posada durante muchos años. Además de proporcionar alimentos y camas, este edificio también se utilizó como funeraria local, con morgue y sala de partos.

Los lugareños dicen que dos personas murieron en el mismo baño, ambas de ataques cardíacos fatales. Años más tarde, se vendió a una familia y luego pasó al hijo mayor. El hombre anónimo ha convertido el edificio en una casa familiar, donde vive feliz con su esposa. Después de que a su esposa le diagnosticaron una forma rara de cáncer, se pegó un tiro. El hombre se convirtió en un recluso, se aisló en la caravana en el parque mientras alquilaba la casa y se negaba a entrar en la casa por más tiempo. Poco después de que los inquilinos se mudaran, el hombre se suicidó en su remolque.

El actual dueño de la casa no se atreve a entrar después del anochecer debido a los eventos sobrenaturales que ocurren en la casa, y debido a que el edificio está en ruinas, nadie vive en él. Varios investigadores paranormales entraron a la casa y descubrieron evidencia de actividad paranormal, incluidas siluetas de fantasmas, objetos en movimiento y ruidos extraños. También se encontró la huella de la mano de un niño a 10 pies de altura en la pared, lo que se sumó al horror.