Tele Orihuela

Bienvenidos a Spain News Today. Noticias en español redactadas en España para la actualidad diaria en españa.

Índice – Cultura – Esta nueva serie de culto en Netflix es adictiva

Netflix a menudo es criticado por la emoción mediocre que produce el servicio de transmisión continua, con poca exageración. Vienen uno por uno, pero después de dos semanas ni siquiera los recordamos. Devil in Ohio, cuya primera temporada se estrenó el 2 de septiembre, parecía una serie similar. Pero esta vez, Netflix logró sorprendernos.

La historia comienza con una chica rubia cortando campos de maíz en medio de la noche y pidiendo ayuda a los automovilistas. Tiene un cuchillo ensangrentado en la mano, no es de extrañar que el primer transeúnte pase frente a él. La segunda vez, después de deshacerse del arma, contratan al joven herido, cuyo nombre se revela como May (Madeleine Arthur) solo al hospital. La situación no es fácil, porque el adolescente exhausto simplemente se niega a permitir que nadie se acerque a él.

La psiquiatra de la institución, la Dra. Susan Mathis (Emily Deschanel), es de gran ayuda en este caso, que no solo resuelve el nombre de la adolescente, sino que parece intentar averiguar quién perjudicó a Mae y dónde se escapó. Luego, el documento presenta una idea inusual después de una introducción rápida: hasta que alguien acepte a Mai, ella puede vivir con ellos. Este es el extraño primer movimiento en la serie Devil in Ohio que nos está sorprendiendo, pero no tenemos que esperar mucho para el próximo movimiento. Los diseñadores tienen la intención de agregar eventos extraños y cada vez más duros. Pero la emoción no lo es, ¿verdad?

Incluso en el episodio piloto, podemos ver una cena familiar, donde Susan le presenta por primera vez a su esposo Peter (Sam Jaeger) y sus tres hijos: Jules (Saria Dotson), la introvertida y de mentalidad artística, la sexy Helen ( Alicha Newton) y el recién llegado Danny (Naomi Tan) más joven.

Madeline Arthur interpreta brillantemente a la niña de ojos entrecerrados que se maravilla con todo y, a pesar de su apariencia inocente, parece haber algo mal en ella. Comenzó diciendo una bendición de mesa dirigida al diablo en dicha cena, pero luego, el adolescente también tenía movimientos reptantes: recoge el cabello de otras personas de los peines, sacrifica pájaros y voltea la cruz en la pared para ponerse boca abajo. Ah, y no olvidemos lo más importante, un pentáculo rayado en la espalda, que es un símbolo demoníaco, por supuesto.

A medida que avanza la serie, la imagen comienza a aclararse: es posible que Mae se haya escapado de una secta, y no es necesario ser un científico espacial para darse cuenta de que el personaje de Emily Deschanel podría haber tenido algo que ver con ella (una vez… Hace mucho tiempo… ¿o incluso ahora?) Satanás adora a la compañía de pasta. Es por eso que no echa a la extraña chica de su casa de inmediato cuando comienza a referirse a Lucifer Morningstar con respeto.

En ese momento, el Dr. Csont era muy conocido en este país, y aparentemente muchas personas comenzaron The Devil in Ohio porque la cara de Emily Deschanel les era familiar, o quizás les gustaba la actriz en esa producción. Podemos decir que fichar a la estrella de televisión de 45 años en esta serie de Netflix fue un movimiento excelente, Deschanel tirando de todo sin hueso, fuera de la rutina. Principalmente porque, a pesar de todos los giros intrigantes de El diablo en Ohio, resultó ser una serie típica de FOX, NBC, CBS o cualquier otro canal de televisión nacional de EE. UU.

READ  La última proyección de la película: El fin del sueño americano

Casi nadie se siente como personas reales, y todos parecen estar leyendo un guión guardado frente a las cámaras, todo lo cual obstaculiza un poco nuestra simpatía. Es cierto que Susan y Mae tienen al menos alguna excusa para eso, pero el marido de la psiquiatra y sus hijas adolescentes están en el aire. Se incluyen en la serie tanto como sea posible para que el tiempo de reproducción no sea solo de 20 minutos, los creadores, al parecer, a falta de una idea mejor, votaron por el hilo de la telenovela familiar. Estamos tristes, este lado de The Devil in Ohio se está volviendo bastante humilde.

The Devil in Ohio pertenece al género de las películas de suspenso que son fáciles de consumir, pero el libro nos brinda misterios de una manera que nos mantiene frente a la pantalla para seguir adelante, a pesar del ritmo a menudo lento y el tono borroso. Sutilmente despiertan nuestro interés con la nueva información que arrojan, y simplemente no podemos soportar no comenzar las partes una por una.

El trabajo de Daria Bulatin, que escribió la novela El diablo en Ohio, publicada en 2017, y luego la versión televisiva como presentadora, no se atrevería a decir que es imprescindible. Pero lo cierto es que tiene el factor divertido añadido que la hace destacar en el mar de thrillers similares de Netflix. Es perfecto para una comida de tarde o de fin de semana, si no tienes nada más que hacer.

6/10

The Devil in Ohio está disponible en Netflix con subtítulos y doblaje en húngaro.