El médico es una sentencia declarativa que se extiende a dos horas, con todas las tragedias de la sociedad en ella

Antes de que pienses: «Vamos, Alfoldi te está tomando el pelo», tranquilicémonos: el casting no carece de precedentes, de hecho, es obligatorio. Incluso el estreno en Londres de la obra en 2019 estuvo marcado por el daltonismo. El director, el mismo Ikki, asignó roles blancos a actores y actrices negros enmascarados con piel de hombre, e incluso estipuló en las instrucciones del drama que el casting para adaptaciones teatrales no debería alinearse con el género y la raza de los personajes.

Alfoldi también actuó en consecuencia: D. Ruth Wolfe «Socia» (ex El escenario indica), por ejemplo, Charlie es interpretado por Nora Partey (Charlie puede ser un nombre masculino o femenino), y aunque todo el elenco es blanco, muchos de los personajes se revelan, generalmente a través de autoafirmaciones realizadas en el fragor del debate. , que en realidad son negros.

Zsolt László con falda, pero sin hacer de mujer. No en el sentido de que no intenta fingir ser mujer: no se mueve de manera femenina, no habla más fuerte, no usa muy poco maquillaje, no presenta nada. Una señal de que quiere pertenecer a cualquier género declarado. Zsolt László interpreta al médico, Dr. La profesora Ruth Wolf, que pone la profesionalidad por encima de todo, y que ignora todo lo demás, origen, religión, color de piel, género y orientación sexual.

Sin embargo, no sabe cómo desnudarse, aunque solo sea porque cada persona que conoce, con la que interactúa o que solo forma una opinión remota de él, usa una capa diferente sobre él. O hablas de él/ella como mujer, o como judío, o como mujer judía, o como médico judío. En los casos más raros, solo puede cooperar con sus asociados más cercanos sobre una base puramente profesional. Entonces ni siquiera con ellos.

READ  Norby Schubert envió las buenas noticias y estaba increíblemente orgulloso

Un médico no permite que un sacerdote visite a un paciente moribundo. ¡De cuántas maneras se puede expandir una oración! El médico de una mujer no permite que un sacerdote visite a una mujer moribunda. Un médico judío no aceptará a un sacerdote católico para un paciente moribundo cuyos padres son católicos, pero puede que él no lo sea. Un médico blanco no permite que un sacerdote negro se acerque a un paciente moribundo y no muestra el color de su piel. Un médico que no está en contra del aborto no permitirá que un pastor que está en contra del aborto vea a una paciente que tuvo un aborto ella misma a la edad de 14 años y ahora se está muriendo. Un médico que trabaja de manera profesional no permite que un capellán, que también trabaja de manera profesional, vea a un paciente a quien ninguna profesión puede ayudar.

Foto: Peter Lakatos/Atrio

No está claro si la última unción dada por el sacerdote significa tranquilidad, como afirma el sacerdote, o causa un pánico innecesario, como afirma el médico. La joven muere en el contexto de la escalada del conflicto fuera de la puerta de la sala.

Las oleadas de complicidad, en cambio, no amainan, de hecho: la riña es registrada por el cura, el conflicto declarado plantea dilemas éticos médicos, y abre entonces nuevos y nuevos horizontes. Los firmantes de la petición que inició el caso exigen una disculpa del médico, quien no está dispuesto a hacerlo, porque según la normativa, asegura, no hizo nada malo. Sin embargo, el escándalo sería un duro golpe para todos aquellos que utilizarían el género, la raza y la religión de Wolfe para estigmatizar sus fábricas. Comienza la caza de brujas.

No se puede negar que la materia prima está en buenas manos con Robert Alfoldi, quien no solo entiende sino que siente todo lo que atraviesan Ruth y Wolfe: el estigma, la exclusión social y el ciclo aparentemente ineludible de campañas de desprestigio y prejuicios. Al igual que Alfoldi, tantas personas en Hungría hoy lo experimentan de tantas maneras diferentes que es inevitable. El viaje de la Dra. Ruth Wolfe de administradora de hospital respetada, reconocida y respetada a alguien que ha sido humillada, amenazada y condenada al ostracismo tanto por su comunidad profesional como social lo demuestra.

«- Soy médico.

«Pero también es humano».

«Soy más médico».

Siempre, en todas las circunstancias, Ruth Wolfe demuestra con firmeza que está por encima de las categorías que definen la existencia humana. Además, no concede ninguna importancia a las categorías en absoluto, incluso si no son personas. Cuando Sammy (una niña que da a luz a un niño, interpretada por Daniel Peter Katona, con una falda) le pregunta si su gato es niño o niña, Wolf responde: «Es un gato».

Cuando la estudiante Jemima Flint (Andrea Sobti), convertida en Ministra de Salud, le dice que mejoraría su estatus si al menos fuera lesbiana, Wolfe responde: «No me gusta que me etiqueten». Si ella es lesbiana o no, sigue siendo cuestionable en la interpretación de Alfoldi (en el estreno de Icke, tanto Wolfe como Charlie interpretaron a mujeres), el propio Doctor no insinuó ni una sola vez que su pareja es una mujer. Tampoco es un hombre. Partido juega Nora en los pantalones, pero no un hombre.

Tanto las obras de Schnitzler como las de Eck son dramas de tesis, al igual que la dirección de Alfoldi, a pesar de que la obra se anuncia como un thriller. Por lo tanto, aquellos que se preparan para esto deberían ajustar sus expectativas: el Doctor no está jugando para nada por las emociones. Podría jugar de forma más sutil, pero no lo hace, en cambio, se enfoca más en controversias, discusiones y pares opuestos que se oponen entre sí pero discuten con una constancia rígida más que con emociones. Por otro lado, después de un tiempo, estos tratados dispersos no solo se vuelven poco atractivos, sino que se convierten en una parodia de ellos y se vuelven ingrávidos.

En vano escuchamos al Dr. De boca de Ruth Wolfe que ella no es mujer, ni judía, ni blanca, sino doctora; Aunque sus oponentes han dicho una y otra vez que ella no se considera ni judía ni mujer, es Esto es increíble También prefiere los suyos. y en vano lo acusan una y otra vez de que el hecho de que él sea blanco y el sacerdote sea negro podría haber tenido alguna parte en su conducta hacia el sacerdote; todo esto, por más real que sea, no sería un momento humano. A pesar del hecho de que a través de la historia de Ruth y Charlie, Ike infiltra una tragedia profundamente personal en la historia central de Schnitzler, que, a pesar de una dosis de drama jugoso y una actuación que se basa cuidadosamente en momentos perdidos, a veces está irritantemente fuera de la atmósfera de una velada de debate en sintonía con el razonamiento.

Zsolt László como la Dra. Ruth Wolfe - Foto: Peter Lakatos / Átrium

Zsolt László como la Dra. Ruth Wolfe – Foto: Peter Lakatos / Átrium

Incluso el escenario es estéril y plástico, al igual que el escenario para que pueda ser un hospital, un estudio de televisión y un hogar al mismo tiempo (decoración y vestuario: Tihanyi lldi). En el estrecho espacio en forma de caja, no hay espacio para la acción en el sentido físico.Los personajes están de pie, sentados o caminando de un lado a otro en línea recta. Aquí, la trama realmente solo tiene lugar en palabras habladas, pero el punto no es ni siquiera eso, sino las innumerables preguntas que deben responderse detrás de él. «Esto es pensar, el teatro del pensamiento» – Decir Robert Elfoldy por la actuación previa al espectáculo.

realmente es. No está claro si quiere convencer a alguien de algo. Quizás este no sea su propósito. Quizá no tenga otra finalidad que la de persuadir al espectador: que se reconcilie con uno mismo, con su origen, con su identidad y con su pertenencia. Sospecho que la audiencia de The Doctor lo hace de todos modos, principalmente porque viven su vida diaria en una sociedad dividida cargada de contradicciones políticas, raciales y religiosas. En la realidad húngara de hoy, no sólo d. Ruth Wolfe tiene que lidiar todos los días con su propia identidad y prejuicios, pero también con todos los que le acercaron tanto el bolso en el metro que, cuando un gitano se sentó a su lado, pensó que alguien era «definitivamente judío», a lo que Ella tuvo que responder a la pregunta de cuándo planea dar a luz y quién no se atrevió a tomar la mano de su pareja en la calle, por miedo a quedar mal o mucho peor.

¿De qué habla el profesor Bernardi en 1912? Sobre el antisemitismo mortal, las contradicciones religiosas, raciales y sociales irreconciliables que se desarrollan a través del conflicto entre un médico judío y un sacerdote católico. ¿De qué trata El Doctor 2019? Sobre esto y mucho más: noticias falsas que se propagan a la velocidad del rayo en Internet, Caballeros de Sillones comentando sin rostro ni nombre, Cultura del borrado, Feminismo, Género social, Identidad de género, El movimiento de despertar, Racismo, Salud mental , Aborto, Intriga política. Sobre todo lo que define la realidad húngara hoy (y no solo). Y sobre un médico que indefectiblemente se identifica con una profesión, solo para ser destrozado por su entorno como persona, demasiado. Mientras la espectadora fuera del escenario (si nos ceñimos a la nomenclatura: mujer) tropieza, le dice a su pareja (también mujer): “Demasiado”.

No es de extrañar que la pieza llamara la atención de Alfoldi. Ya con respecto a Galactic Sea 2022 (nuestra reseña aquí), dijo en una entrevista con Telex que «cuanto más confuso sea nuestro entorno, más importante es la redacción clara o incluso la precisión». Esto es lo que hace el Doctor, y esto también lo confirma Al-Foldi en su dirección. A través del caos de la división social y el trazo del individuo que inevitablemente emerge como un perdedor, utiliza frases simples, casi dogmáticas, para juntar las fallas crecientes en un ramo y proyectar sus efectos en la sociedad. Es bueno como iniciador de debates, perfecto como documental contemporáneo y agotador como espectáculo teatral.

el medico

Autor: Robert Eck (traducido por Ádám Hevér)

Dramaturgo: Istvan Ugray

Director: Robert El Fuldy

Reparto: Zsolt Laszlo, Nora Partey, Daniel Peter Katona, Andras Martone, Pal Kocsis, Peter Walch, David Szatori, Timea Volup, Mate Kovacs, Gergely Kocsis, Andrea Sobti

Duración: aproximadamente dos horas sin interrupción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio