Cleopatra tenía tiroides, Hitler medio testículo: las hormonas controlan no sólo nuestro cuerpo, sino también la historia

Hitler con medio testículo, Cleopatra con una glándula tiroides, Bush agresivo debido a la terapia hormonal y Bloody Mary luchando contra un tumor, si leemos a Max Neudorp. hormonas En este libro quedará claro cómo estos materiales han dominado no sólo nuestra organización, sino también nuestra historia. No sólo son responsables de procesos básicos de nuestro cuerpo, sino que también pueden determinar e incluso cambiar nuestra personalidad. Aunque hay muchas inexactitudes y conclusiones cuestionables en el libro, es lo suficientemente bueno como para despertar la curiosidad sobre el tema.

Las hormonas están de moda entre los gurús de la salud (y expertos en salud) en las redes sociales estos días: todo el mundo habla de mantener y restaurar el equilibrio hormonal, como si el equilibrio hormonal fuera el principio y el fin de todo, lo estemos o no. estás sano. Aunque no existe evidencia científica de gran parte de las diversas prácticas que se difunden por Internet, y con problemas hormonales autodiagnosticados que pueden hacer más daño que bien a una persona, no podemos olvidar que las hormonas son verdaderamente la estructura básica. Bloques de carrocería. Cada vez sabemos más sobre los daños que puede causar si no prestamos atención a su correcto funcionamiento. La ensalada de remolacha cruda no restablecerá los niveles de estrógeno. Retrasar el consumo de café no es una solución para el síndrome premenstrual y la caída del cabello, pero si aparecen síntomas extraños, vale la pena visitar a un endocrinólogo, porque la causa de la caída del cabello puede ser una amplia gama de problemas hormonales. . problemas.

Las hormonas son proteínas producidas por nuestro cuerpo, que guían los órganos y tejidos a través de los vasos sanguíneos para regular una amplia gama de funciones corporales. En la práctica, son los mensajeros de nuestro cuerpo, y son sumamente importantes para que nuestro organismo funcione bien. Hasta la fecha se han identificado más de cincuenta hormonas diferentes, la mayoría de las cuales son producidas por glándulas como la tiroides, el páncreas, los ovarios, los testículos, las glándulas suprarrenales y la glándula pituitaria. Una buena prueba de la importancia del sistema glandular es que a los tres meses en el útero, el feto ya es capaz de formar los tejidos y órganos necesarios para producir bien las hormonas, y la glándula tiroides ya se desarrolla en los primeros tres meses de embarazo. .

Neudorp llama la atención sobre la importancia del sistema hormonal Hormonas: mensajeros que influyen en nuestras vidas. Su libro, comprensiblemente, es un poco tosco a veces, pero ciertamente intenta explicar, a través de ejemplos interesantes, por qué es esencial que nuestro equilibrio hormonal funcione bien y también por qué el reemplazo hormonal no es la respuesta a los problemas. Neudorp es internista y endocrinólogo, y jefe del departamento de la Universidad Médica Central de Ámsterdam. Al leer su libro, uno se da cuenta de dos cosas básicas:

  • Que como conductor, nuestro cuerpo está controlado casi en su totalidad por hormonas;
  • Y lo poco que sabemos sobre ellos.
READ  El contraataque ucraniano se dirige hacia Luhansk, Rusia ha ideado una nueva arma: noticias de nuestra guerra el miércoles

Probablemente esto no sorprenda a quienes tienen problemas hormonales: para una enfermedad tan simple como la resistencia a la insulina, por ejemplo, existen millones de métodos de tratamiento posibles, desde una dieta de 160 gramos de carbohidratos hasta el ayuno intermitente y los medicamentos.

Además, algunos médicos no consideran que la resistencia a la insulina sea una enfermedad real.

Es un precursor de la diabetes y significa que los músculos, la grasa y las células del hígado del cuerpo no responden bien a la hormona insulina, por lo que no pueden absorber fácilmente la glucosa de la sangre. Como resultado, el páncreas produce más insulina para ayudar a que la glucosa ingrese a las células y, tarde o temprano, se agota, lo que lleva a la diabetes tipo 2.

Cleopatra tenía glándula tiroides y Hitler medio testículo.

Neudorp dice que es importante hablar sobre las hormonas y promover más, más amplias y mejores investigaciones sobre ellas como sea posible. El libro enumera una serie de trastornos resultantes de un desequilibrio hormonal y un defecto en uno de los órganos productores de hormonas.

Por ejemplo, señala que algunas figuras históricas reales y ficticias probablemente sufrieron problemas hormonales: Goliat pudo haber tenido demasiada hormona del crecimiento, Cleopatra pudo haber estado estresada por un trastorno de la tiroides y el faraón egipcio Tutankamón pudo haber sufrido algo. Parecido, al menos eso sugiere la hinchazón de su cuello en algunas fotos. George Bush padre padecía la enfermedad de Graves-Passido, un tipo de hipertiroidismo, y esto podía afectar incluso a su estado mental e incluso a sus decisiones (puede que en parte sea la razón por la que el presidente estadounidense inició la guerra contra Irak). Hitler tenía un solo testículo y, como resultado, su cuerpo producía menos testosterona que el promedio, y es probable que la primera reina de Inglaterra, María I (también conocida como Bloody Mary), tuviera un tumor pituitario que alteró su equilibrio hormonal. Cubre el libro ocho. En cuanto al Papa Jano, que resulta no ser Jano, sino Juana, que en realidad es una mujer: se dice que repentinamente se puso de parto durante la procesión de toma de posesión papal. Por supuesto, la veracidad de la historia es muy cuestionable, pero si algo similar realmente hubiera sucedido, es probable que Joanna padeciera el síndrome adrenogenital, cuando las glándulas suprarrenales producen demasiada testosterona en el cuerpo de una mujer.

READ  La prohibición de la segregación en la atención médica se mantiene, pero muchos se están yendo.

el hormonasEn cualquier caso, cuentos como este realmente nos hacen avanzar, y sin ellos sería en su mayor parte un libro de texto fácil de entender y un poco intimidado por el tema. Sin embargo, además de las experiencias clínicas personales del escritor, hay algo que une el enfoque más seco: primero se nota que uno de los síntomas de los problemas de tiroides puede ser un agrandamiento o bocio, si se asocia con hinchazón del cuello. Aparece en algunas imágenes de Cleopatra, o entenderemos mejor la enfermedad de Addison, es decir, una enfermedad autoinmune asociada a una producción insuficiente de hormonas por parte de las glándulas suprarrenales, si sabemos que el fármaco que se toma para ello puede incluso cambiar la apariencia y el comportamiento de nosotros. El presidente Juan F. Kennedy.

Vale la pena tomarlo con cautela

Desgraciadamente, con estas anécdotas y resultados de investigaciones catalogados como interesantes hay que tener un poco de cautela: aunque Neudorp es sin duda un especialista reconocido, no cambia sus opiniones ni sus conclusiones.

Un buen ejemplo de ello es que describe claramente los procesos de producción y detección de feromonas, citando investigaciones cuyos orígenes ni siquiera abordan las feromonas. Este es el caso de una investigación sobre strippers, que encontró que las mujeres pueden inclinarse más en algunas etapas de su ciclo que en otras; la investigación original fue solo Ni siquiera lo mencionó Feromonas, y Neudorp de hecho ha escrito que “las strippers a menudo obtienen una propina más alta si liberan la feromona estratraneol, especialmente durante la ovulación, cuando los niveles de estrógeno en el cuerpo son más altos”. Por supuesto, tampoco se puede descartar esta explicación, pero el hecho es que hasta la fecha no se ha aislado en humanos ningún compuesto que cumpla los criterios de feromonas, y hasta ahora sólo tenemos candidatos a esteroides que puedan actuar como feromonas, por lo que este campo de la ciencia está todavía en su infancia.

Neudorp también afirma que, según los científicos, la fertilidad masculina terminará en 2110, pero no es así con la información a la que se refiere. En un artículo periodístico No puedo encontrar ninguna literatura: el artículo fue escrito en 1996. El escritor escribe sobre el desastre nuclear de Chernobyl que

Es posible (…) que el desastre de la central nuclear de Chernobyl también haya sido causado por una alteración de los ritmos del sueño,

Al contrario de lo que señaló Estancia Según se informa, el desastre de la central nuclear de Chernobyl comenzó oficialmente a la 1:23 a. m. como resultado de un error humano. Sin embargo, la limitada cantidad de información disponible actualmente sobre los factores humanos en los accidentes hace difícil sacar conclusiones firmes sobre el papel de los errores relacionados con el sueño en el desempeño o el juicio.

READ  Índice - Cultura - Gábor Csató y tiramisú en la mesa

Por supuesto, no descartan que Neudorp tenga razón, pero las interesantes anécdotas e informaciones contenidas en el libro siempre las tomamos con cautela, y en ningún caso como hechos claros, porque es difícil determinar dónde está la opinión de Neudorp. comienza. ¿Y dónde terminan los hechos concretos?

Quizás esto también se deba a que todavía no entendemos gran parte del papel del sistema hormonal: en el libro, el autor repasa cómo se intenta (mal)tratar los trastornos con todo tipo de tratamientos hormonales, y cuántos problemas generan estos trastornos. tener. Causó temas posteriores. Como, por ejemplo, la testosterona intravenosa, o la primera píldora anticonceptiva, o la fiebre de la hormona del crecimiento, que provocó

Los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996 fueron objeto de burla como los «Juegos de HGH».

El autor guía al lector a través de los cambios hormonales desde el embarazo y el parto hasta el envejecimiento, explica lo que sucede hormonalmente en nuestro cuerpo a lo largo de nuestra vida y también toca temas como las cuestiones LGBTQ+, el estrés crónico, los cambios de humor impulsados ​​por las hormonas o la epidemia de obesidad.

Total A hormonas Puede ser un libro ideal para quienes quieran tener una pequeña idea de lo que sabemos actualmente sobre el equilibrio hormonal del cuerpo y cuáles pueden ser las consecuencias si se altera el equilibrio. Es útil abordar las historias de color con un poco de crítica, pero fundamentalmente también pueden ser útiles si ayudan a despertar el interés en un tema en particular. Y al final del libro plantea con razón la pregunta En el hombre, que también formuló el médico y escritor holandés Ivan Wolfers, que se sometió a terapia hormonal: Es difícil determinar dónde empezamos y dónde terminan nuestras hormonas, porque todo está conectado con todo lo demás: estas proteínas mensajeras, incluso nuestra personalidad, pueden cambiarla por completo.

Max Neudorp: Hormonas: mensajeros que influyen en nuestras vidas
Traducido por Tibor Perczis
Tibotex, 2023, 5900 HUF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio