Y el inocente fue declarado... culpable

Y el inocente fue declarado... culpable

 

Siglo tras siglo, los oriolanos hemos soportado con resignación y con fortaleza lo que nos venía tan a menudo desde el cielo. Por ello hemos dado uso a buena parte del santoral católico para ponerle nombre a las riadas. La de San Calixto (1651), Santa Teresa (1879), San Andrés (1916). Más otras que han quedado sin bautizar (1946, 1987, 2016, ..... ). La DANA.

Nuestros antepasados no sabían nada de cambio climático, ni de científicos o expertos en análisis geográfico. Ellos sabían de ponerse en pie al día siguiente, enterrar a sus muertos y ponerse a trabajar, porque poner solución a ese terrible problema era cosa del cielo y de los gobernantes.

Pero, dando una nueva interpretación a lo que ha venido ocurriendo durante siglos, aparece esta suerte de gobernantes que tenemos ahora que creen que la culpa es de los que vivimos aquí, es culpa del turismo, de las urbanizaciones, de las viviendas ilegales. Es culpa de todo el mundo, menos de ellos.

El hecho de que el río, los barrancos y las ramblas se encontrasen en lamentable situación  ...... eso no importa.

Que se hayan hecho con todos los parabienes técnicos una carretera tal como la CV930, que es un dique de contención de las aguas provenientes de la Rambla de Abanilla y modifica su curso ....... eso no importa.

Que el trazado de la línea de ferrocarril se haya construido en talud a su paso por la huerta de Orihuela, formando otro nuevo dique ......... eso no importa.

Y no importa porque ya se ha dictado sentencia. La culpa es de los que vivimos aquí. Por primera vez en la historia de las inundaciones en Orihuela nos hemos convertido en culpables en lugar de víctimas.

Debe ser por eso por lo que en vez de un Plan Marshall nos han regalado un Bienvenido Mister Marshall. Sin dinero y sin proyectos.

¿Imaginan ustedes a alguien capaz de decir a los habitantes de San Francisco (California) que no se puede construir viviendas o polígonos industriales, hospitales, o aeropuertos en su territorio?. Imagino que no. Es más sencillo creer lo razonable. Es decir, que las construcciones se deben hacer pensando en cómo superar con éxito los movimientos sísmicos que sufren en esa ciudad.

Idénticamente sucede con Tokio, Calcuta, Teherán, Manila, Yakarta, .... y cientos y cientos de grandes y pequeñas poblaciones.

Así se hace en todos lados ...... menos en Orihuela. Aquí les resulta más barato decir que no se puede construir antes que aplicar medidas.

Pero además de Orihuela casi toda la Vega Baja es inundable y por ello deberemos estar todos muy atentos a cómo pretenden resolver el Plan de Acción Territorial (documento de rango superior a los Planes Generales de Ordenación Urbana) porque sabemos cuáles son las pretensiones y por dónde van los tiros. Y veremos cómo va explicando esto Pineda a sus vecinos cuando se lo pongan encima de la mesa al igual que le pusieron la implantación del valenciano.

De modo que son muchos los que piensan que esto pasa porque el río del que hablamos se llama Segura. Que si se tratase del Júcar o del Turia hace tiempo que en Valencia hubiesen puesto soluciones. Pero se llama Segura y esto es Orihuela. 

 

Rafael Almagro Palacios, portavoz del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Orihuela

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba