Gyorgy Jaccetti: La naturaleza corrupta del dinero


Esta, por otro lado, es una sección de opinión de la billetera.
Esta, por otro lado, es una sección de opinión de la billetera.

Los artículos reflejan las opiniones de los autores, que no necesariamente coinciden con las opiniones del equipo editorial del portafolio. Si desea comentar sobre el tema, envíe su artículo a [email protected].
Los artículos publicados se pueden leer aquí.

«El dólar es nuestra moneda, pero es su problema». (Secretario del Tesoro de Estados Unidos, John Connally, reunión de Ministros de Finanzas del G10, Roma, 1971)

«No hay nada menos estable que un nivel de precios estable». (James Grant, Grant's Interest Rate Monitor, agosto de 2014)

El cambio más significativo de las últimas dos décadas puede describirse como la acelerada decadencia del dinero y del sistema financiero, así como de la confianza de los actores económicos en él. Los análisis exhaustivos de los procesos que condujeron a la crisis de 2008 llenan las bibliotecas y se han producido varios libros y películas de éxito sobre el tema. Los economistas también han analizado la «impresión de dinero» a gran escala de los bancos centrales que siguió, y el período de tipos de interés cero o negativos y flexibilización cuantitativa, que, contrariamente a las expectativas, no trajo una inflación significativa hasta el final de la década, sino más bien lo evitó. Las operaciones selectivas de los bancos centrales fueron típicas durante la mayor parte de este período.

Sobre por qué no hubo un aumento significativo en el nivel de precios en ese momento Escrito a principios de 2020.. En resumen, en contraste con el sorprendente crecimiento del dinero del banco central, el multiplicador del dinero y la velocidad de circulación del dinero también colapsaron, es decir, desde el punto de vista monetario, contrariamente a la percepción pública, no hubo ningún efecto fundamental de la inflación de precios. En el artículo también describí lo que podría cambiar esto: como era de esperar, la tendencia creciente del multiplicador y la velocidad de giro. En otras palabras, mientras que los bancos centrales -al menos desde el punto de vista de la oferta monetaria- no crean inflación, el presupuesto estatal (aumentando el gasto y la demanda presupuestaria neta) y el sistema bancario (préstamos) sí lo hacen. Y esto es lo que sucedió.

En respuesta a la gran crisis financiera de la década de 2000, el endeudamiento del sector privado disminuyó drásticamente al principio, mientras que el endeudamiento estatal aumentó para compensar, y ambos procesos se revirtieron al final de la década. El inicio de la pandemia en 2020 y el brutal colapso de la actividad económica llevaron a una nueva flexibilización significativa del banco central y a un nuevo aumento del déficit presupuestario. Esto fue algo bueno, ya que la política económica contracíclica intentó mitigar el impacto negativo de la crisis repentina causada por la pandemia. El problema es que después de que en 2021 comenzara el crecimiento en casi todo el mundo, que compensó la caída de 2020, el estímulo económico no ha disminuido. Así, por ejemplo, el presupuesto federal estadounidense y, en consecuencia, la deuda nacional, han entrado prácticamente en una senda insostenible. Desde la Gran Crisis Financiera, su crecimiento ha sido más rápido que el valor nominal del PIB estadounidense y, a mediados de la década pasada, lo había superado y, lo más preocupante, se espera que se duplique entre 2017 y 2017. 2025 y alcanza los 40 mil billones de dólares.

Aunque los bancos centrales y los gobiernos están tratando de explicar la inflación en el período 2021-2023, que no hemos visto en décadas, excepto con problemas en la cadena de suministro, debido a la pandemia, la guerra ruso-ucraniana y, de hecho, el hambre de dinero, además de A pesar del impacto indiscutible de estos asuntos, la explosión monetaria en el sentido más amplio tuvo al menos, si no más, la explosión asociada de la deuda pública en los primeros años de la década. impacto.

READ  Microsoft anuncia un programa de recompra de acciones por 60.000 millones de dólares

La trayectoria insostenible del presupuesto federal y la deuda nacional de Estados Unidos tendrá consecuencias incalculables para el equilibrio económico y el crecimiento global en las próximas décadas.

Si bien los datos de los últimos meses lamentablemente hablan de un cese en la caída de la inflación en EE.UU., los participantes del mercado y los propios miembros del Comité Federal de Mercado Abierto, que deciden la tasa de interés clave, han estado descontando e informando bien sobre el importante recorte de tasas. en la primavera. para 2024. Los participantes del mercado ya entraron en 2023 con estas expectativas, mientras que la Reserva Federal elevó las tasas de interés en 25 puntos básicos cuatro veces más y la tasa de interés clave subió de 4,50 a 5,50. Los recortes de tipos de interés de este año también están quedando lentamente por detrás de las expectativas del mercado, ya que los índices de precios (y hay muchos de ellos, anuales, mensuales, mensuales anuales, básicos, no básicos, fijos…) están lejos del nivel esperado. El objetivo es una tasa anual de aumento de precios del 2 por ciento. La llamada tasa anual de superinflación de tres meses supera el 8% y parece estar acelerándose, y la variación anual de seis meses representa un deterioro monetario del 6%, mientras que la tasa anual es del 5%.

Es más, si nos fijamos en la tendencia del 2% (y la Fed se ha marcado como camino a seguir en 2021, cuando la inflación se considera temporal), los precios han subido un 11% desde enero de 2020. En otras palabras, la Fed ni siquiera cerca de poder empezar a bajar los tipos de interés.

¿Qué (aparte de la estupidez, las maniobras políticas y las presiones del mercado) obligaría a la Reserva Federal a aplicar una política monetaria más flexible, incluso si la idea de un recorte de tipos de 25 puntos básicos este año fuera -como cosméticos- tirada a la basura? Trayectoria insostenible de la deuda pública

Echemos un vistazo a algunos puntos de conversación. Debido a la respuesta monetaria a la inflación récord provocada por el banco central, que aumentó de cero a más del cinco por ciento, así como al rendimiento de los bonos gubernamentales a largo plazo del 4 al 5 por ciento, la tasa anual de gastos federales en intereses ya superó mil billones de dólares el verano pasado, lo que equivale al gasto en defensa e incluso lo supera este año.

Según la tendencia actual, vamos camino de que el gasto en intereses aumente hasta el 6% del PIB de Estados Unidos a mediados de este siglo. Esta cifra era inferior al 2 por ciento en la década de 2000 y actualmente asciende a sólo alrededor del 3 por ciento. Sin embargo, si la Reserva Federal cumple (no cumplirá) las expectativas de un recorte de tipos del 1,5% a principios de año, los gastos por intereses caerán en un tercio. Realmente no importa a qué tipo de interés deba financiarse la deuda nacional que crece exponencialmente.

No hay duda de que el resto de la década de 2020 y principios de la de 2030 traerán una represión financiera que el mundo rara vez ha visto.

Se llama represión financiera cuando se impone a la economía un tipo de interés real negativo durante un largo período para reducir significativamente la deuda pública en términos reales (esto ocurrió, por ejemplo, después de la Segunda Guerra Mundial).

READ  Coche: Oficial: aquí está el nuevo Skoda Fabia

21 billones de dólares en letras del Tesoro en los últimos 12 meses.

Además, el gestor de la deuda pública estadounidense -a diferencia de la población y el sector empresarial- también cometió el error fundamental de no ampliar al máximo la estructura de vencimientos de la deuda en un entorno de tipos de interés bajos, y ahora no se atreve, porque confía que serán temporalmente elevados, pero la deuda a corto plazo (esencialmente una letra del Tesoro) puede evitar la revalorización (aumento del precio) a largo plazo de la deuda pública. Este proceso es claramente visible en el gráfico anterior: si bien la emisión de letras del Tesoro ha aumentado significativamente y la emisión de bonos a mediano plazo ha aumentado significativamente, los vencimientos a más largo plazo se han mantenido casi sin cambios.

Como resultado de la represión financiera, los prestatarios se encuentran en un entorno agradable, conocido por el entorno de rentabilidad nula o negativa de 2010-2021, cuando en su punto máximo había casi veinte mil mil millones de dólares de deuda con una rentabilidad nominal negativa. Por supuesto, en aquella época no había inflación. De ahora en adelante, no habría necesidad de intereses ni de un rendimiento nominal negativo, ya que hay inflación y sólo hay que inflar el valor real de la deuda pública. Esto vuelve a ser una mala noticia para los ahorradores, que, ante esta situación, se ven obligados a optar por activos reales en sus inversiones. Por último, pero no menos importante, la innovación financiera está prosperando, y tal vez no sea una coincidencia que el precio de Bitcoin casi se haya duplicado en las semanas posteriores a la decisión de la SEC en enero, que en ese momento escribí aquí. Los precios del oro y la plata aumentaron entre un 15 y un 25 por ciento en tan sólo unas pocas semanas esta primavera, mientras que hoy todavía no hay un rendimiento real de los bonos del gobierno estadounidense para todos los vencimientos (calculado sobre la base de la tasa de inflación determinada por el mercado para ese período). Entonces, ¿qué podría pasar con los precios de los metales preciosos y otros mercados de productos básicos si el mercado monetario y la deuda a más largo plazo tuvieran realmente un rendimiento real negativo?

