Alimentos que aumentan la presión arterial

Además de otros factores, nuestra alimentación también juega un papel muy importante en el desarrollo de nuestra presión arterial.

La hipertensión arterial, o hipertensión arterial, es una enfermedad nacional que afecta a más de un tercio de los adultos húngaros. En muchos casos, no hay síntomas que indiquen el problema, pero puede provocar complicaciones graves si no se trata. El efecto combinado de factores genéticos y de estilo de vida es a menudo la razón detrás del desarrollo de presión arterial alta.Lo que también significa que podemos hacer mucho cada día para prevenir y reducir el riesgo de complicaciones. El ejercicio regular, mantener un peso saludable, reducir el estrés y evitar fumar son claves, al igual que una nutrición adecuada.

Cuando hablamos de nuestras comidas, Un aspecto especialmente importante es el consumo de sal, o más concretamente de sodio.. Se sabe que este mineral aumenta la presión arterial, por lo que debemos tener cuidado de no exceder el nivel de ingesta diaria recomendada. Según la recomendación de la Organización Mundial de la Salud, los adultos no deben consumir más de 5 gramos de sal (2 gramos de sodio) al día. En comparación, según la última Encuesta de Nutrición de Hungría de 2019, los hombres húngaros consumen 16,1 gramos de sal y las mujeres 12,3 gramos de sal en su dieta diaria. Entonces, si la pregunta es con qué alimentos debemos tener cuidado para nuestra presión arterial, definitivamente debemos prestar mucha atención al contenido de sal.

pan

La citada encuesta también reveló que la mayor parte de la sal se consume en el pan blanco y semi-integral. Una rebanada puede contener entre 80 y 230 miligramos de sal. Puede resultar útil si prefieres comer pan integral, o en ocasiones puedes sustituirlo por tortillas, por ejemplo. Además, una solución sencilla y genial es hacer un sándwich abierto en casa, es decir, no poner una segunda rebanada de pan encima.

READ  Index - Tech-Science - Podría ser el récord: no ha habido un cierre severo de Facebook desde 2008

Carne procesada

Embutidos, salchichas, perritos calientes, tocino, carnes enlatadas: muchos tipos de carne procesada tienen un alto contenido de sal. Por tanto, no sorprende que una gran parte de la ingesta de sodio de los adultos húngaros proceda de esta fuente. La recomendación dietética húngara Okostányér también aconseja comer al menos dos días a la semana sin carne y comer productos cárnicos procesados ​​sólo de vez en cuando y en pequeñas cantidades.

Salsas de comida

Aunque no pensamos mucho en ello, varias salsas alimenticias también son ricas en sodio. Por eso, es importante tener en cuenta que el ketchup untado con patatas fritas, la mayonesa exprimida en un sándwich o el aderezo derramado sobre una ensalada, por ejemplo, pueden aumentar significativamente nuestra ingesta de sal, aunque no necesariamente tenga un sabor salado. La salsa de soja también debe manipularse con cuidado.

Pizza

Independientemente de si está congelada o traída de nuestra pizzería favorita, la pizza suele tener un contenido muy alto de sal. Por eso la pizza debe reservarse para ocasiones especiales como un placer culpable. También es útil si prefieres hacerlo en casa: utiliza una masa lo más fina posible y prefiere las verduras frescas como aderezo en lugar de carnes, quesos y salsas. También se debe rechazar la comida rápida en general.

Alcohol

Al igual que el sodio, el alcohol aumenta la presión arterial. Es un compuesto tóxico, adictivo y cancerígeno. Según la Organización Mundial de la Salud, no existe un límite seguro para el consumo de alcohol. Por tanto, es mejor no beber ninguna bebida alcohólica. La Agencia de Salud Pública de EE. UU. (CDC) también establece el límite aceptable en dos bebidas por día para los hombres y una bebida por día para las mujeres. Una bebida equivale a unos 3,5 decilitros de cerveza, 1,5 decilitros de vino o 4 centímetros de refresco.

READ  Con este hobby puedes reducir el riesgo de desarrollar cáncer

Vale la pena señalar que, aunque sin duda es útil, no es suficiente por sí solo si los platos terminados ya no se salan por separado mientras están sentados a la mesa. La mayor parte de la sal se consume en los alimentos procesados, por lo que siempre es una buena idea consultar las etiquetas nutricionales antes de comprar. En general, como se puede leer en el sitio web de la Sociedad Húngara de Cardiólogos, podemos hablar de bajo contenido de sal si hay menos de 0,2 gramos de sodio (0,5 gramos de sal) en 100 gramos de alimento ingerido.

fuente: hazipatika.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio