Tele Orihuela

Bienvenidos a Spain News Today. Noticias en español redactadas en España para la actualidad diaria en españa.

Índice – Cultura – La selección húngara quedó tercera en la final mundial del Bocuse d’Or

El equipo húngaro del chef Bence Dalnoky y el comisario Patrick Nikos ganaron una medalla de bronce en la final mundial del concurso de cocina Bocuse d’Or, cuyos resultados se anunciaron el segundo día del evento, el lunes por la noche, en Lyon, Francia. El ganador de la final de este año es Dinamarca.

Considerado el concurso internacional de cocina más prestigioso, las Finales Mundiales del Bocuse d’Or se celebran cada dos años bajo el mismo nombre. Pablo Bocus cocinero en su ciudad natal. En la Copa del Mundo de este año, equipos de 24 países prepararon sus platos el domingo y el lunes.

El equipo húngaro de Bocuse terminó segundo en la selección europea.

El equipo estuvo encabezado por Pence Dalnocki, asistente de cocina en Stand Étterem, quien recibió dos estrellas Michelin en noviembre, y fue asistido en su trabajo como comisario por Patrick Nikos.

Las funciones del entrenador estuvieron a cargo de Tamas Zell, mientras que el jefe del equipo fue Zoltan Hamvas, jefe de la academia húngara Bocuse d’Or.

Dinamarca ganó la final mundial este año, Noruega terminó en segundo lugar y el equipo húngaro se llevó a casa el bronce, marcando su desempeño más fuerte hasta la fecha.

El premio al mejor comété (auxiliar) de la competencia fue para Noruega, Suecia para el mejor plato y la mejor idea de plato fue para el equipo francés.

Por primera vez se entregó el Premio al Compromiso Social, que fue ganado por la selección mexicana, y también por primera vez, la competencia contó con un jurado infantil, que entregó su propio galardón a Japón.

En las Finales del Bocuse d’Or de Lyon, los equipos tradicionalmente tienen que preparar dos platos: un plato exquisito, que debe servirse primero entero y luego servido en un plato, y un plato ya preparado en un plato.

Los ingredientes obligados del plato eran el rape, los mejillones negros y los mejillones de Santiago.

El tema del plato resultó rompedor, ya que los equipos debían hacer un menú infantil, y tres platos para 15 personas. Ambos platos tenían que incluir calabaza, los aperitivos tenían que ser vegetarianos y el plato principal tenía que incluir huevos.

(Foto de portada: 3er lugar para el equipo húngaro. Foto: Bocuse d’Or Academia Húngara / Vekete Antonio)