Sería bueno si este problema se tratara “sólo” de cómo los bancos centrales y los gobiernos globales (al menos aquellos que pueden endeudarse en su propia moneda, porque el resto del mundo lo pasará peor) están robando a sus ciudadanos sus derechos. ahorro de los ciudadanos.

Sin embargo, el importante papel desempeñado por el dólar estadounidense, la economía estadounidense y el mercado de capitales en la economía global indica una tensión mucho mayor que ésta. Después de la gran crisis financiera, algunos esperaban que China desempeñara el papel de salvador, considerando que la economía del Lejano Oriente, que está creciendo con fuerza frente al Occidente «en decadencia», restaurará el crecimiento global. No sucedió así, porque no pudo suceder. A finales de la década de 2000, el consumo residencial en Estados Unidos (no en toda la economía) era mayor que el PIB de China. Además, la mayor fuerza de absorción de las exportaciones chinas ha sido el consumo y las importaciones de este país y de otros países occidentales “en declive”.

Ahora debemos esperar que, incluso si China no salva al mundo con crecimiento, ya que entretanto su tasa ha caído a la mitad o a un tercio, enfrentará problemas estructurales importantes en la próxima década, pero tal vez exportando bajas tasas de inflación o deflación al mundo, puede reducir las presiones inflacionarias en otras partes del mundo. Sin embargo, una disminución potencialmente significativa de la inflación global nos acercaría al escenario conocido desde 2010, sobre el que escribí anteriormente.

READ  IBM: la revolución del liderazgo de TI

Si observa el gráfico a continuación, realmente puede ver la dramática disminución en el poder adquisitivo del dinero durante el período en que una persona es asesinada. Entre 1933 y 2023, el valor de los bienes y servicios vendidos en dólares estadounidenses cayó un 96 por ciento, lo que significa que el poder adquisitivo del dólar también se está acelerando en esa cantidad. Subrayo que se trata del dólar, no del florín húngaro y sus predecesores. Todo esto arroja luz interesante sobre una práctica de los bancos centrales que se ha vuelto dominante en las últimas décadas: las metas de inflación.

Por un lado, es raro que los bancos centrales alcancen su objetivo de inflación en un período corto determinado, pero como escribí anteriormente, en la primera mitad de la década de 2020, la inflación en Estados Unidos y muchos otros países superó significativamente el objetivo de largo plazo. tasa de plazo. La tendencia es del 2% y se mantendrá por encima durante los próximos años, especialmente si empiezan a recortar las tasas de interés demasiado apresuradamente. La pregunta que surge es ¿por qué debería implementarse este sistema?

Tampoco está claro por qué es necesario aumentar el nivel de precios programado en un 2-3 por ciento (es decir, degradación monetaria), si, como resultado de la innovación y el desarrollo tecnológico, podemos producir cada vez más los mismos productos a un costo menor y a precios más asequibles. Mejor calidad, basta pensar en los smartphones que llevamos en el bolsillo. Yendo más lejos, ¿por qué pensamos que la institución central es más capaz de adivinar el tipo de interés correcto, es decir, el precio del dinero, que el mercado, si confiamos al mercado la tarea de desarrollar los precios de casi todos los demás bienes? aunque en muchos casos, las estrictas regulaciones gubernamentales también establecen límites para los movimientos extremos de precios (como el suministro y los precios de la energía). Una razón particular para el escepticismo es que incluso la metodología utilizada en los diversos indicadores para medir la inflación plantea muchas preguntas, y la complejidad detrás de esta metodología hace ridículos los esfuerzos de un organismo central que intenta responder adecuadamente a cambios de sólo unas pocas milésimas. Paul Volcker, quizás el banquero central más famoso y expresidente de la Reserva Federal de 1979 a 1987, lo expresó de esta manera en una columna de opinión de Bloomberg el 25 de octubre de 2018:

El peligro real es apoyar o tolerar voluntariamente una inflación alta y la especulación y la asunción de riesgos relativamente extremas que la acompañan, y permanecer impasibles mientras las burbujas y los excesos amenazan a los mercados financieros. Irónicamente, “dinero barato” para lograr una “baja inflación” y evitar la deflación puede lograr exactamente lo contrario.

En el artículo, Volcker señala el hecho de que en los últimos 100 años, el riesgo real de deflación sólo surgió en la crisis de 1929-1933, e incluso entonces sólo debido al colapso del sistema financiero, aunque la situación no lo fue tanto. Similar en 2008. ¿Quizás no tengamos que esperar otros cien años para el próximo caso similar?

Fuente de la imagen de portada: Getty Images

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio