El ataque terrorista en Daguestán demostró que desde la guerra de Putin en Ucrania, la estabilidad interna también se ha deteriorado.

Según Five y otras fuentes, al menos quince policías y cuatro civiles, así como seis atacantes armados, murieron y cuarenta y seis personas resultaron heridas en el ataque terrorista del domingo en dos ciudades de Daguestán, Makhachkala y Derbent. Se encuentra a 120 kilómetros de distancia.

el bbc Escribe que el ataque coordinado se programó para coincidir con la festividad ortodoxa de Pentecostés, y fueron atacados iglesias, sinagogas y una comisaría de policía de control de tráfico. Ambas ciudades temblaron ante los sonidos de las armas automáticas, y luego el humo que se elevaba de los edificios en llamas también indicó lo que había sucedido. Muchos de sus videos comenzaron a circular en las redes sociales, con atacantes enmascarados vestidos de negro disparando en las calles, mientras la policía y las sirenas de las ambulancias sonaban.

Las fuerzas de seguridad pudieron eliminar a los atacantes el lunes. Lo ocurrido en Daguestán está siendo investigado por la sección de Daguestán de la Dirección de Investigación de Rusia bajo sospecha de terrorismo.

La dirección de la república multiétnica, afiliada a Rusia y situada en la orilla occidental del mar Caspio, declaró tres días de luto. Las banderas ondean a media asta, se cancelan los eventos de entretenimiento en instituciones culturales y la televisión y la radio no transmiten dichos programas.

Entre los atacantes también se encontraban los hijos de un jefe local.

Los perpetradores eran extremistas islámicos y ya se conocen los nombres de muchos de los atacantes eliminados. Entre ellos se encuentran los dos hermanos Usman y Adil Umarov. Su padre, el líder de la región, Magomed Umarov, fue destituido de su cargo con efecto inmediato por el presidente de Daguestán.

READ  MSG Sphere en Las Vegas finalmente abrió con un concierto masivo de U2

Sergei Melikov no hizo comentarios sobre la posible responsabilidad de Umarov padre, y se limitó a decir que se estaba investigando. Las autoridades interrogaron a Umarov, ya que supo que sus hijos siguen la doctrina wahabí, pero él no había hablado con ellos durante años. (La familia gobernante en Arabia Saudita también sigue la tendencia wahabí, que es la más puritana y extremista entre la secta sunita, que representa el 80% del Islam.)

También se registró la casa de Omar. El Islam radical es evidente a nivel de los autores del crimen, como fue el caso del ataque al Ayuntamiento de Crocus, cerca de Moscú, en marzo, en el que hombres armados mataron a 145 personas. El ataque fue llevado a cabo por la rama afgana del Estado Islámico, pero la versión oficial rusa incluso allí afirmó que Ucrania y Occidente, que apoya a Kiev, ordenaron el ataque.

Sergey Melikov en una reunión – Foto: Anatolia / Agence France-Presse

Esto volvió a suceder, cuando el presidente de Daguestán dijo que el ataque fue planeado en el extranjero y estaba relacionado con la guerra en Ucrania. el cnn Según el parlamentario ruso Dmitry Gadzhiev, cree que detrás de todo esto podría estar “la inteligencia especial de los países de la OTAN y de Ucrania”. Sin embargo, Melikov tuvo duras palabras para los atacantes:

«Pánico y miedo, eso es con lo que esta gente cuenta. Pero eso no lo conseguirán los daguestaníes».

Sin embargo, ya hay actores de la política rusa que creen que no es previsor culpar de todos estos casos a los ucranianos. Según la BBC, Dmitry Rogozin, senador de la región parcialmente ocupada de Zaporizhia en Ucrania, dijo: «Esta neblina rosa conducirá a grandes problemas». el cnn Señala que un gran número de la población minoritaria de Rusia ha sido reclutada para la guerra en Ucrania, y esto puede conducir a una mayor insatisfacción con el Estado.

En Daguestán, que tiene una población de tres millones de habitantes, los rusos son sólo la novena nacionalidad con un 3,2 por ciento. Los ávaros representan el 28 por ciento, pero detrás de ellos están los dargs, lezig y kumyk con un 12-15 por ciento, pero históricamente han vivido allí decenas de otras nacionalidades y se hablan casi medio centenar de idiomas.

Contra la paz entre religiones

Una de las víctimas del ataque fue un sacerdote ortodoxo de Derbent, Nikolai Kotelnikov, de 66 años, que ha servido a la comunidad durante más de 40 años. el POLITICO Escribe sobre cómo le cortaron el cuello a Kotelnikov después de que le dispararan a un guardia de la iglesia mientras estaba… Reuters Según él, también prendieron fuego a la iglesia prendiendo fuego a un icono. Sin embargo, es el jefe de prensa del municipio de Derbent. el ya dijoQue el sacerdote fue asesinado de un balazo y no le cortaron el cuello.

La antigua ciudad de Derbent, a orillas del Mar Caspio, tenía una gran población judía (mucha de la cual se mudó a Israel después del colapso de la Unión Soviética); Los atacantes también prendieron fuego al centro comunitario judío que quedaba junto a la iglesia ortodoxa.

el Los tiempos de Israel Según el ataque, las sinagogas estaban vacías y el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí no tuvo conocimiento de ninguna víctima o herido judío. Así lo confirmó Rami Davidov, rabino de Majachkalá, a la agencia de noticias rusa RIA Novosti. Según el Congreso Judío Ruso, la sinagoga de Derbent fue atacada 40 minutos después de las oraciones de la tarde. Abrieron fuego contra la policía y los guardias de seguridad y luego arrojaron bombas molotov contra el edificio, como ocurrió en Makhachkala. También fueron quemados los dos lugares de culto.

Según la agencia de noticias TASZSZ, en el otro ataque se encontraban 19 creyentes en la Catedral de la Asunción de Majachkalá, se escondieron y luego fueron rescatados por las fuerzas de seguridad. En el pueblo de Serjokala, prendieron fuego a un coche de policía.

Después del ataque terrorista, las autoridades rusas lanzaron una operación a gran escala para cazar a los atacantes o a sus asistentes que pudieran haber sobrevivido y no fueron arrestados, pero esta operación se anunció completada el lunes (aunque la búsqueda de células durmientes aún continúa). . el Los tiempos de Israel Según su artículo, aparecieron declaraciones contradictorias sobre el número de delincuentes liquidados: el Comité Antiterrorista hablaba de cinco atacantes y Melikov de seis.

Paz frágil

Daguestán, étnicamente diverso y de mayoría musulmana, fue testigo de varios ataques por parte de organizaciones terroristas islámicas entre 2007 y 2017, después de que las fuerzas rusas lograran la victoria final en la guerra de Chechenia. La organización llamada Emirato Islámico del Cáucaso (su propósito deriva de su nombre) también estaba activa en las empobrecidas repúblicas rusas circundantes, como Chechenia, Ingushetia y Kabardino-Balkaria. En Daguestán, cuatro personas fueron arrestadas en abril bajo sospecha de planear un ataque al Ayuntamiento de Crocus en Moscú.

La BBC nos recuerda que el presidente ruso Vladimir Putin dijo recientemente que Rusia no puede ser un objetivo del terrorismo islámico, porque proporciona un buen ejemplo de “armonía interreligiosa” y unidad entre grupos étnicos. Tres meses después, el servicio de seguridad interior, el FSB, anunció que había frustrado un intento de ataque del ISIS contra una sinagoga en Moscú.

Este no fue el primer ataque antisemita en Daguestán, después de que estallara la guerra de Gaza el pasado mes de octubre, cuando una multitud rodeó el principal aeropuerto de la región tras enterarse de la llegada de un avión procedente de Israel (diez personas resultaron finalmente heridas, mientras que las autoridades evacuó el aeropuerto). Desde el incidente, guardias de seguridad han estado vigilando las sinagogas, pero como demostró el incidente del domingo, esa medida resultó ser menor.

Los dirigentes rusos están tratando de asegurarles a todos que la violencia que caracterizó las últimas décadas no ha regresado al Cáucaso Norte. «Esta es otra Rusia ahora. La sociedad se ha unido y estas manifestaciones terroristas no cuentan con el apoyo de la sociedad en Rusia ni en Daguestán», dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov. Sin embargo, el canal de medios extremista Al-Azayim felicitó a «nuestros hermanos de Rusia». El Cáucaso» sobre los recientes ataques. También habló el patriarca Kirill, jefe de la Iglesia ortodoxa rusa, sobre cómo el «enemigo» quiere destruir la «paz interreligiosa».

Moscú necesita un enemigo, en muchas formas

Es común en las soluciones propagandísticas a las dictaduras presentar un enemigo unificado de la sociedad y prometer que el gobierno luchará en todos los frentes para brindar protección. «Sólo hay un enemigo, cualquiera que sea su forma: islamistas, fascistas, anglosajones, son sólo apariencias». escrito por En su publicación de Facebook, Alexander Paunov, un alto funcionario de la Institución Carnegie en Moscú, se vio obligado a viajar al extranjero. Según él, es sorprendente, pero funciona: ya con el asesinato de marzo en Moscú, “muchas personas se encogieron de hombros ante las preguntas sobre ataques terroristas, diciendo que así es, así es la guerra”. . “Cualquier cosa que muestre signos de guerra, es decir, disparos, explosiones o víctimas, eso es la guerra misma”; en este caso, según la narrativa, la guerra de autodefensa de Rusia en Ucrania fue forzada por la agresión occidental, dice la narrativa. intentando convencer a la sociedad rusa con gran éxito.

Agentes de policía en Makhachkala la noche del ataque - Fotografía: Comité Nacional Contra el Terrorismo/Reuters

Agentes de policía en Makhachkala la noche del ataque – Fotografía: Comité Nacional Contra el Terrorismo/Reuters

Según Baunov, la tragedia de Daguestán sin duda puede tener relación con Occidente, pero no como la presentan los dirigentes rusos. Simplemente

También terminó la relación de 30 años entre la inteligencia occidental y rusa en la guerra contra los terroristas islámicos.

En marzo, incluso antes del ataque en Moscú, las autoridades rusas recibieron información de Occidente, pero Vladimir Putin la describió públicamente como engaño y sembrador de pánico. El presidente ruso sugirió, y luego las autoridades lo dejaron claro, que si se enteraban en Occidente, demostraría que el ataque ya estaba planeado allí, y ahora también el ataque a Daguestán.

Esta confusión se produce en un horizonte temporal muy amplio: Paunov, catalogado como “agente extranjero” en Rusia, afirmó que durante la Segunda Guerra Mundial esto también ocurre con la Segunda Guerra Mundial. En el aniversario del ataque de la Alemania nazi a la Unión Soviética el 22 de junio de 1941 (el período de 1941 a 1945 se llama Gran Guerra Patriótica en la terminología histórica soviética y rusa), la propaganda gubernamental en realidad sugirió que el ataque de Hitler fue planeado principalmente por Washington. Londres también lo apoyó. «En comparación con esto, la confusión entre ISIS, Ucrania y Estados Unidos ya no es una cifra grande», señaló el analista. Se cree que la guerra lanzada contra Ucrania es consecuencia del hecho de que el régimen en tiempos de paz también es frágil en otros países. Zonas del país que ya sufren una situación de seguridad volátil

No sólo Chechenia, Daguestán, junto con el Cáucaso Norte, fue una región pantanosa desde los años 1990 en adelante. Es cierto que la implicación de Daguestán en una guerra similar a la que estalló en Chechenia podría haberse evitado, aunque Samil Basayev, el líder de los combatientes chechenos que se oponían a Moscú y que representaban primero a los laicos y luego a los extremistas islámicos, fue liquidado por las fuerzas rusas. Hace 20 años se intentó hacer eso. Sin embargo, Daguestán ha servido como escondite y zona de influencia para los militantes, donde se lanzaron muchos ataques terroristas en Rusia en la década de 2000. Los atacantes suicidas que volaron el metro de Moscú en 2010 también procedían de Daguestán.

El Kremlin se distrae con la imagen del enemigo.

Si bien Moscú considera que Occidente está detrás del ataque, presta menos atención al hecho de que los atacantes son locales, incluso aquellos con vínculos familiares con instituciones de mando y aplicación de la ley del gobierno. “En 2016, descubrimos que el 80% de los grupos islamistas radicales procedían de hijos de agentes y funcionarios de policía. Ahora vemos lo mismo: los perpetradores son hijos de líderes distritales y, en su mayoría, provienen de familias exitosas”. Decir Akhmed Jarlykapov a la agencia de noticias rusa Linta. Según el jefe del departamento del Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO, ya conocida como Escuela de Formación Diplomática en la Unión Soviética y en los países del bloque socialista), los grupos ideológicamente vinculados al ISIS actúan de forma cada vez más descentralizada. Por eso es difícil de detectar.

Jarlykapov ha cuestionado fundamentalmente la versión de los dirigentes rusos sobre una posible pista occidental: “No veo ningún signo de que el ataque haya sido dirigido desde el exterior. Esta es una situación interna que debe tomarse en serio. Estas operaciones no son nuevas, afirman los investigadores. han indicado su existencia desde hace algún tiempo.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio